Ir al contenido principal

Las cosas de la vida

En estos tiempos que corren se hace más necesario que nunca mirar la botella medio llena y encajar con deportividad los traspiés de la vida. No, no voy a ponerme trascendente, no os preocupéis; va a ser una reflexión ligera, bien humorada, o eso pretendo.

Veamos, ayer mismo mi peña de baloncesto reinició la temporada; llevo parete importante del verano entrenando para coger a mis compinches desprevenidos y destacar mientras se sacuden la modorra vacacional. Pues nada, me sale un partido horroroso, uno de esos para olvidar: al final logro encestar UNA sola canasta, de esas al tablero, amarrando, con más miedo que vergüenza, y gracias.

Así que me refugio en pensamientos positivos mientras transcurre la semana, en espera de que un nuevo partido me de la oportunidad de resarcirme. Por ejemplo, hace unos post conté que era mi cumpleños. Me prometieron una sorpresa, y fue verdad, me invitaron a un aperitivo a base de una cerveza artesanal local que andaba tiempo con ganas de probar: ni más ni menos que Mammooth, 33 cl. por botella de pale ale cuatro maltas doblemente fermentadas, elaborada con la magnífica agua de El Padul, lugar donde se han encontrado restos del mamut que le da nombre. Un placer y más en tan genial compañía.

Pero claro, de esto han pasado los días, y siguen pasando; y sigue sin llover, la crisis se hace tan pertinaz como la sequía, el lunes más reciente fue ¡TAN LUNES!..., que me asomé a la ventana de mi despacho a respirar aire fresco contemplando la colina roja; pero antes de ascender, mi abatida vista se arrastró por la barandilla, el muro y el suelo, trepó por el primer asidero que encontró para elevarse y... ¡Oh! ¡ME AMA!

Ahora, cada vez que lo necesito, me levanto, saco la cabeza y miro hacia abajo, a esa columna que me sostiene, me anima, y regreso al tajo renovado, como volveré a la cancha la semana que viene.
Todos tenemos quien nos ama.
Tú también.
Yo también.
Gracias.

Mostrar a tus contactos de XING

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…