Ir al contenido principal

¿QUÉ HACEMOS CON PAPÁ?

REVISTA FRONDA, VERANO A.D. 2005
¿QUÉ HACEMOS CON PAPÁ?
O el drama de la eutanasia

De Tomás Trigo

Drama breve en un acto (para dar que pensar)

Antonio es un anciano de 80 años. Yace moribundo en un hospital de un país en el que está legalizada la eutanasia. Los analgésicos han conseguido reducirle los dolores de su enfermedad. Los médicos prevén que puede morir dentro de una semana... o tal vez de tres meses. Su mujer, Ana, y sus cuatro hijos, Eduardo, Isabel, Begoña y Daniel, acaban de visitarlo.

Sala de estar de la casa de Antonio y Ana. Puerta entreabierta en el foro. En un extremo, una mesa de despacho con un teléfono. Es de noche. En escena, los cuatro hijos.

Eduardo: Bueno, creo que ha llegado el momento de plantearnos seria¬mente qué hacemos con papá...
Isabel: Tienes razón. A mí me da muchísima pena verlo así. Apenas puede hablar. Y los dolores, a veces, son bastante fuertes... Es una situación absurda.
Eduardo: Es casi un vegetal.
Isabel: Si todavía fuese un vegetal... Pero siente el dolor. Debe ser duro estar en su lugar. Y creo que nuestro deber como hijos es ahorrarle ese sufrimiento...
Begoña: Supongo que no estaréis pensando...
Eduardo: ...en la eutanasia. Sí, ¿por qué no? A mí me parece la mejor solución.
Begoña: ¡Ni hablar!
Daniel: (Dirigiéndose a Begoña en tono burlón) "¡Ni hablar! ¡Ni hablar!" ¿Qué pasa? ¿No nos está permitido hablar del tema? A mí me parece lógico que discutamos el asunto. Al fin y al cabo, estamos pensando en el bien del viejo.
Isabel: Por supuesto. Se trata de su bien. Estar como está él es una lástima. A mí me da mucha pena, no soporto verlo así... Creo que le haríamos un gran bien ayudándole a morir dignamente. Claro que, por otra parte, es una decisión difícil...
Begoña: Ayudarle a morir dignamente... Hablemos claro: se trata de si debemos matar a nuestro padre. Eso sí, por compasión... Un tierno sentimiento justifica un crimen.
Isabel: (Escandalizada) ¡Pero, ¿qué dices?!
Eduardo: No seas bruta, Begoña. No consiento que digas eso. Nadie está pensando en matar. ¿O es que somos una panda de asesinos? Somos personas normales. Todos tenemos nuestra carrera universitaria y un trabajo digno en la sociedad. A veces hablas sin pensar y no te das cuenta de que puedes herir a los demás. Estamos hablando de ayudar a morir a nuestro padre y de evitar que sufra innecesariamente.

Begoña: Eso es lo curioso. ¿Cómo es que unas personas tan cultas, con estudios universitarios, pueden ser tan ciegas para no ver que eso es una barbaridad? Nosotros no somos dueños de su vida para decidir, como si fuésemos Dios, si se la quitamos o se la dejamos.
Daniel: ¡Mira ésta! Pues claro que no somos dueños de su vida, tía. El dueño es él. Se trataría de preguntarle a él qué le parece. Si él quiere, no veo ningún problema para hacerlo.
Eduardo: Por supuesto. Tendríamos que hablar con él y preguntarle.
Begoña: ¡Vaya panorama a la hora de la muerte!: ¡Tus hijos preguntándote si te parece bien que te quitemos la vida, papá, porque, ¿sabes?, papá, en el fondo nos molestas! Es para morirse del susto y de pena...
Isabel: (Irritada) No, papá no nos molesta. No se trata de eso. Se trata de que no sufra. Se trata de eliminar sus molestias. Si tú estuvieras en su lugar, no sé que harías. Es muy fácil hablar cuando uno está perfectamente sano, pero cuando estás sufriendo y no sabes cuánto tiempo te queda porque puedes pasar así días y días... Dime, ¿de qué le sirve a papá estar así? No tiene ningún sentido sufrir para nada.
Eduardo: (Conciliador) Lo que pasa es que Begoña-lo sabemos todos muy bien, y lo comprendemos-, tiene ciertos prejuicios religiosos. No, no te molestes, Begoña. Yo también los tuve y sé lo que es eso. Pero, en fin, ahora me he liberado de esas cosas y veo la vida de modo más objetivo. Tú has seguido con tus prácticas religiosas y con las ideas que te inculcaron en el colegio de monjas. Y por eso te parece que la eutanasia es un pecado mortal contra el quinto mandamiento, etc., etc. Amén.
Daniel: Pero no tiene ningún derecho a imponernos sus creencias a los demás.
Begoña: Tus creencias... Habláis de mis creencias como si fueran prejuicios o supersticiones. Yo no rechazo la eutanasia basada en creencias ni en prejuicios, ni mucho menos en supersticiones. Es una cuestión elemental de justicia y de humanidad. No tenemos ningún derecho a suprimir la vida de nuestro padre. Tampoco se trata de alargarle la vida poniendo todo tipo de medios. Lo que tenemos que hacer es poner los medios médicos normales, tratar de reducirle sus sufrimientos, y acompañarle todo lo que podamos para que vea el cariño que le tenemos.

Isabel: (Dirigiéndose a Begoña) Aunque le den calmantes para el dolor, siempre sufrirá al verse así, inútil, sin poder hacer nada. Y a mí me parece que eso es injusto. Dejar que siga sufriendo inútilmente es injusto.
Eduardo: Además, Begoña, lo justo y lo injusto lo dicen los códigos de derecho. Y como sabes, desde hace dos años, es perfectamente justo en este país recurrir a la eutanasia en ciertas situaciones...
Begoña: Puede ser legal, pero no es justo.
Daniel: Ya empezamos con distinciones escolásticas...
Eduardo: Begoña, se trata de una ley democrática. Ha sido votada por mayoría en el Parlamento.
Begoña: No deja de ser una injusticia aunque todo el mundo vote a favor. La justicia en este asunto no depende del número de votos.
Daniel: (Se levanta y habla gesticulando y haciendo aspavientos) La justicia es lo que piensas tú, ¿no? Los demás estamos equivocados, somos unos pecadores desgraciados, estamos hundidos en las tinieblas del error. Pero ahora vienes tú y nos enseñas a todos la verdad que permanecía oculta a nuestros ojos... Vives en las nubes, hermana. Y además eres bastante fanática. Te encierras en tus ideas y no hay quién te saque de ahí. Y lo peor es que quieres que todos pasemos por el mismo aro. Bien, pues piensa lo que quieras, pero los demás también tenemos derecho a pensar como nos dé la gana.
Isabel: Eres poco humilde, Begoña. Los demás siempre estamos equivocados. Eres tú la que siempre tiene razón. Deberías desconfiar un poco más de tus propias convicciones...
Eduardo: Mira, Begoña, piensa un poco. ¿No te parece que es una injusticia dejar asía nuestro padre, con esos dolores, sólo porque no estás dispuesta a ceder en tus ideas, o por no querer que la conciencia te remuerda?
Isabel: Eso sí que me parece egoísmo...
Begoña: Me parece muy interesante vuestro planteamiento. Yo defiendo la vida de mi padre porque soy mala, orgullosa, dictatorial, fanática, religiosa y egoísta. Vosotros, en cambio, queréis matarlo porque sois buenos, humildes, cariñosos y, además, democráticos.
Daniel: (Dándola por imposible) Bueno, yo creo que está claro. Somos tres contra uno. Propongo que uno de nosotros-tal vez tú, Eduardo, que eres el mayor- le pregunte a papá si quiere que le ayudemos a morir de un modo digno y no como un perro.
Isabel: Bueno, falta mamá. Habría que contar con ella.
Daniel: Mamá ya sabemos lo que va a decir. Dirá que no, como Begoña. Son de la misma cuerda. Pero aun así, somos mayoría.
Eduardo: Sí, será mejor no decirle nada. No es necesario que se entere. Ya sabéis que es una mujer muy chapada a la antigua y es capaz de poner el grito en el cielo.
Begoña: Mamá debe enterarse de vuestro propósito. Se trata de su marido.
Daniel: ¡Ya estamos! ¡Eres insoportable! ¿Por qué no nos dejas en paz? Estás empeñada en salirte con la tuya. (Amenazante) Bien, pues si te sales con la tuya, te advierto que serás tú la que va a estar día y noche con él hasta que se muera. Porque yo no pienso fastidiarme el verano quedándome aquí, ¿me oyes?
Begoña: ¡Ah! Se trata del verano...
Daniel: Sí, se trata del verano. Yo soy sincero y digo lo que siento. No pienso fastidiarme el verano por culpa del viejo.
Begoña: Bien, pues por eso no te preocupes. Yo puedo encargarme de cuidarlo.
Isabel: Claro, ¡la santa de la casa! Nosotros somos los hijos egoístas que queremos ver muerto a nuestro padre cuanto antes para poder disfrutar de la playa. ¡A veces resultas odiosa! Yo también estoy dispuesta a turnarme para atenderlo. Si Daniel se quiere ir, que se vaya. Lo que quiero decir es que nuestra intención no es quitarnos un peso de encima. Nuestra intención es evitar que nuestro pobre padre sufra más.
Begoña: Tu intención es muy buena, Isabel, pero eso no justifica darle muerte.
Isabel: Si la intención es buena, ¿qué importa la manera de conseguirlo?
Begoña: importa mucho. Nunca se puede hacer un mal para conseguir un bien.
Eduardo: La manera de conseguirlo es perfectamente legal.
Begoña: Hace cinco años no lo era.
Eduardo: Claro, pero los tiempos cambian, y la moral también cambia. No puedes quedarte anquilosada en las ideas de hace años. Tienes que estar con los tiempos.
Begoña: Matar a una persona inocente será siempre inmoral, ahora y dentro de mil años.

(Suena el teléfono. Eduardo se levanta y toma el auricular)

Eduardo: Sí, sí, es aquí. (Aparte, a sus hermanos: Es una enfermera del hospital). Sí, dígame. Soy el hijo mayor de Antonio. Sí, ¿un sobre, ha dicho? Bien, gracias, muchas gracias. (Cuelga) Dice que papá le ha dicho que nos llamara. Hay un sobre en el cajón de su mesa y quiere que lo abramos.
Isabel: ¿Un sobre? ¡Qué cosa más rara!

(Eduardo se dirige a la mesa de despacho que está en un extremo de la sala de estar. Abre el cajón y saca un sobre)

Eduardo: Está a mi nombre.
Daniel: Pues ábrelo.
Eduardo: (Abre el sobre y extrae un papel. Lo lee en silencio). Creo que todo el problema está resuelto. Es una petición formal dirigida a mamá y a nosotros para que le apliquemos la eutanasia.
Daniel: Bueno, se acabó el rollo.
Begoña: No se acabó el rollo. Ese papel no nos da derecho a matarle.
Isabel: Hija, por favor. Sigues hablando como si estuviésemos tramando un asesinato. En todo caso sería un suicidio justificado, dada la situación en la que se encuentra. Es él el que quiere morir. Se trata de su última voluntad.
Begoña: Pues no podemos cumplir su voluntad. Yo hablaré con él y trataré de explicarle el sentido que tienen sus sufrimientos, y estoy segura de que aceptará su situación y morirá en paz cuando Dios quiera.
Eduardo: Begoña, él está en su derecho. Es su vida, no la tuya. Es dueño de hacer con su vida lo que le parezca. Este papel lo escribió libremente y estando en plenitud de facultades. Es su voluntad claramente expresada. ¿Quiénes somos nosotros para oponernos a su voluntad?
Begoña: Si uno de vosotros intentara suicidarse, los demás se lo impediríamos, aunque fuese utilizando la fuerza...
Daniel: (Ironizando) ¡La heroína católica, Begoña de Arco, salva a su hermano de un intento de suicidio! Su hermano Daniel, un joven angustiado por la vida, se lanzó al río. Ella, en un alarde de audacia y valor, se lanzó detrás. Él quería ahogarse. Pero ella se lo impidió, para lo cual, entre los aplausos de los asistentes, le arreó un fuerte puñetazo que le hizo perder el sentido...
Eduardo: ¡Basta, Daniel! Esto no es una broma.

(Entra Ana, la esposa de Antonio y madre de los cuatro, que ha escuchado su conversación detrás de la puerta. Trae una carta en la mano).

Ana: (Sonriendo cándidamente, como si no hubiese escuchado la conversación de sus hijos) ¡Ah, perdonad que os interrumpa...! Es que ahora que estáis aquí los cuatro creo que puede ser el momento para leeros esto.
Eduardo: ¿De qué se trata, mamá?
Ana: No sé si os acordáis de vuestro tío Carlos, el que está en los Estados Unidos...
Eduardo: Sí, claro, ¿cómo no nos vamos a acordar?
Ana: El pobre está muy mal. Los médicos le dan tres meses de vida. Tiene un cáncer incurable. Me lo cuenta todo en esta carta, que recibí hace una semana. Entre otras cosas me dice que deja toda su herencia a vuestro padre. Debe ser una gran fortuna... Como sabéis, el pobre no ha tenido hijos, y su mujer murió hace años. Es una gran suerte para vosotros, hijos míos, porque de vuestro padre pasará a vosotros, claro. Lo único que me advierte es (¡qué tontería!) que vuestro padre heredará si le sobrevive. ¿Comprendéis, hijos? (Como si lo estuviese explicando a unos niños pequeños) Si le sobrevive. Es decir, si cuando muera vuestro tío Carlos, vuestro padre todavía está vivo, hereda. En caso contrario, deja toda su herencia para causas benéficas. Esperemos que vuestro tío muera antes que vuestro padre, porque si no me parece que os quedaréis sin nada...
Daniel: Eso sí que es una buena noticia...
Ana: Sí, pero a mí me surge una pequeña duda, queridos. Más bien diría que estoy en un dilema agobiante. Por una parte deseo que vuestro padre tarde en morir, para que vosotros heredéis esa fortuna. Pero, por otra, me da mucha pena su situación tan lastimosa, sus sufrimientos... Y no sé si sería preferible pedir a los médicos que acaben con ellos... Es decir, se trataría de proporcionarle una muerte digna, una muerte feliz... En fin, que estoy en un mar de dudas y no sé qué hacer. Por eso, querría que me dieseis vuestra opinión. ¿Tú qué opinas, Isabel, hija?
Isabel: (Perpleja y nerviosa) No sé, la verdad. Es una situación tan rara... que no sé qué decir.
Ana: ¿No te da pena tu padre?
Isabel: Sí, mucha pena.
Ana: Entonces tú opinas que es mejor...
Isabel: Bueno, no sé...
Ana: Tú también estás tan perpleja como yo, por lo que veo. ¿Y tú, Eduardo, qué piensas tú?
Eduardo: (Igualmente perplejo) No sé, mamá... Esto me coge por sorpresa...
Ana: Sí, realmente esto de las leyes es una cosa muy complicada. Si matamos legalmente a vuestro padre, no podréis heredar legalmente. Es una pena... Y tú, Daniel, ¿tú qué piensas? O tal vez será mejor que no me lo digas, porque eres tan sincero que me vas a decir con toda claridad lo que sientes, no lo que debo hacer. En fin, veo que no me aclaráis mis dudas. De todas formas, si se os ocurre una solución, me llamáis, ¿eh, queridos? Buenas noches y hasta mañana.

(Hace mutis por el foro, sin dejar su cándida sonrisa, mientras cae -demasiado lentamente para algunos- el telón).

Comentarios

fdadfsa ha dicho que…
¡Qué buen post!
Aunque no comparto los motivos, porque pienso que no es preciso ser católico, cristiano, creyente ni nada por el estilo para entender que la eutanasia es una canallada. Creo que con el sentido común es suficiente, porque es cuestión de derecho natural.
Si te digo la verdad, entiendo perfectamente lo "molesta" que puede llegar a ser una persona enferma, porque he cuidado de una todo el tiempo que pude, pero no era sólo una "molestia", era mucho más que eso y creo que es de "eso" otro de lo que los defensores del asesinato impune quieren que nos olvidemos para así justificar su propio egoísmo.
Hispanicus ha dicho que…
Este es el pensamiento, normalmente identificado con los progresistas, de muchas personas que encima monopolizan el sentimiento de justicia, ecologia, politica social, defensa de los derechos humanos etc

"Si me molesta un pariente mio que esta viejo y/o enfermo, la eutanasia y me quito el problema, si me molesta un bebe por que hemos tenido un descuido o la razon que sea, pues aborto y fuera problema, si riño con mi mujer y/o me gusta otra y le soy infiel, pues nos divorciamos y se acabo el problema"

esa es la salida facil y egoista que elige mucha gente, por que solo piensan en ellos mismos.

Puro egoismo
cambiaelmundo ha dicho que…
Para spanien11m:
Estoy totalmente de acuerdo contigo, la fe no es necesaria para darse cuenta de que la eutanasia es consecuencia y causa de dehumanización; y esta tesis es la que prefiero tener en cuenta al enfocar la defensa de la dignidad humana. SIN EMBARGO, pienso que la fe ayuda a acertar, y mucho, y más en días como los de hoy, tan confusos. Por eso pienso que es MUY necesaria la enseñanza de la religión católica en la escuela.

Para hispanicus:
Puro egoísmo, tú lo has dicho, y un egoísmo que destruye al prójimo y a uno mismo. A lo bestia el famoso dicho popular: Peor es el remedio que la enfermedad
fdadfsa ha dicho que…
Si, llevas razón con tu puntualización, claro que ayuda.
cambiaelmundo ha dicho que…
Gracias, a veces me pregunto qué pensaría de esto y otras cosas si no creyera lo que creo; esto me ayuda -me parece- a comprender un poco mejor a los que piensan de otra manera, y también, a lamentar tantas buenas intenciones que hacen una labor ímproba y sacrificada por los cuerpos de sus semejantes, olvidándose de sus almas.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…