Ir al contenido principal

Fútbol: deporte o espectáculo

El fútbol está cambiando, o ha cambiado. No puedo decir que me guste más. Reconozco que es más espectacular, que es quizá lo que se pide, como a todo: espectáculo, la "experiencia" del consumo. Dejo de lado la cuestión del fútbol como negocio -muy interesante, por cierto-; me interesa como fenómeno social.

La ventaja de leer de vez en cuando sobre el Imperio Romano es que confirmas aquello de nihil novum sub sole. El fútbol lo está haciendo bien, ha incorporado de forma incruenta al panem et circenses a niños y mayores, hombres y mujeres, como entretenimiento global. El cine y otras artes lo tienen crudo como dosis homeopáticas de evasión. Solo se salva la música.

Pero si hablamos de deporte, nos hemos pasado de frenada.

Mamé el fútbol desde que nací. A mi padre le gusta el fútbol, lo jugó y lo ve en televisión -no iba a los estadios, me llevó solo dos veces, y por llevarme-. Con moderación. No era de ningún equipo, era del fútbol. Yo empecé a jugar sin obsesiones, por gusto, y así ha sido hasta que el fútbol me abandonó y colgué las botas. Más bien las tiré a la basura, estaban hechas un asco. He jugado bastante, me hice del Atlético de Madrid a la edad en que uno toma las decisiones fundamentales como la de qué firma le va a acompañar toda la vida.

Recuerdo las tarde-noches de domingo, con mi padre, cenando una tortilla frente al televisor, viendo infumables partidos del tipo Albacete-Logroñés, cuando ya ni siquiera existía la "Furia española". Entonces televisaban a todos por igual. Se nos iba el pie para chutar, y mi padre se enfadaba cuando alguno fallaba o pasaba hacia atrás: y eso era continuo. ¡Cenutrio, maula, tótila!, gritaba.

Johan Cruyff nos salvó. Desde entonces el fútbol fue alcanzando cotas inimaginables de perfección, hasta llegar a lo sublime. Dominio de la técnica, de la táctica, fortaleza física, velocidad y precisión...

Pero se nos ha ido de las manos.

Los jugadores son hoy verdaderos atletas, buenos en todos los aspectos; los equipos técnicos son profesionales al máximo; hasta los equipos normalitos juegan estupendamente -otra cosa es marcar goles-.

El Mundial de Rusia ha confirma mis peores temores. Ante tanto virtuosismo e igualdad, ha ido progresando el para-fútbol. Mucha patada, mucho cuerpo, mucho brazo, mucho agarrón, poco fútbol. Hay equipos que salen directamente a no jugar ni dejar jugar al fútbol. Equipos que así ganan Mundiales y Europa Leagues. Porque son más fuertes, y porque, como son buenos, de vez en cuando lucen en destellos y ganan.

No puedes expulsar jugadores ni pitar penaltis continuamente, porque se resentiría el espectáculo. Así que, agarra, empuja, "encima", que el público está haciendo la ola de espaldas o buscándose en las tomas de grada en las pantallas gigantes.

Los goleadores escasean (el del campeón de Rusia 18 se marchó sin marcar ni un gol), los porteros son buenísimos, los defensas rapidísimos y enormes y "esas faltas no se pitan".

¿Qué pasaría si estos jugadores y equipos tan completos pudieran jugar de verdad al fútbol? Sería el no va más. Para eso sugiero, de entrada, dos sencillas medidas que no requieren empezar a expulsar gente del campo con el aval del VAR: aumentar el tamaño de las áreas y de las porterías.

¡Que viva el fútbol! ¡Que siga el espectáculo!


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

El valor añadido de un Colegio Mayor

Nunca ponderaré bastante lo que supone un Colegio Mayor para la vida universitaria y para los que estamos ligados a alguno. Sigo unido al Colegio Mayor Albayzín como vocal de su Patronato y, desde el año pasado, como Becario de Honor -gran honor-. Pongo unos ejemplos recientes.

El mes pasado invité al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía a comer y tertulia-café con miembros del Patronato, antiguos colegiales y amigos. Nos juntamos una preocupante cantidad de abogados, además del grueso de los estudiantes residentes, que no quisieron perderse la visita de Lorenzo del Río; no en vano, un tercio de los colegiales de este año estudia Derecho...


Durante la comida y la tertulia desfilaron los grandes temas de la judicatura, junto con pequeñas anécdotas de la vida cotidiana del ejercicio de la Justicia y del Derecho. Muy interesante para todos; porque hace mucha falta cierta educación en sentido jurídico, visto cómo funciona nuestra sociedad.

Pocos días después, Albayzín…