Ir al contenido principal

El debate de Educación para la Ciudadanía


Por RAFAEL CAAMAÑO ARAMBURU, en los diarios del Grupo Joly, el 11 de febrero de 2009

LA educación hace tiempo que se ha convertido en un campo de batalla, en lugar de un espacio sereno de estudio y trabajo. Parece como si asistiésemos a una lucha por el control del más importante recurso que tiene nuestra sociedad: su juventud.

Estamos viviendo estos días un capítulo más con el debate en torno a la sentencia del Tribunal Supremo sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la objeción de conciencia a la misma.

¿Era necesaria esta asignatura? Nunca he sido partidario de su existencia, fundamentalmente por innecesaria e inoportuna.

La educación de nuestros jóvenes, dentro del currículum, en valores cívicos y democráticos, se puede hacer -y de hecho se hace- de muchas maneras. Sin olvidar que esa educación no es responsabilidad exclusiva de la escuela. En primer lugar, los principales responsables son los padres, el entorno familiar. Y la misma sociedad, que desgraciadamente en muchas ocasiones no transmite esos valores que queremos introducir en una asignatura. Es este un debate también interesante, de cómo la sociedad y en muchos casos las familias eluden sus responsabilidades y las descargan en una escuela y un profesorado que ven cómo su principal misión de enseñar y transmitir conocimientos parece que pasa a un segundo plano.

Lee el artículo completo

Nadie pensará que por impartir una asignatura en algunos cursos de toda la enseñanza obligatoria se educa a una persona. Esta educación se transmite de modo transversal a través de todas las materias, a través del comportamiento y actitud de cada profesor, de las normas de convivencia del centro. En definitiva, es la suma de actuaciones de toda la comunidad educativa.

Las directivas europeas no exigen la existencia de una asignatura específica, sino que han querido promover que -de la manera que parezca más oportuna- se inculquen esos valores dentro del currículum. Nuestro sistema educativo tiene en estos momentos otros problemas acuciantes -entre otros, un altísimo índice de fracaso escolar-, que exigen por ejemplo el refuerzo de materias básicas e instrumentales.

En cualquier caso, una vez se decide que exista esta asignatura, habría que pedir a todos los actores de este agrio debate un esfuerzo por la moderación y el diálogo.

Algo que, desgraciadamente, no estamos viendo en algunos de nuestros gobernantes. No se puede calificar de radicales e integristas a los padres que han decidido acogerse a una posible objeción de conciencia. La discrepancia en las ideas y el recurso a instancias judiciales, previstas precisamente en el sistema democrático que pretendemos enseñar a nuestros alumnos, es un hecho positivo que hay que aceptar con normalidad.

También se acusa de que se ha traspasado la esfera educativa para entrar en un debate movido por intereses políticos. No es cierto y, en cualquier caso, no es algo que se pueda achacar a las familias o a los centros de enseñanza, sino a la intervención de los partidos políticos de una manera interesada, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados, aprovechándolo para sus intereses particulares, tanto desde la izquierda como desde la derecha. A ellos y a todos tenemos que pedirles más altura de miras y moderación.

Personalmente pienso que la politización del problema empezó al definir los contenidos de la asignatura. Parece que la sentencia del Tribunal Supremo dice que deben evitarse contenidos que estén en el debate de la sociedad.

No están en ese debate, y son incuestionables, los conocimientos sobre nuestras instituciones democráticas, los valores constitucionales, la participación democrática, el conocimiento de los organismos internacionales, etc.

Pero sí están en ese debate, y también es incuestionable, la ideología de género, los que afectan a la moral, el modelo de familia, el aborto ( el mismo presidente del Gobierno en un reciente programa televisivo prefería no entrar en ese debate, reconociendo lo problemático del mismo)…

Son muy claras en este sentido las directivas europeas, las sentencias de nuestros tribunales y, sobre todo, el sentido común.

La reciente sentencia del Tribunal Supremo abre un nuevo capítulo en este enconado conflicto. No me parecen positivas las primeras declaraciones que hemos escuchado: descalificaciones, llamadas a la confrontación, radicalización de las posturas.

Cuántas veces hemos reclamado la necesidad, tantas al menos como en los problemas económicos, de que se llegue a un gran acuerdo que deje la educación fuera de la discordia y de la batalla política, judicial o ideológica. Sería un buen momento para hacerlo ahora, interpretando las recomendaciones del Tribunal en este sentido.

Comentarios

DasGretchen ha dicho que…
¿Participarás en el concurso de dibujos por la vida? Un saludo!
cambiaelmundo ha dicho que…
Participaré en el Día de la Vida, desde luego; pero yo dibujo muy mal, pero que muy mal.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…