Ir al contenido principal

Comunicación en días de furia

foto atarifa CC
Estos días de octubre me han servido, entre otras cosas, para constatar algunos aspectos de la comunicación contemporánea que quiero compartir. Es una cuestión accidental y lateral del lío que hay en mi querida Cataluña (y por tanto en mi querida España); pero no todo va a ser hablar del cogollo de la cuestión.

Mi campo de experiencia es Twitter. En esta red sigo a unos cuantos amigos catalanes por el hecho de que somos amigos. De repente, algunos se han convertido en una fuente de información sobre la perspectiva independentista, por lo que dicen; pero, sobre todo, por lo que retuitean. Aunque uno de ellos me advirtió que retuitear no es estar necesariamente de acuerdo, se hace difícil pensar que alguien retuitee algo que no comparte, al menos en gran medida.

Por diversos motivos, me he abstenido de comentar los mensajes de estos amigos; pero sí he contestado sus comentarios a lo que yo he tuiteado o retuiteado. Es un terreno preocupantemente resbaladizo. Me ha supuesto una cierta tensión, mucho auto control, medir las palabras, pensar mucho en las personas, en lo que nos une, y no centrarme exclusivamente en lo que debatimos. Pocos días después del tristemente famoso 1-O, creo que entendieron que era mejor continuar siguiéndonos; pero sin comentarios.

Con esto no quiero decir que no podamos hablar, solo quiero advertir que los límites de las redes sociales, y más Twitter, no admiten tratar con acierto y ponderación asuntos complejos y pasionales. Y aquí mi primera reflexión "comunicativa": en Twitter, cada tuit tiene que tener sentido en sí mismo; nadie -o casi nadie- va a enmarcar 140 caracteres en el contexto del resto de tuits; quizá por eso se extiende el uso de "hilos", y quizá una mejor manera de contextualizar sea acudir a los "momentos". Puede que haya quien tenga la paciencia -y la prudencia- de espigar en el muro del otro; he de reconocer que yo no lo he hecho y me cuesta creer que muchos lo hagan: la instantaneidad es la reina.

Mi segunda -y última, por hoy- reflexión tiene que ver con el mundo audiovisual. En las imágenes del fallido referéndum del 1 de octubre he visto a muchas personas blandir sus móviles en actitud amenazadora, como armas que disparaban grabaciones en lugar de los clásicos adoquines o cocteles Molotov.

Está claro que muchas cosas han cambiado en esta civilización de la imagen y de la conversación continua. Falta saber si este mundo virtual tiene capacidad de influir decisivamente sobre el tozudo mundo real, o permanece aún en un subterráneo mal ventilado y en parte tóxico.

Sobre bulos, mentiras, manipulaciones y posverdades ya se está hablando sobradamente.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…