Ir al contenido principal

Dar de comer al hambriento y de beber al sediento

No he podido seguir con atención el "caso Eluana", solo ahora que la hemos dejado morir me vienen a la cabeza imágenes desasosegadoras e inquietantes reflexiones. La imagen del niño detenido por la policía al intentar llevar un vaso de agua a Terri Schiavo, la imagen de la niña tragada por el barro ante las cámaras de televisión, la imagen del niño desnutrido vigilado de cerca por el ave carroñera.

¿Qué nos pasa? ¿Por qué estamos dejando de luchar por la vida y, en cambio, nos adormecemos alucinados por el hedor de muerte, acurrucados a la sombra de la guadaña? Parece que hemos vuelto a la noche de los tiempos, cuando algunos pueblos abandonaban a sus enfermos a la vera de los caminos, por si pasaba alguien capaz de curarlos, o cuando Esparta arrojaba al vacío a los recién nacidos débiles o con taras. Estamos recuperando los moritorios, los cementerios de elefantes.

¿Vamos a abandonar a nuestros prójimos a su suerte? ¿Vamos a ser abandonados? Eluana es un ejemplo diáfano de la pendiente resbaladiza de la cultura de la muerte: no había manifestado voluntad de morir, no se hallaba en estado terminal, no requería sobreesfuerzo terapéutico alguno..., y la hemos dejado morir.

Me pregunto si a partir de ahora vamos a dejar morir a la gente; me pregunto si desde hoy nadie acudirá a tratar de convencer al que amenaza con suicidarse desde una azotea para que no se tire; me pregunto si aguardaremos a que mueran los accidentados en carretera entre un amasijo de metal, para retirar luego chatarra y huesos como la misma basura, que sirva mientras tanto como advertencia para otros conductores; me pregunto si deberíamos haber dejado morir entre el cemento a los inquilinos de la Torres Gemelas sin intervenir, hubiéramos salvado la vida de muchos bomberos y policías. De hecho, nuestros esfuerzos por combatir el hambre y sus causas están penetrados de palabrería y desgana, mientras despilfarramos en pirámides faraónicas y circos máximos para memoria de nuestras excrecencias culturales y solazamientos, respectivamente.

Y puestos a abdicar de un derogado deber de socorro, ¿dónde ponemos el límite? Quizá no debamos ya enseñar a las nuevas generaciones, ni reinsertar a los presos, ni perseguir el delito, ni, ya puestos, pagar a Hacienda: total, si llegado el momento nos van a dejar morir, ¿qué importa todo lo demás?

La ruina de los edificios no llama la atención hasta que arroja a la calle los primeros pedazos de cornisa; pero para entonces puede tener corroídos todos los cimientos. Nuestra oronda civilización presenta una bella fachada, aun cuando las aguas fecales llevan tiempo royendo los pilares y han empezado a desprenderse no ya las cornisas sino los balcones.

Comentarios

eligelavida ha dicho que…
¿Vamos a abandonar a nuestros prójimos a su suerte? Buena pregunta. ¿Se puede ser Pilatos y vivir con la conciencia tranquila? Porque la sociedad de hoy en día se lava las manos constantemente. “Yo no abortaría pero… que cada uno haga lo que le de la gana”. Y es que el que comete la acción (aborto, eutanasia, malos tratos, etc) tiene por supuesto responsabilidad, pero el que se queda mirando sin hacer nada, ese también es responsable.

Me gusta tu blog. Te hago un enlace.
sunsi ha dicho que…
Gracias, Alberto. Voy a guardar tu artículo como oro en paño. Haré fotocopias... supongo que no te importa. La peque, de 13 años, es muy inquieta. Y le ha afectado el tema pero le cuesta entenderlo. Tu escrito sí lo va a entender (excepto el último párrafo,quizá). Y como tiene esa vena... ¿a quién habrá salido? fijo que se lo lleva al cole y se lo lee a las compañeras.

Muchas gracias por mojarte.
cambiaelmundo ha dicho que…
Elige, he estado leyendo tus post sobre este triste asunto, me han gustado mucho, y si no he comentado nada es porque me vienen tantas cosas a la mente que no me da para escribirlas. Especialmente me ha gustado que trajeras a Kolbe a colación, yo quería hablar de Teresa de Calcuta, recogiendo moribundos por la calle; pero al final me olvidé.
Gracias por el enlace: te enlazo yo también.

Sunsi, me abrumas. Puedes hacer el uso que quieras del artículo, es un desahogo, y eso que no he querido leer lo que dicen en El País, por ejemplo, para no soliviantarme demasiado.
¿La pequeña tiene trece años? Mejor no sacamos conclusiones ¿eh? Ya se ve que ha salido a su madre, como sea la mitad de la que yo conocí, no os hacen falta terremotos...

Mojarme... Pienso que a estas alturas estoy empapado, y eso que por mi trabajo procuro contenerme.

Gracias por tu -vuestro- entusiasmo.
DasGretchen ha dicho que…
Qué bien te expresas. Un saludo.
cambiaelmundo ha dicho que…
Gracias, esto es un amigo...
sunsi ha dicho que…
Alberto... igual no viene al caso pero te cuento. Blanca tiene 13 años. En abril cumple 14. Le interesa toooodo. Y pregunta también tooodo. Se las ha tenido este año con sus compañeras con el tema del aborto. Si algo no sabía contestar, me lo preguntaba y al día siguiente dale que te pego.
Jamás se calla. Pero la diferencia es que también es hija de su padre y no es tan estrepitosa. Muy elegante ella, pero no deja pasar ni una. Como es simpática y buena persona, las compañeras la quieren.
Y si tienen dudas "teológicas" se las preguntan a ella. Calcula a su edad lo que sabe. No mucho, claro. Pero espabila y se documenta.

Del tema de Eluana no acababa de entender que estaba viva y que quitarle el alimento y la hidratación es matar. Ahora creo que ya lo ha comprendido.

Saludos desde Tarraco. Me llevé tu artículo a mi blog. Pero dejé clarito que era tuyo.
cambiaelmundo ha dicho que…
Apasionante lo de Blanca, debes disfrutar una barbaridad con ella, me alegro.
Por supuesto, puedes hacer con el artículo lo que creas oportuno, tú tienes patente de corso en mi blog.
Saludos para ti y para Blanca (y para Jesús...).

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…