Ir al contenido principal

Si no existiera la tele

Dedicado (con el debido respeto) a aquellos que comen o cenan (o ambas cosas) con la televisión encendida.....

Recibido de Foro Familia Granada.

Qué pasaría si no existiera la tele

Ayer en casa se nos estropeó la televisión y se la han llevado a arreglar... Y por la noche, en la cena, me di cuenta de que estábamos todos en silencio mirando el hueco donde antes estaba la tele. Vamos, que para salir del paso me tuve que sentar encima del mueble y entretener a la familia:
- ¿Dónde está la sal? A: en la alacena. B: En el armario... ¿Marcamos armario?
- ¡Síííííí!

En ese momento me puse a pensar qué pasaría si no existiese la televisión. ¡Sería el caos! Para empezar, ¿cómo decoraríamos el salón? ¿Tendríamos que volver a poner aquel cuadro del ciervo al que un perro le muerde el cuello? Y, ¿dónde pondríamos los toreros y las bailaoras? ¿Encima del microondas?

¿Se lo imaginan? Sería horrible. Y tu única forma de hacer zapping sería: "Miro a mi padre, miro a mi madre, miro a mi padre, miro a mi madre... Y cuando me canso, miro al ciervo."

Lee el artículo completo


Y no sabríamos de qué hablar. Ahora, en el trabajo, decimos:
- ¿Viste ayer Crónicas Marcianas?
- No, estuve viendo el Plus.

Si no hubiera televisión llegaríamos por la mañana a trabajar y diríamos:
- ¿Viste ayer... el ciervo?
- Pues no, estuve viendo a mi padre.

Y la distribución de los salones sería distinta, los sillones estarían puestos en redondo para poder hablar y verse las caras... No como ahora, que las parejas siempre hablan de lado, como los egipcios. ¿Se han fijado? En la cama hablan de lado, en el coche hablan de lado y viendo la tele también, de lado. Si no hubiera tele, al verse de frente más de una pareja se llevaría una sorpresa:
- Oye, Mariló... ¡Si tú eres bizca!
- Pues anda que tú, que tienes unos agujeros de la nariz que te asomas y se te ve la próstata.

Si no hubiese televisión sería un desastre. Y eso que no hay nada en el mundo que tenga más enemigos que la tele. Por ejemplo, decimos que la tele tiene la culpa de que seamos unos incultos. De eso nada, la tele da mucha cultura. ¿Quién conocería Móstoles si no fuera por lo de las empanadillas? ¿Quién sabría lo que es la arielita? ¿Y el ziritione? ¿Y quién sabría que en caso de úlcera gastroduodenal hay que consultar con el farmacéutico?

La tele da mucha cultura, porque si no fuese por ella nadie conocería animales exóticos como el lirón careto o Los Mosqueperros... Y tampoco sabríamos que el ñu es el animal más desgraciado de la selva; que cuando no se lo come un cocodrilo, lo agarra un león, o se rompe una pata y lo abandona la manada... Si no hubiera tele pensaríamos que el animal más desgraciado del mundo es el ciervo.

Y no sólo eso. Gracias a la tele sabemos idiomas, por ejemplo sabemos que yogur, en griego, se dice joroñiak ke joroñiak. Y gracias a Eurovisión sabemos que Abanibí Aboebé quiere decir "te quiero amor". Y podemos tener conversaciones de lo más cosmopolitas:
- Abanibí, ¿quieres algo de postre?
- Sí, Aboebé, me apetecería un joroñiak ke joroñiak de frutas del bosque.

Y no sólo aprendemos idiomas extranjeros. También aprendemos un idioma nuevo, el idioma de la tele... Si no hubiera televisión, cuando alguien dijera "Leche, cacao, avellanas y azúcar..." le responderíamos: "¡Po-tin-gue!" Y si le dijésemos a alguien sin venir a cuento: "Susanita tiene un ratón..." nos diría "pues que le eche matarratas" "un ratón chiquitín..." "Pues será un hámster" "...que come chocolate y turrón..." "Oye, ¿tú estás gilipollas?" "...y bolitas de anís..." "¿Anís? Tú sí que has bebido anís... ¡del Mono!"

Otra cosa de la que se acusa a la televisión es de fomentar la violencia. Aquí tengo que reconocer que un poquito... sí. Tú estás viendo una película y te vas quedando sopa, te vas quedando sopa... Y de repente "Chan, chan, chaaaaan... ¡¡¡Prolongue la vida de su lavadora con Calgón!!!" ¡La publicidad...! ¡Y, oye, te cabreas...! ¡Con razón! Pero si no existiese la televisión, ¿qué pasaría? Que nos quedaríamos dormidos
mirando la lavadora... y diciendo: "Desde luego qué programas más malos ponen en la lavadora... cada día está peor..." Y además se estropearía cada dos por tres, como no conoceríamos el Calgón... Y, claro, te cabrearías y diríamos que las lavadoras incitan a la violencia.

Y, por último, se dice que la televisión está llena de sexo... Total, porque en muchos programas sale una folclórica que va con un cubano que tiene un hermano gemelo que se ha liado con una que copuló seis veces en una noche con un guardia civil, que a su vez fue yerno de un torero que se casó con una tonadillera que tuvo una hija con un boxeador que después se casó con una peluquera que le lava la cabeza a una con seis dedos, que todo el mundo pensaba que era un tío y que empezó a cantar con uno que iba de rodillas y otro que lleva peluca...

¡Desde luego es que somos exagerados...! Porque esto ¿qué es? A: Sexo o B: geometría o C: tauromaquia o D: zoofilia. Les recuerdo que pueden utilizar el comodín del público.

Y piensen que todo esto no hubiera pasado si no existiese la televisión.....

Comentarios

Marta Salazar ha dicho que…
yo no tengo tele en casa, desde hace muchísimo tiempo; cuando vivía con mis papás y aún había tele, casi no veía... No hace falta! De verdad y estoy super al día en todo, o más, que quienes se lo pasan viendo la tele todo el día! Se los recomiendo!
cambiaelmundo ha dicho que…
Es una opción con muchas posibilidades, desde luego; pero la tele tiene muchas cosas buenas, y más que podría tener. Como siempre, el problema está en cómo el hombre usa su libertad, y a veces lo hace bastante estúpidamente.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…