Ir al contenido principal

Salir de la ignominia

Corro el riesgo de ser un friki monotemático, como dice Ramón Pi (La Gaceta de los Negocios, 9 de enero de 2008); pero ahí va su artículo:

Lo ocurrido en Barcelona vuelve a poner sobre la mesa el espanto de la carnicería sostenida. Los agentes del genocidio silencioso no se van a quedar quietos en ningún momento

Fue, creo, en el año 1983. Yo hacía un comentario político diario, de un par de minutos de duración, en el programa Matinal Cadena Ser (no se había producido aún el desembarco del grupo Prisa en aquella empresa).

Aquella mañana la noticia del día era la decisión del Gobierno de abrir un debate sobre la despenalización del aborto provocado. Hice un comentario clara, abierta y beligerantemente contrario a semejante iniciativa, y manifesté mi esperanza de que el Gobierno reflexionase sobre la monstruosidad que se disponía a cometer. Ese mismo mediodía, el comentarista del informativo del mediodía -que, sin duda, recordará aquel episodio- se refirió a la misma noticia, pero en términos muy elogiosos para lo que consideraba un gran paso hacia la modernidad.

A las pocas horas, ambos fuimos llamados al despacho del director general, quien nos explicó que este asunto no era en absoluto pacífico, y que, en consecuencia, para no confundir a ninguno de los oyentes con comentarios incompatibles entre sí, nos ordenaba que dejásemos de referirnos a la cuestión en lo sucesivo. Fue una de las dos únicas veces que recibí instrucciones sobre los contenidos de mis intervenciones en Matinal (la otra, como dice el tabernero de Irma la Dulce, es otra historia).

Lee el artículo completo


Hube de callar entonces. Pero a pesar de que sabía que me iba a quedar muy solo, no perdí ocasión de combatir sin cesar esa legislación inicua con todos los medios legítimos a mi alcance mientras tuve oportunidad.

Esta actitud me acarreó algunos contratiempos, al igual que a los pocos colegas y otros luchadores por la vida -médicos, abogados, profesores, estudiantes- que comprendieron, como yo mismo, que nos había tocado la suerte de los primeros asaltantes de una almena, cuyo destino es morir achicharrados por el aceite hirviente; pero sin esos primeros torreznos humanos, la almena no podría tomarse jamás.

Y hubimos de soportar el estigma de pasar por ser unos frikis monotemáticos, unos tipos estrambóticos a los que únicamente se llamaba para participar en debates sobre el aborto con invitados estrafalarios..., hasta que se hizo un espeso silencio sobre la matanza. Así, año tras año, un puñado de profesionales nadamos contra corriente y nos enfrentamos a una opinión dominante, cuando no a algún que otro intento de sufrir algo muy parecido a la muerte civil.

Ha pasado casi un cuarto de siglo, y he de decir con enorme dolor que los sombríos pronósticos que entonces hice sobre los efectos devastadores en nuestra sociedad de una ley consentidora del aborto provocado se han visto desbordados por la realidad. Pero la verdad de las cosas acaba abriéndose paso, y lo ocurrido en Barcelona recientemente, los macabros descubrimientos en esos mataderos impropiamente llamados clínicas, o el vídeo estremecedor de Intereconomía TV grabado con cámara oculta y colgado en You Tube, han vuelto a poner sobre la mesa el espanto de la carnicería consentida por una sociedad entera que ha estado mirando hacia otro lado. Ojalá que esto nos sirva a todos para tomar conciencia del abismo de indignidad en que nos hallamos, y empecemos a poner remedio a esta situación.

No va a ser tarea fácil, porque es muy duro reconocer que hemos sido testigos complacientes de la masacre que nos ha conducido sin remedio al actual desmoronamiento moral colectivo. Además, siguen vivos los enormes intereses ideológicos y económicos de la industria del aborto, y esos agentes del genocidio silencioso no se van a quedar quietos en ningún momento.

La batalla es muy difícil, hay que empezar desde abajo. Pero alguna vez hay que empezar, y cuanto antes se empiece, antes podremos redimirnos de esta ignominia. De momento, no es mala cosa airear esta vergüenza.

Comentarios

Gonover ha dicho que…
Seguramente si el debate fuese otro, por ejemplo, el manido tema de los gays, seguro que no mandaban callar a nadie.
cambiaelmundo ha dicho que…
Pues creo que tienes toda la razón, con lo del aborto, abierto el camino, han intentado -y casi conseguido-, tender un espeso manto de silencio; en cambio, con lo de los homosexuales...
Por mi trabajo leo bastante prensa, y es agotador comprobar cuántas referencias ha al asunto gay, todos los días, en mucha de ella -por ejemplo, en los dos diarios más vendidos en España-.
Sunsi ha dicho que…
¿Friki monotemático? Ojalá hubiera más. A ver si ahogamos tanto daño por inundación pacífica y recuperamos el poder de la palabra.
Gracias por tu "machaque":
Sunsi
Hispanicus ha dicho que…
Esto del asunto "gay" es algo que nos quieren imponer como una cosa normal y me niego en redondo. El estado no deberia meterse a legislar sobre asuntos de moral y/o etica por que no tiene competencia y menos cuando apoya el aborto, lo promociona y favorece.

Un saludo

P.D: Si no te importa me gustaria saber que piesnas sobre los llamados "católicos tradicionalistas", he escrito un comentario y me gustaria contar con tu opinion, gracias.
cambiaelmundo ha dicho que…
Sunsi: gracias por tus ánimos; además ahora estamos sufriendo el contraataque de los abortistas haciéndose las víctimas; no podemos soltar la presa o aún será peor el remedio que la enfermedad.

Hispanicus: he dejado mi opinión sobre los católicos tradicionalistas en tu entrada. En resumen: suscribo lo que dices.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…