Ir al contenido principal

Daniel Fernández. C.B. Joventut de Badalona

La primera vez que vi a Daniel Fernández fue en un vídeo de una tertulia con el fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, en la casa de retiros de Castelldaura, entre las dos Premià. Si no recuerdo mal, Daniel contó que a fuerza de pedir dinero para sacar adelante diferentes labores apostólicas, los bancos ya no le prestaban ni un duro: había empeñado hasta su capacidad de crédito.

Esta anécdota me da pie para explicar en qué consiste la relación entre los catalanes y el dinero, lo que fuera de Cataluña se califica con deje despectivo de "pesetero". El catalán -por lo menos el de antes de que el gobierno autónomo inficionara un pueblo emprendedor con el virus del funcionarismo-, mira mucho la peseta, para luego actuar con una generosidad que da vértigo, precisamente porque es una magnanimidad muy consciente.

Conocí a Daniel Fernández, Dani, años después, en una reunión del grupo promotor del club juvenil Obenc, en Badalona, que él presidía. Se trataba de pagar la nueva sede del club, que hasta ese momento había vivido en precario, de un lugar a otro. Enseguida comprobé que aquella magnífica sede saldría adelante porque estaba él allí; porque los demás íbamos a aportar poco.

La segunda y última vez en que coincidí con Dani, fue durante la inauguración de la mencionada sede. Renunció a cualquier protagonismo, casi no puedo asegurar que estuviera presente. De hecho, ningún miembro del grupo promotor, nadie del comité de padres, ni del comité directivo del club quiso tomar la palabra: acabé siendo yo el que habló en esa ocasión, porque alguien tenía que hacerlo.

Daniel Fernández ha fallecido hace unos días. No puedo decir que lo conociera más allá de lo que he contado; más relación he tenido con dos de sus muchos hijos. Pero me une a él una fuerte corriente de emoción subterránea: el C.B. Joventut de Badalona, "la Penya", de la que fue directivo y a la que contribuyó en convertir en una potencia europea del baloncesto, además de uno de los clubes más simpáticos para todo el mundo.


Yo soy de la Penya desde que el Círculo Católico de Badalona dejó de llamarse así; en Badalona viví la liga que le ganamos al todopoderoso Barça, ya en nuestro flamante estadio olímpico, y la decepción de aquella última canasta que nos dejó en subcampeones de Europa. Celebré ser Campeones ya en Granada; pero como si hubiese estado en la Plaça de la Vila.

El Joventut ha homenajeado oportunamente a Daniel Fernández el pasado sábado, al comienzo del primer partido de la nueva temporada, saldado, además, con victoria. Para todos los amantes del baloncesto fue muy emotivo; para mí fue mucho más, aunque lo haya vivido desde la lejanía.


Como me ha escrito Joan, uno de los hijos de Dani, que tota la Penya arribi al Cel! Força Penya!



Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …