Ir al contenido principal

Escultura y dibujo del s. XX español

Al fin encontré el hueco, ayer por la mañana, de visitar


en la sala de temporales del Museo de la Memoria de Andalucía. Un repaso a la brutal revolución de formas, materiales, conceptos, etc. de la escultura española durante el pasado siglo.

Como no se mucho de arte, y menos de los "ismos" del XX, dejo los comentarios a los entendidos y voy a contar un par de anécdotas tontas, que sirvan, en cualquier caso, para animar a aprovechar esta exposición, que viene por primera vez a Granada, y vaya usted a saber si volverá, porque mucha aglomeración no había para ser un sábado por la mañana.

Hice la prueba de ir en bicicleta, arriesgándome a perderla y/o a mojarme: prueba superada, había dónde aparcarla con cierta seguridad (sujetarla con candado, una cámara intimidatoria de esas que ahora quieren poner por todas partes y esa clase de cosas), y no llovió.

Como habitualmente, Luis estaba de guardia a pie de sala, quien me advirtió muy amablemente que podía fotografiar las piezas; pero sin flash. Eso fue después de que echara los rayos a la siguiente placa:


Se comprende que los catalanes tengamos un tanto -tampoco hay para exagerar- la sensación de que en el resto de España no se nos acaba de ubicar. Se comprueba, además, que Reus es un lugar peligroso para los artistas (las placas relativas a Gaudí situaban la ciudad correctamente en Tarragona).

En fin, una visita detenida, agradable y sorprendente, como pretendían estos experimentadores del arte, según la máxima de Vasari: El escultor saca todo lo superfluo y reduce el material a la forma que existe dentro de la mente del artista.

Me impuse la tarea de identificar mi obra favorita y me decidí por esta cabeza de Francisco Leiro titulada Lameira, sobre la que campeaba la siguiente declaración: Me interesa más la memoria del cuerpo que su representación.


Un par de horas refrescantes para la mente y la sensibilidad estética, con el premio de poder contemplar también la colección de la propia CajaGranada.

Hasta enero hay tiempo; pero ojo, éste, el tiempo, pasa muy deprisa.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …