Ir al contenido principal

Si no existiera la tele

Dedicado (con el debido respeto) a aquellos que comen o cenan (o ambas cosas) con la televisión encendida.....

Recibido de Foro Familia Granada.

Qué pasaría si no existiera la tele

Ayer en casa se nos estropeó la televisión y se la han llevado a arreglar... Y por la noche, en la cena, me di cuenta de que estábamos todos en silencio mirando el hueco donde antes estaba la tele. Vamos, que para salir del paso me tuve que sentar encima del mueble y entretener a la familia:
- ¿Dónde está la sal? A: en la alacena. B: En el armario... ¿Marcamos armario?
- ¡Síííííí!

En ese momento me puse a pensar qué pasaría si no existiese la televisión. ¡Sería el caos! Para empezar, ¿cómo decoraríamos el salón? ¿Tendríamos que volver a poner aquel cuadro del ciervo al que un perro le muerde el cuello? Y, ¿dónde pondríamos los toreros y las bailaoras? ¿Encima del microondas?

¿Se lo imaginan? Sería horrible. Y tu única forma de hacer zapping sería: "Miro a mi padre, miro a mi madre, miro a mi padre, miro a mi madre... Y cuando me canso, miro al ciervo."

Lee el artículo completo


Y no sabríamos de qué hablar. Ahora, en el trabajo, decimos:
- ¿Viste ayer Crónicas Marcianas?
- No, estuve viendo el Plus.

Si no hubiera televisión llegaríamos por la mañana a trabajar y diríamos:
- ¿Viste ayer... el ciervo?
- Pues no, estuve viendo a mi padre.

Y la distribución de los salones sería distinta, los sillones estarían puestos en redondo para poder hablar y verse las caras... No como ahora, que las parejas siempre hablan de lado, como los egipcios. ¿Se han fijado? En la cama hablan de lado, en el coche hablan de lado y viendo la tele también, de lado. Si no hubiera tele, al verse de frente más de una pareja se llevaría una sorpresa:
- Oye, Mariló... ¡Si tú eres bizca!
- Pues anda que tú, que tienes unos agujeros de la nariz que te asomas y se te ve la próstata.

Si no hubiese televisión sería un desastre. Y eso que no hay nada en el mundo que tenga más enemigos que la tele. Por ejemplo, decimos que la tele tiene la culpa de que seamos unos incultos. De eso nada, la tele da mucha cultura. ¿Quién conocería Móstoles si no fuera por lo de las empanadillas? ¿Quién sabría lo que es la arielita? ¿Y el ziritione? ¿Y quién sabría que en caso de úlcera gastroduodenal hay que consultar con el farmacéutico?

La tele da mucha cultura, porque si no fuese por ella nadie conocería animales exóticos como el lirón careto o Los Mosqueperros... Y tampoco sabríamos que el ñu es el animal más desgraciado de la selva; que cuando no se lo come un cocodrilo, lo agarra un león, o se rompe una pata y lo abandona la manada... Si no hubiera tele pensaríamos que el animal más desgraciado del mundo es el ciervo.

Y no sólo eso. Gracias a la tele sabemos idiomas, por ejemplo sabemos que yogur, en griego, se dice joroñiak ke joroñiak. Y gracias a Eurovisión sabemos que Abanibí Aboebé quiere decir "te quiero amor". Y podemos tener conversaciones de lo más cosmopolitas:
- Abanibí, ¿quieres algo de postre?
- Sí, Aboebé, me apetecería un joroñiak ke joroñiak de frutas del bosque.

Y no sólo aprendemos idiomas extranjeros. También aprendemos un idioma nuevo, el idioma de la tele... Si no hubiera televisión, cuando alguien dijera "Leche, cacao, avellanas y azúcar..." le responderíamos: "¡Po-tin-gue!" Y si le dijésemos a alguien sin venir a cuento: "Susanita tiene un ratón..." nos diría "pues que le eche matarratas" "un ratón chiquitín..." "Pues será un hámster" "...que come chocolate y turrón..." "Oye, ¿tú estás gilipollas?" "...y bolitas de anís..." "¿Anís? Tú sí que has bebido anís... ¡del Mono!"

Otra cosa de la que se acusa a la televisión es de fomentar la violencia. Aquí tengo que reconocer que un poquito... sí. Tú estás viendo una película y te vas quedando sopa, te vas quedando sopa... Y de repente "Chan, chan, chaaaaan... ¡¡¡Prolongue la vida de su lavadora con Calgón!!!" ¡La publicidad...! ¡Y, oye, te cabreas...! ¡Con razón! Pero si no existiese la televisión, ¿qué pasaría? Que nos quedaríamos dormidos
mirando la lavadora... y diciendo: "Desde luego qué programas más malos ponen en la lavadora... cada día está peor..." Y además se estropearía cada dos por tres, como no conoceríamos el Calgón... Y, claro, te cabrearías y diríamos que las lavadoras incitan a la violencia.

Y, por último, se dice que la televisión está llena de sexo... Total, porque en muchos programas sale una folclórica que va con un cubano que tiene un hermano gemelo que se ha liado con una que copuló seis veces en una noche con un guardia civil, que a su vez fue yerno de un torero que se casó con una tonadillera que tuvo una hija con un boxeador que después se casó con una peluquera que le lava la cabeza a una con seis dedos, que todo el mundo pensaba que era un tío y que empezó a cantar con uno que iba de rodillas y otro que lleva peluca...

¡Desde luego es que somos exagerados...! Porque esto ¿qué es? A: Sexo o B: geometría o C: tauromaquia o D: zoofilia. Les recuerdo que pueden utilizar el comodín del público.

Y piensen que todo esto no hubiera pasado si no existiese la televisión.....

Comentarios

Marta Salazar ha dicho que…
yo no tengo tele en casa, desde hace muchísimo tiempo; cuando vivía con mis papás y aún había tele, casi no veía... No hace falta! De verdad y estoy super al día en todo, o más, que quienes se lo pasan viendo la tele todo el día! Se los recomiendo!
cambiaelmundo ha dicho que…
Es una opción con muchas posibilidades, desde luego; pero la tele tiene muchas cosas buenas, y más que podría tener. Como siempre, el problema está en cómo el hombre usa su libertad, y a veces lo hace bastante estúpidamente.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…