Ir al contenido principal

Indignados

Esta tarde he vuelto a acercarme a la Plaza del Carmen, donde está #acampadagranada, a la hora en que se cuece lo sustancioso. De camino, me topo con un candidato del PP a concejal, que aborda directamente la cosa de los indignados: "¿Qué, vas donde los indignados?". No debe seguir mucho mi blog, porque me traslada un retrato apocalíptico del movimiento 15M, como si yo no supiera nada; me dan pena estas cegueras y sorderas, estas reacciones furibundas que descalifican rotundas en lugar de escuchar y ver, por si se aprende algo. Percibo cierta incomodidad en mi amigo -somos amigos-, al comprobar que no comparto su diatriba, y eso que no entro a discutir la cuestión, solo gasto un poco de broma y quito hierro. Le pregunto si le preocupa: afirma contundente que no; pero me da la impresión de que sí le preocupa.


Llego a la plaza, soy malo para los números, ¿300, 400 personas? El número va creciendo con el tiempo, eso sí, muchos curiosos, observadores como yo, supongo; pero en las conversaciones de los corros más amplios se oyen comentarios sobre la necesidad de reformas, un mensaje central que parece que cala. En el centro, sentados, los más comprometidos. Me sitúo en la primera fila de a pie, apoyado en un contenedor de basura, una joven lleva la voz cantante y explica cómo funciona la asamblea, el mecanismo tiene su complejidad; pero ya están bastante bien organizados, hay equipos de trabajo, ha mejorado la megafonía, hay turnos, hay limpieza, hay orden y amabilidad. No voy a contar detalles, fáciles de encontrar en Internet. Hubo un conato de resabio anti clerical (¿o es anti religioso?) en forma de tenue abucheo cuando la conductora empleó una frase hecha que menciona la palabra "misa", que la llevó a querer justificarse: mala señal. También olfateé algún que otro porro; pero mucho más olía a canuto dulzón en la reunión de críos junto al embarcadero del Genil unos minutos más tarde, cuando pasé por allí.

Se acordó seguir a otras ciudades y no hacer caso a la Junta Electoral Central, que ha declarado ilegales las concentraciones mañana y pasado, días de reflexión y votación respectivamente. La acampada sigue.

Cenando con unos amigos he apostado fuerte a que el gobierno no hará nada por desalojarlos. Se repasaron acuerdos anteriores, como no permitir que -NOS-LGTB hicieran propaganda de lo suyo; aunque con un guiño de simpatía- y se quiso repasar el manifiesto de Madrid, aprobado aquí con un anexo; pero cuando me fui aún no habían encontrado el texto.

Me he marchado en el momento en que trataban el crucial asunto de qué hacer después del domingo; la primera intervención abogaba por seguir, porque si lo dejaban sin lograr sus objetivos, dijo un joven, "no habremos hecho nada".

Al salir del corro veo en la terraza del bar de la esquina a un famoso periodista de la ciudad, antiguo enfant terrible de pluma afilada, comentando con otros tres individuos lo que sucedía a sus espaldas, confortablemente sentados en torno a sendas bebidas. Unos pasos más allá la ciudad sigue girando según los ritos de un viernes de primavera a las nueve de la noche, ignorante del momento histórico que vive una minoría a pocos pasos (¿o no?).

Mostrar a tus contactos de XING

Comentarios

cambiaelmundo ha dicho que…
Sábado 21, día de reflexión, 11:17 de la mañana: los indignados siguen acampados, nadie ha intentado desalojarlos.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

V JORNADA DE BIOÉTICA 2017: HUMANIZANDO LA TECNOCIENCIA

La V Jornada de Bioética se celebra el 4 de marzo de 2017 con el título Humanizando la tecnociencia. Pretende abrir un espacio de diálogo y reflexión acerca de los retos que nos oferta el desarrollo tecnológico. Por todos es reconocido que la técnica ha causado un avance de la ciencia impresionante, inimaginable hace pocos decenios. Este avance no siempre se acompaña de mejoría humana, de Humanidad. Estamos en un cambio de época y este cambio exige, es el verdadero reto actual, no perder nuestra identidad de personas.


Sacando el máximo beneficio de la tecnociencia, debemos apostar por hacer protagonista a la persona que está detrás de cada actividad profesional, de cada servicio, de cada gesto, de cada progreso.

La Jornada reúne a profesionales que trabajan con los últimos avances de la técnica, desarrollando un servicio a la persona en su día a día. Con su participación y testimonio pretende crear un nuevo espacio para pensar y dialogar que seguro aportará ideas e ilusión renovada par…