Ir al contenido principal

100 años de Hergé

Hoy cumpliría 100 años Georges Remi, Hergé, el "padre" de Tintín y de toda la galería de entrañables personajes que le acompañan en sus aventuras (su perro Milú, su gran amigo el Capitán Haddock, el profesor Tornasol, los policías Hernández y Fernández, etc., etc.).
Va con esta entrada mi más rendido homenaje como entusiasta lector que fui, que soy y que siempre seré.


Gracias Tintín, gracias Hergé.

Comentarios

Alejandro ha dicho que…
Que grande Hergé...cuanto he oido y leido sobre este hombre y sobre su personaje al recibir una educación medio francesa... un cómic que n dejó indiferente a nadie y esperemos que siga siendo asi durante muchas generaciones...
http://lamusipolitologia.blogspot.com
cambiaelmundo ha dicho que…
Me sorprende un poco que te guste Tintín, por ser tú tan joven; aunque la verdad es que los que más me gustan son los más antiguos, casi todos son anteriores a mi venida a este mundo y también en mi pandilla circulaban de mano en mano los de Marvel: quizá por eso se demuestra que son clásicos.
oktomanota ha dicho que…
lo divertidos que son los dos, tanto el tintin como el milu
Miblog. Ángel ha dicho que…
En mi casa tenemos Tintín y Asterix, mis preferencias pora este último
cambiaelmundo ha dicho que…
También en la mía coleccionábamos sobre todo Asterix, Tintín lo cogíamos prestado en casa de unos primos: era como un peldaño más hacia la madurez.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …