Ir al contenido principal

El servicio a la verdad

Con motivo de la notificación hecha pública ayer por la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre algunas obras del P. Jon Sobrino.

Por Antonio Cañizares Llovera, Cardenal Primado de España, en La Gaceta, hoy jueves 15 de marzo de 2007

"Los hombres necesitan conocer a Jesucristo, y los cristianos necesitamos, por nuestra parte, ser confirmados y garantizados de que estamos reconociendo a Jesucristo en su realidad y verdad, a Jesucristo que es la verdad, y no una idea o interpretación acerca de Él: de otra manera no llegamos a la "verdad que nos hace libres", ni nos alcanza su salvación. No nos adherimos a interpretaciones; nos adherimos a la Persona misma de Jesucristo, que no es una invención nuestra ni fruto del pensamiento cambiante de los hombres. Es una realidad de la que no podemos disponer, que nos es dada. Nos ha sido dada una vez por todas e irrevocablemente en el acontecimiento de su encarnación, nacimiento, vida, muerte, resurrección y envío del Espíritu Santo, del que es inseparable la Iglesia. Llega a nosotros por el testimonio Apostólico, recogido en las Sagradas Escrituras, fielmente conservadas en la Iglesia, en la "Gran Tradición Católica", e interpretadas por el Magisterio autorizado de la Iglesia, garantía de nuestra permanencia en la verdad y en la realidad dada que nos salva".

Lee el artículo completo

Tengo motivos para saber, tal vez como pocos, cómo se actúa en la Congregación para la Doctrina de la Fe

Antonio Cañizares Llovera

Ayer mismo la Congregación para la Doctrina de la Fe hizo pública una notificación sobre algunas obras del P. Jon Sobrino. Ya se han divulgado descalificaciones globales y juicios apresurados en contra, antes, incluso, de que se diese a conocer. Es, sin embargo, muy de agradecer a la Congregación el servicio que con esta notificación, ratificada por el Papa, presta a toda la Iglesia, al Pueblo de Dios, a la gente de fe sencilla y también, consiguientemente, al resto de los hombres, que tienen derecho a conocer la fe de la Iglesia en toda su verdad para poder abrirse a Cristo y seguirle en su realidad no desfigurada por interpretaciones.

Tengo motivos para saber, tal vez como pocos, cómo se actúa en esta Congregación. Lejos de ella las cosas que se le imputan. Ni en su modo de proceder, ni en sus juicios, ni en su riguroso pensamiento, hay nada que se le parezca a un espacio que impide la libertad en la Iglesia. Todo lo contrario. Su servicio es un servicio a la verdad en un respeto exquisito a los autores, cuando se trata de juicio de doctrina. Es un servicio de ayuda a Pedro, el Papa, para que Pedro pueda confirmarnos a toda la Iglesia en la verdad de la fe.

"El deseo de verdad pertenece a la naturaleza humana misma del hombre, y toda la creación es una inmensa invitación a buscar las respuestas que abren la razón humana a la gran respuesta que desde siempre busca y espera: la verdad de la revelación cristiana, que se manifiesta en Jesús de Nazareth, permite a todos acoger el misterio de la propia vida… Aquí la relación entre libertad y verdad llega al máximo y se comprende en su totalidad la palabra del Señor: Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres" (Benedicto XVI).

Los hombres necesitan conocer a Jesucristo, y los cristianos necesitamos, por nuestra parte, ser confirmados y garantizados de que estamos reconociendo a Jesucristo en su realidad y verdad, a Jesucristo que es la verdad, y no una idea o interpretación acerca de Él: de otra manera no llegamos a la "verdad que nos hace libres", ni nos alcanza su salvación. No nos adherimos a interpretaciones; nos adherimos a la Persona misma de Jesucristo, que no es una invención nuestra ni fruto del pensamiento cambiante de los hombres. Es una realidad de la que no podemos disponer, que nos es dada. Nos ha sido dada una vez por todas e irrevocablemente en el acontecimiento de su encarnación, nacimiento, vida, muerte, resurrección y envío del Espíritu Santo, del que es inseparable la Iglesia. Llega a nosotros por el testimonio Apostólico, recogido en las Sagradas Escrituras, fielmente conservadas en la Iglesia, en la "Gran Tradición Católica", e interpretadas por el Magisterio autorizado de la Iglesia, garantía de nuestra permanencia en la verdad y en la realidad dada que nos salva.

Ésta es la naturaleza de la revelación cristiana: entraña una realidad que le es dada al hombre como algo que soberanamente le adviene y es independiente de él. La Revelación no puede diluirse en las interpretaciones subjetivas de individuos y comunidades. Se falsearía la Revelación si se quisiera o pretendiera medirla por una norma diferente de ella misma. Resulta contraria, por lo mismo, a la Revelación toda interpretación o práctica que, por acomodarla al espíritu del tiempo o ponerla en sintonía con la cultura del momento o del lugar, pretenda reducir dicha Revelación a un simple eco de ese tiempo o de ese momento. Cuando una cultura, o un momento, o una situación se convierte en medida del Evangelio, el cristianismo se disuelve en la cultura o en la situación, se imposibilita la evangelización; y la fe, desfigurada, se convierte en soporte de la cultura, pero se torna incapaz de dar sentido total a la vida.

"La Congregación —como señaló Benedicto XVI en febrero de 2006— encuentra aquí el motivo de su compromiso y el horizonte de su servicio. El servicio de la Congregación a la plenitud de la fe es un servicio a la verdad y, por eso, a la alegría que proviene de lo más íntimo del corazón y brota de los abismos del amor que Cristo ha abierto de par en par con su corazón traspasado en la Cruz y que su Espíritu difunde con inagotable generosidad en el mundo". Este servicio de Doctrina de la Fe "es un servicio a la plena difusión de la luz de Dios en el mundo" (Benedicto XVI).

Por eso doy las gracias a la Congregación para la Doctrina de la Fe que, con su "difícil y fascinante compromiso" de colaborar con el Sucesor de Pedro en mantener viva la fe recibida, al ofrecer esta Notificación sobre algunos escritos del P. Jon Sobrino en algunos puntos no conformes con la fe de la Iglesia, hoy podamos responder fielmente con Pedro en toda y plena verdad: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Esto es lo que salva, esto es lo que ilumina la vida de los hombres y lo que les hace libres, ahí es donde está el verdadero y pleno Amor que se identifica con los pobres y últimos y se vuelca con su amor en favor de ellos.


Comentarios

Luis Rico ha dicho que…
Bueno, aquí me tocas la fibra sensible. Se trata de uno de los grandes temas de nuestra Iglesia. Hay gente que pretende ver una Iglesia fraccionada. La teología de la liberación es unos de los grandes manantiales de discrepancia con la Santa Sede. Esta notificación es un claro ejemplo.
Es importante resaltar la impresionante formación de Jon Sobrino, su experiencia en El Salvador y los duros acontecimientos del año 1989. No murió por estar de viaje, de lo contrario también hubiera sido asesinado junto con Ellacuría y el resto de compañeros. Muchas personas no seguirían allí jugándose la vida por Dios.
La notificación (www.vatican.va), después de casi 3 años de profundo estudio de sus dos libros, únicamente matiza algunas frases. Sin embargo ha tenido una gran repercusión social, a pesar de que, a mi enteneder, tampoco es para tanto.
Estoy seguro que, después de tres años estudiando en profundidad cualquier libro, es prácticamente imposible no sacar matizaciones sobre algunas frases.
Pienso sinceramente que el diálogo y la capacidad de discernimiento de un gran número de teólogos a lo largo de la historia, nos han llevado a un mejor conocimiento de Dios (que sigue imparable).
Por todo ello entiendo que debemos felicitarnos, por al notificación (pues nos hace pensar y profundizar en el conocimiento de Jesús), y por tener entre nosotros a Jon Sobrino (por ser punta de lanza de nuestra Iglesia, a riesgo de pasarse en la frenada).
cambiaelmundo ha dicho que…
Por referencias directas, he llegado al convencimiento de que la Iglesia actúa en estos casos con infinita caridad, paciencia y afán de almas; además de exponerse siempre a pasar por la mala de la película, cuando la verdad es que traga carros y carretas, y que sus supuestas víctimas no ceden nunca, o, cuando lo hacen, no cumplen luego sus compromisos.
Los daños causados a las almas son mucho más graves que los causados a los cuerpos, por eso, pasarse de frenada aquí es delicadísimo, y desde luego no deberían arriesgar los que no estuvieran dispuestos a dejarse ayudar y a rectificar si llegara el caso. Caso que no es el de Sobrino, como indica que haya tenido que llegarse a esta nota.
Luis Rico ha dicho que…
Efectivamente, estoy totalmente de acuerdo. Ha habido situaciones en que la jerarquía de la Iglesia es la que tiene que tragar, pero también las ha habido en las que la que no ha cedido ha sido precisamente dicha jerarquía, pues Iglesia somos todos. Por ello, sin ánimo de crear discrepancia, sino más bien todo lo contrario, te animo a leer la carta que J. Sobrino envió al Padre General de los Jesuitas, explicando el motivo de su disconformidad con la notificación enviada por el Vaticano (http://alainet.org/active/16346).
Como verás, Sobrino tomó las debidas precauciones a la hora tanto de publicar como de responder a la notificación vaticana.
Como comprenderás, mis conocimientos teológicos son muy limitados, pero esto no significa que no pueda apreciar la riqueza de la discusión y, vuelvo a insitir, me felicito por el debate, me parece apasionante y muy enriquecedor. Más que nunca esto me lleva a confirmar que nuestra Iglesia sigue llena de vida aunque a veces pueda parecer lo contrario.
Un fuerte abrazo.
cambiaelmundo ha dicho que…
La lectura de la carta de JS confirma mi impresión de que la jerarquía lleva muchos años tratando de que JS no derrape y de que él ni ha hecho caso ni parece dispuesto a aceptar lo que le dicen, como suele suceder, como ya te he dicho.
La Iglesia está viva, sí, gracias a Dios, viva y celosa de su depósito; y son los que se ajustan a la doctrina los que le dan esa vida y ese celo, porque a veces parece que los vivos son los que desbarran, y no es eso.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…