Ir al contenido principal

Mis libros de 2016

Termina el año y, como otras veces, hago un repaso -por curiosidad- de los libros que he leído. Como lector caótico y "a salto de mata", me gusta sorprenderme con lo que leo y ya casi ni recuerdo. Advierto, además, que como lector arcaico, cuento aquí únicamente lo que considero merece la categoría de libro editado en papel: en resumen, 14 libros, que suman 5.652 páginas.
Veamos.

Lo primero que constato es que me ha dado este año por la Historia, la mitad (7/14) tienen que ver con la Gran Maestra de una u otra forma:

1, 2 y 3. La trilogía de Santiago Posteguillo sobre Escipión el Africano (Ediciones B): Africanus. El hijo del cónsul, Las legiones malditas y La traición de Roma. Me ha gustado mucho, como prueba el hecho de que he leído las 2.433 páginas que suman de un tirón. La grandeza y sus peligros.

4. Cuando éramos invencibles (ed. El Gran Capitán), de Jesús Ángel Rojo Pinilla. Grandes hechos de armas de la Historia de España, para combatir la gran depresión nacional en la que aún andamos. Para venirse arriba.

5 y 6. La Batalla de Los Arapiles y Juan Martín El Empecinado (ed. Espasa), de Benito Pérez Galdós. Había olvidado por qué dejé de leer a Galdós tras Trafalgar. Demasiado romántico. Leído porque hice la mili en RCZM Arapiles 62 y era tarea obligatoria.

7. Castilla y la conquista del Reino de Granada (ed. Diputación provincial de Granada), de Miguel Ángel Ladero Quesada. Estudio muy técnico. Para especialistas.

Hay dos que pueden clasificarse en la categoría de "profesionales":

8. Buenas prácticas parea evangelizar en Twitter (ed. San Pablo), de Xiskya Valladares. Cuando te lo regala y dedica la autora... Muy útil si tienes cuenta en Twitter.

9. DYA. La Academia Residencia en la historia del Opus Dei (1933-1836) (ed Rialp), de José Luis González-Gullón. Estudio histórico muy agradable de leer. Para conocer los primeros pasos del Opus Dei tras los años de embarazo.

Dos pequeñas joyas de la literatura ya clásica. Para paladares exquisitos:

10. Cartas del diablo a su sobrino y el Diablo propone un brindis (ed. Espasa Calpe), de Clives Staples Lewis

11. Papá Piernaslargas (ed. Turner), de Jean Webster

Las lecturas espirituales, para trascender sin dejar de tener los pies en el suelo:

12. .Despertar al asombro (EDICEP), de Manuel Ordeig Corsini. Para rutinarios que quieren dejar de serlo.

13. Vida cotidiana y santidad en la enseñanza de San Josemaría (ed. Rialp tomo 2 de 3), de Ernst Burkhart y Javier López. Para teólogos profesionales o aficionados.

14. Para Llegar a puerto (ed. Palabra), de Francisco Fernández-Carvajal. Para viajeros del alma.

Ahora tengo cuatro empezados muy al principio, y he pedido otros cuatro a los Reyes Magos. Lo que necesito es tiempo para leer, ese gran placer, y que Dios me conserve la vista.

Y vosotros, ¿qué leéis?

Comentarios

Javier García ha dicho que…
Muy buena selección,encantado de conocer tu blog
En realidad, es más un resultado que una selección...
Gracias por tu comentario, Javier.
Toni Morata ha dicho que…
Alberto, tenemos algunas coincidencias, aunque en mi caso he empezado por la Trilogía de Trajano, también de un tirón ;) Feliz año!
Trajano, ummm, qué buena idea; aunque me han regalado-dejado la trilogía de Cicerón de Harris.
Saludos,

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…