Ir al contenido principal

Cuéntame un cuento

Foto atarifa CC
Siempre me ha gustado leer y, siempre, al leer, he sentido el impulso de escribir. Escribir lo que me gustaría leer; aunque, también siempre, he sido consciente de lo difícil que es escribir bien. Me encantan las historias de aventuras que son ficción real, es decir, son fantasía y vida corriente al mismo tiempo. Hubo unos años en que tuve la oportunidad de contar cuentos, en excursiones, acampadas nocturnas, viajes. Fueron los años dorados de Badalona, en los que gocé de una audiencia maravillosa, motivadora. Luego llegaron los años en los que el estímulo vino de mi sobrina Mercedes, lectora voraz, crítica indulgente e implacable -amén de parca-, al mismo tiempo. Esos años escribí para mí y para ella, cuentos breves y relatos más largos, hasta que dejé de poder hacerlo, y se secó el manantial. Desde entonces, trabajosamente, he escrito de vez en cuando en este blog, cosas serias, adultas, reales-reales; aunque a veces parezcan increíbles.

Hoy, buscando lo que no he encontrado, me he topado con aquellos relatos y me he sorprendido a mí mismo. A la vuelta de más de una década he disfrutado leyéndolos más que, que recuerde, cuando los escribí. Y he pensado que es lo que necesita este blog, de vez en cuando: un poco de fantasía que permita ver, con otros ojos, la realidad que nos rodea. No es evasión, es otra perspectiva, una perspectiva mucho mejor.

Enlazaré estas entradas bajo la etiqueta "Cuentos", y ya veremos lo que dan de si. Serán entradas largas, porque pienso que estas historias, con ser breves, no se pueden trocear, al menos algunas hay que leerlas del tirón. Si alguien lo pasa bien con ellas, me alegraré aún más.

Antes de publicar esta entrada, voy a añadir alguna cosa que no es mía, y por esto, probablemente, mejor. Me encantan las historias que hay dentro de las historias; viven dentro, pero tienen vida propia, como los embriones. La que ahora os pongo está en una película que se hizo famosa en su día, es cruel e inquietante, muy a tono con su envoltorio y con la escena en la que aparece. Reconozco que me gustan las historias con un punto inquietante y cruel, mi sobrina me lo reprochó a menudo, y las historias de princesas. Es el cuento de la princesa, de Tesis.
-Te voy a contar un cuento, como a los niños.
Había una vez una princesa que vivía en un palacio muy grande.
-¿Y?
-El día en que cumplía trece años, le hicieron una gran fiesta con trapecistas, magos, payasos; pero la princesa se aburría. Entonces apareció un enano muy feo que daba brincos y hacía piruetas en el aire. “Sigue saltando, por favor” –dijo la princesa; pero el enano ya no podía más. La princesa se puso triste y se largó a sus aposentos. Al rato, el enano se fue a buscarla convencido de que ella se iría a vivir con él al bosque: “ella no es feliz aquí”, pensaba el enano, yo la cuidaré y la haré reír siempre. El enano recorrió el palacio buscando la habitación de la princesa; pero al llegar a uno de los salones vio algo horrible, ante él había un monstruo con ojos torcidos y sanguinolentos, con las manos peludas y los pies enormes; el enano quiso morirse cuando se dio cuenta de que era él mismo, reflejado en un espejo. En ese momento entró la princesa con su séquito: “Ah, estás ahí, qué bien, baila otra vez para mí, por favor”; pero el enano estaba tirado en el suelo y no se movía. El médico de la corte se acercó a él y le tomó el pulso: “ya no bailará más para vos, princesa”, -le dijo; “¿por qué?”, “porque se le ha roto el corazón”. Y la princesa contestó: “de ahora en adelante, que todos los que vengan a palacio no tengan corazón”.
Y colorín colorado, se nos están acabando las cerillas.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …