Ir al contenido principal

Daniel Fernández. C.B. Joventud de Badalona

La primera vez que vi a Daniel Fernández fue en un vídeo de una tertulia con el fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, en la casa de retiros de Castelldaura, entre las dos Premià. Si no recuerdo mal, Daniel contó que a fuerza de pedir dinero para sacar adelante diferentes labores apostólicas, los bancos ya no le prestaban ni un duro: había empeñado hasta su capacidad de crédito.

Esta anécdota me da pie para explicar en qué consiste la relación entre los catalanes y el dinero, lo que fuera de Cataluña se califica con deje despectivo de "pesetero". El catalán -por lo menos el de antes de que el gobierno autónomo inficionara un pueblo emprendedor con el virus del funcionarismo-, mira mucho la peseta, para luego actuar con una generosidad que da vértigo, precisamente porque es una magnanimidad muy consciente.

Conocí a Daniel Fernández, Dani, años después, en una reunión del grupo promotor del club juvenil Obenc, en Badalona, que él presidía. Se trataba de pagar la nueva sede del club, que hasta ese momento había vivido en precario, de un lugar a otro. Enseguida comprobé que aquella magnífica sede saldría adelante porque estaba él allí; porque los demás íbamos a aportar poco.

La segunda y última vez en que coincidí con Dani, fue durante la inauguración de la mencionada sede. Renunció a cualquier protagonismo, casi no puedo asegurar que estuviera presente. De hecho, ningún miembro del grupo promotor, nadie del comité de padres, ni del comité directivo del club quiso tomar la palabra: acabé siendo yo el que habló en esa ocasión, porque alguien tenía que hacerlo.

Daniel Fernández ha fallecido hace unos días. No puedo decir que lo conociera más allá de lo que he contado; más relación he tenido con dos de sus muchos hijos. Pero me une a él una fuerte corriente de emoción subterránea: el C.B. Joventut de Badalona, "la Penya", de la que fue directivo y a la que contribuyó en convertir en una potencia europea del baloncesto, además de uno de los clubes más simpáticos para todo el mundo.


Yo soy de la Penya desde que el Círculo Católico de Badalona dejó de llamarse así; en Badalona viví la liga que le ganamos al todopoderoso Barça, ya en nuestro flamante estadio olímpico, y la decepción de aquella última canasta que nos dejó en subcampeones de Europa. Celebré ser Campeones ya en Granada; pero como si hubiese estado en la Plaça de la Vila.

El Joventut ha homenajeado oportunamente a Daniel Fernández el pasado sábado, al comienzo del primer partido de la nueva temporada, saldado, además, con victoria. Para todos los amantes del baloncesto fue muy emotivo; para mí fue mucho más, aunque lo haya vivido desde la lejanía.

video

Como me ha escrito Joan, uno de los hijos de Dani, que tota la Penya arribi al Cel! Força Penya!

video


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…