Ir al contenido principal

Cae el tabú del aborto

Si estás en Madrid, o cerca, el próximo 22 de diciembre, sal a pasear con tu familia.

Editorial de ABC, 13 de diciembre de 2007

LA comunidad de Madrid ha ordenado el cierre cautelar de un centro médico de la capital en el que supuestamente se estarían practicando abortos ilegales con características similares a los de la red de clínicas abortistas desmantelada en Barcelona. Estaríamos así ante un nuevo caso de falsificación de informes médicos, de intrusismo profesional y, en general, de incumplimiento de las condiciones legales para practicar abortos. Poco a poco se está descorriendo el velo sobre la trágica realidad de la práctica abortista en España, que ha aprovechado la inconsistencia de la ley de despenalización del aborto para implantar un auténtico aborto libre, protegido por la pasividad de las administraciones públicas y el silencio cómplice de los partidos políticos, atrapados por esa ideología abortista trufada de tópicos y de estigmas contra todo aquel que ose levantar la voz en defensa de la vida del no nacido. En estos casos, lo que se está planteando, para tranquilidad de quienes siempre ven oscuras tramas confesionales en la oposición al aborto, es una mera cuestión de legalidad penal, porque, hay que insistir en lo obvio, el aborto en España es un delito contra la vida que está disculpado en tres supuestos o indicaciones: embarazo por violación, taras físicas o psíquicas del feto o riesgos de este tipo para la madre.

Es un acierto que la Fiscalía de Barcelona y un juzgado de Instrucción de esta capital y que el Gobierno de la Comunidad de Madrid hayan roto el tabú del aborto ilegal en España, y lo que debería suceder es, por un lado, que el ejemplo cundiera en todas las comunidades autónomas para que pusieran en marcha sus servicios de inspección médica, y, por otro, que la Fiscalía General del Estado respaldara explícitamente la actuación de la Fiscalía catalana y ordenara a todas las fiscalías abrir investigaciones propias para llevar la práctica ilegal del aborto ante los tribunales. Por desgracia, el desmesurado número anual de abortos en España permite presumir fundadamente que hay un muy alto porcentaje de interrupciones ilegales del embarazo. Hasta en el extranjero lo saben y, por eso, España se ha ganado fama de que «aquí no hay problema para abortar en cualquier momento», incluso, en el colmo de la bestialidad, a fetos de más de ocho meses. La causa de esta vulneración masiva de la ley es doble: el abuso fraudulento de la excusa del riesgo para la «salud psíquica» de la madre, supuesto legal tan ambiguo que sirve de tapadera para un verdadero aborto incondicional, y la doble moral de amplios sectores sociales, opuestos mayoritariamente a una ley que reconozca el aborto libre, pero al mismo tiempo conscientemente tolerante con un aborto industrializado -y muy lucrativo- que cada año se cobra en España 100.000 vidas.

Comentarios

juanjomolina ha dicho que…
Muy buena entrada, Alberto. Gracias por toda la información que sirves en tu blog.
cambiaelmundo ha dicho que…
De nada, a ver cuándo te lanzas con el tuyo...
cambiaelmundo ha dicho que…
Perdona, Juanjo, me había olvidado de Café de Redacción...

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…