Ir al contenido principal

Bodas de Plata en Orense

Mi hermano Carlos me ha dado un doble satisfacción. La primera es que ha querido celebrar su 25 aniversario de boda con una ceremonia en la misma iglesia -la de Santo Domingo-, con el mismo sacerdote y, naturalmente, en el mismo restaurante -el Sanmiguel, zamburiñas y tinto Mencía incluidos-. Una ceremonia de renovación de los compromisos matrimoniales reservada para loa parientes más cercanos y unos pocos amigos. Entrañable es poco para definir la ocasión. La vida cristiana es una vida de celebración, y conviene que se traduzca en fiestas concretas, sin excesos; pero sin complejos. La segunda satisfacción ha consistido en redescubrir Orense y, sobre todo, a los orensanos, que tienen muy merecida fama de acogedores.

El tiempo libre que me quedó un sábado por la mañana lo dediqué a callejear por el centro histórico, desde el Puente Romano (a Ponte Vella) hasta la iglesia de la Trinidad. Una maravilla. Pasear por Orense es ir de cruceiro en cruceiro, el de Alameda, el de Plaza Madalena, el de la iglesia de la Trinidad...

En la catedral tuve la inmensa suerte de contemplar el Pórtico del Paraíso con la puerta correspondiente completamente abierta, cosa inusual, según me dijeron: estuve allí hasta que se me inundaron los ojos de las formas y el color. Visité la Capilla del Santo Cristo, otra maravilla que extasía, de la que cuesta salir.


Pero las fachadas de piedra, las plazas porticadas, los rincones, las Burgas, no son todo lo que son sin las personas. Por esto tengo que agradecer a mi hermano, mi cuñada Fer y su amigos del alma Pili, Juan y su esposa Alicia, su hermano Antonio y su mujer Violeta, mi hermana Emilia y su marido Paul, y los sobrinos Carlos y su novia Lina, Elena, Javier y Paula, haberlos vivido según lo que allí llaman "Los vinos". Un corto en Barallete, un solomillo en Porta da Aira, un helado en Puerta Real, un café en Café Latino Jazz y las copas en El Druida. Aunque mi cuñada favorita se quedó con ganas de más, decidimos retirarnos, porque al día siguiente tocaba viajar de vuelta.

El regreso hasta Madrid lo hice con Carlos jr. Lina y Elena, los tres universitarios en torno a los 20, una inyección de juventud y conexión tecnológica. Naturalmente, acabamos comiendo en un Mex de Sanchinarro, que por algo Lina es mexicana.



Comentarios

Carlos Traifa ha dicho que…
Gracias a ti por viajar desde la otra punta de la piel de toro y acompañarnos.
Pablo Varela ha dicho que…
Gran crónica. Gracias por tu visita!
Juan Eladio Quevedo ha dicho que…
Gracias, Alberto. Compartir esa tarde noche con vosotros fue otro regalo más y in placer añadido. ¡Vuelve cuando quieras! Un abrazo

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…