Ir al contenido principal

Más enfermedades del periodismo

James Harding, hasta hace unas semanas director de BBC News, ha estado en Madrid para participar en la VI Edición de Conversaciones con, un muy importante y consolidado evento sobre periodismo bajo la etiqueta #CelebratingJournalism.

Lo he seguido a través de Twitter e Instagram, y quiero subrayar dos de sus aseveraciones, de una conferencia y un encuentro con periodistas sin desperdicio.

Me gusta reflexionar sobre periodismo y analizar sus patologías (leer, por ejemplo "Las enfermedades del periodismo"); por eso he encontrado sumamente interesante esta afirmación de Harding:

There are more serious ills in the news itself: junk news, i.e. news that’s hurried, thin, deliberately shrill, lazily misleading; or samey news, the swathes of coverage given to the same people, same stories at the expense of the stories that go untold, the issues that go unreported, the ideas that go unexplored; or lots of news, the simple volume of stuff coming at us every minute of the day. The result is a news industry that, for all it’s effort and excellent work, often can’t see the wood for the trees. At the heart of the problem is that newsrooms, themselves, are samey.

Hay muchos obstáculos externos para el desarrollo de un buen periodismo ("periodismo para el pueblo" lo llama Harding); pero advierte que hay serias enfermedades en las noticias mismas: noticias basura, triviales o sensacionalistas, por ejemplo, noticias apresuradas, deliberadamente estridentes, perezosamente engañosas; noticias reiteradas, cubiertas siempre por las mismas personas, las mismas historias a expensas de historias que permanecen sin contar, de temas que no se cubren, de ideas que no se exploran; o acumulación de noticias que nos asaltan cada minuto del día. El resultado, concluye Harding, es una industria que, a pesar de todo su esfuerzo y buen hacer, a menudo deja que los árboles le impidan ver el bosque: el corazón del problema, asegura, son esas salas de redacción siempre iguales.*

La segunda idea de Harding que he entresacado se refiere a los temas más importantes de los que estar atentos, y los apunto para que estén presentes también en este blog. Son cinco, además del gobierno: tecnología, longevidad, globalización, identidad y medio ambiente.

Those days are now. The powerful exist in many more guises than just the government. The big five forces reshaping our times - technology, longevity, globalisation, identity and the environment - require journalists to reveal what's being done to us and, often, in our name.

Requieren, dice, periodistas que revelen qué se está haciendo en estas cinco grandes fuerzas que están configurando nuestra época, a menudo en nuestro nombre.

Es este, cree Harding, el momento más apasionante para ser periodista. Estoy de acuerdo.

* Confío en que mi traducción no sea muy traidora


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…