Ir al contenido principal

Poveda

Por Miguel Aranguren en ALBA, 18 de diciembre 2009

Antes de que la adolescencia nos pida otro tipo de pruebas más amargas, la dulce paternidad trae aparejada un pequeño renuncio cada vez que uno de nuestros pequeños exige, en horas destempladas, el servicio extraordinario de llevarle un poco de agua, de liberar una necesidad fisiológica o de ahuyentar –¡qué se pensarán que somos los padres!- a los monstruos que se han apoderado de la habitación. Cuando gritan mi nombre en las horas quietas de la noche y camino en su auxilio sacudido por las nubes del sueño, me late aquel aforismo evangélico en el que el propio Jesús hace posible que hasta el peor padre ofrezca a los suyos un poco de pan en vez de una serpiente. La paternidad, la maternidad, beben directamente de lo divino para convertir en bueno al hombre y a la mujer que no terminan de serlo.

Hay personas que llevan sobre sus hombros una paternidad universal porque entienden a los demás en todas sus limitaciones. Hay personas que se pasan la vida disipando el humo violeta de los monstruos en los hogares de la gente asustada, en el de los heridos y hasta en el de los que parecen balbucir los últimos estertores. Es el caso de Jesús Poveda, con sus camisas floreadas y sus americanas coloridas. En este sentido, Poveda es un padre festivalero, alegre, que se lleva de farra a la muerte para que deje de perturbar los sueños de los débiles.

Lo recuerdo velando el “mono” de un drogadicto, contándole chistes a una mujer recién viuda, troceando una partida de pollos congelados para los mendigos, reconduciendo la adolescencia rebelde de un huérfano, disfrazando de Rey Mago la Navidad de los descreídos, explicando la dignidad de sus futuros pacientes a los estudiantes de Medicina, abrazando al mismo policía que le había cerrado las esposas y conducido al calabozo por sentarse frente a un matadero abortista, arrancando las carcajadas de Juan Pablo II en un festival universitario, recibiendo con brazos abiertos a una madre arrepentida de haberse dejado engañar por los fanáticos de la muerte y buscando padrinos de bautismo para los niños nacidos gracias a cualquiera de sus “operaciones rescate”.

Aunque el mundo está en deuda con él, Poveda nunca va a cobrársela.

http://www.wikio.es

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…