Ir al contenido principal

La aventura más moderna

Ya sé, ya sé, ¿otra de DE PRADA? ¿Qué queréis, si dice justamente lo que pienso, y lo dice maravillosamente? Que conste que no le conozco...

JUAN MANUEL DE PRADA
ABC, 20 de agosto de 2005

AFIRMABA Chesterton, refutando a quienes sostienen que la religión católica abruma y aflige a los hombres, que los únicos países de Europa en los que todavía se canta y se baila son aquellos donde aún es fuerte la influencia de la Iglesia de Roma. «La doctrina y la disciplina católicas son muros, si se quiere -escribía en Ortodoxia-; pero son muros de un teatro de regocijos». Y, a continuación, esbozaba una alegoría de plena vigencia: «Imaginémonos que un corro de niños juega sobre la florida cumbre de una isla eminente: mientras haya un muro que cerque la cumbre, pueden entregarse a sus locos juegos y poblar el sitio de rumores. Supongamos ahora que el muro se derrumba, dejando a la vista los precipicios: los niños no caen necesariamente; pero cuando, poco después, venimos a buscarlos, los hallamos amontonados en el vértice de la isla cónica, mudos de horror. Ya no se les oye cantar». Esa imagen de unos niños asomados a un abismo de angustias que nos proponía Chesterton representa como ninguna al hombre contemporáneo, más concretamente al hombre occidental. Ha derribado los muros que cimentaban su existencia, creyendo que así accedería a una forma de vida más libre; pero, en su lugar, se ha topado con ese indescifrable malestar que nos corroe cuando nos hallamos a la intemperie, sin vínculos ni asideros que nos ayuden a combatir ese hastío metafísico que empieza a ser el principal signo de identidad de los países prósperos, ensimismados en su bienestar.

Hay quienes sostienen que el cristianismo encarna una mentalidad premoderna, atrasada, que nos devuelve a las eras de oscuridad. Si la gente, en lugar de leer las majaderías que escriben los «modernos», se dedicara a leer un poco a los maestros, descubriría que el cristianismo fue la luz que impidió que Europa se extinguiese, como antes se extinguieron Asiria o Babilonia. En una época de decadencia y acabamiento como la nuestra, el pensamiento cristiano vuelve a erigirse en muro de salvación que nos abriga de la intemperie. Frente al inventario caótico de dulces incertidumbres con que nos anestesia el relativismo, frente a esa convicción cada día más extendida según la cual el hombre se convierte en un ser desvinculado (de Dios, de la moral, de la Historia), el cristianismo nos enseña que no estamos necesariamente condenados a vivir en un mundo fragmentario, ininteligible, sin vínculos con el pasado. El humanismo cristiano muestra una forma diversa y más exigente de ser moderno, una nueva «vinculación» con la realidad -revitalizada por el encuentro con Cristo- que restituye al hombre su genealogía espiritual.

Intentar comprender la realidad sin contar con la trascendencia, como pretende el relativismo, es un despropósito. La historia humana, a la postre, se resume en la búsqueda afanosa de Dios; todo lo demás es cronología y tedio. Una época como la nuestra, que se pavonea de haber desterrado la trascendencia, es como una casa sin ventilación: quizá vista desde fuera, su fachada resulte muy lustrosa e incitante; pero en su interior se retuercen las serpientes de la asfixia. Los muros del cristianismo quizá parezcan ásperos, inexpugnables en su grosor milenario; pero son muros, como nos enseñaba Chesterton, de un teatro de regocijos. La aventura de la ortodoxia cristiana es una magnífica alternativa al hastío metafísico que el relativismo nos vende como marchamo de modernidad (cuando en realidad es síntoma de rigor mortis); y se trata, además, de la única aventura moderna que aún podemos vivir en una Europa marchita, vetusta, podrida, decrépita, fiambre.

Esos chicos que se han reunido en Colonia, en torno a un hombre vestido de blanco, encarnan la esperanza de una resurrección.

Comentarios

Hispanicus ha dicho que…
yo tambien coincido la mayoria de las veces con de Prada, a veces lo veo un pelin pedante, pero se le perdona.
Esta vez, como no podia ser menos da en la diana, espero que la gente le lea, cuantos mas mejor.

Saludos
cambiaelmundo ha dicho que…
Sí, además, me parece una excelente forma de conocer de forma actualizada al gran "monstruo" de Chesterton.
Hispanicus ha dicho que…
Pues para ser sincero, yo no lo conocia, buscare cosas suyas en internet, siempre se aprende algo...
warrior ha dicho que…
Hola, llego hasta aquí vía Caraacara, el blog católico más espumoso y la verdad me he quedado a cuatro patas al ver tu blog. Me ha gustado aunque en vista de que me ha dado la impresión de que acabas de empezar me gustaría hacerte una sana recriminación: los post son muy largos, no forma parte de la cultura bloguera actual meter semejantes tochos, es mejor linkar los bloques en vez de ponerlos.
Mi blog Asivaelpais no es ejemplo de nada y crece de la antiguedad necesaria para ejercer de gurú pero me he sentido en la necesidad de hacerte esta sugerencia con mi mejor intención.
Legionarius ha dicho que…
A los hombrese desde sus comienzos siempre le hizo falta creer en algo superior, y ese "algo" para mi es Dios tal como todos los conocemos. Algo bueno que nos ayuda a superar el día a día, alguien en el que encontramos apoyo siempre.
No se puede negar la realidad, y Dios es la realidad. Todos esos jovenes, y no tan jovenes, en Colonia lo demuestran.

Un saludo
cambiaelmundo ha dicho que…
Es una gozada encontrar gente como vosotros; pero también un peligroso adictivo...
Para Hispanicus: te recomiendo también C.S. Lewis (que no era católico; aunque casi).

Un saludo para warrior, si eres amigo de caraacara, bienvenido. Y gracias por tus consejos: tienes toda la razón, mi blog no es el típico blog, ya lo sé, hacerlo mejor lleva un tiempo (o requiere una paciencia y/o unos conocimientos) que a veces no tengo. Por otra parte, a veces pienso que si pones el texto sin que haya que abrir otra ventanita... Pero estoy dispuesto a aprender; he visto tu bitácora y me ha gustado una barbaridad, por el contenido... y las fotos (¡vaya fotos, tío!).

Para Legionarius: Es tal y como dices, ni más ni menos. Creo que es mi admirado Chesterton quien viene a decir que los hombres, cuando dejan de creer en la verdad, empiezan a creer en cualquier tontería. Una encuesta reciente asegura que los que creen en horóscopos y cosas por el estilo son, mayoritariamente, gente con estudios: ¡TOMA!
Salu2

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…