Ir al contenido principal

Vae tacentibus!

Lo políticamente correcto
Por Alejandro Llano. 4 de febrero de 2007

El panorama de la obesidad no es tan preocupante como el deterioro creciente de la lengua española

La ministra de Sanidad está empeñada hasta la obsesión en vigilar lo que comemos y bebemos. Ningún político, que yo sepa, se había atrevido hasta ahora a intentar reglamentar el trasiego de vino por parte de los españoles. Las mujeres son más decididas que los varones, y esto viene a confirmarlo. Pero la sabiduría clásica nos dice que lo que hace malo al hombre no es lo que entra por su boca, sino lo que sale de ella: las palabras. Cabría esperar entonces que las homónimas de Elena Salgado, la ministra de Cultura y la ministra de Educación, incrementaran su respectiva inquietud por el uso del castellano en los medios de comunicación estatales, y por el dominio de la ortografía y la sintaxis que se enseña a los futuros escritores y tribunos. El panorama de la obesidad entre nosotros no es tan preocupante como el deterioro creciente de la lengua española, según reflejan con frecuencia los comentarios de los hispanos de ultramar cuando nos oyen hablar en directo y en vivo.

Hubo pensadores materialistas —valga la paradoja— que, en el siglo XIX, mantuvieron que somos lo que comemos. Pero, ya en el XX, fueron más penetrantes los filósofos que hicieron ver que el lenguaje nos configura, hasta el punto de mantener que es la lengua la que piensa y habla en nosotros. El lenguaje nos hace ser lo que somos. De ahí que el encanallamiento del habla, tan propio de los regímenes totalitarios, pueda considerarse como un preludio y un acompañamiento del atropello de la persona humana al que asistimos, multiplicado por millones, en la pasada centuria. Se comienza quemando libros y se acaba quemando hombres, anunció Hölderlin. Se empieza manteniendo, sin base científica alguna, que el lenguaje humano no se diferencia básicamente de un presunto lenguaje animal, y se termina quitando de en medio a los que todavía no pueden hablar o ya no son capaces de articular palabras. Vae tacentibus! ¡Ay de los que callan, de los que han perdido la voz o nunca la tuvieron! Porque serán avasallados por los que se han hecho con los micrófonos y las linotipias, por los que controlan a las personas a través de lo que es correcto decir y de lo que está prohibido expresar.

Para leer el artículo completo (3 minutos)

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…