Ir al contenido principal

Pasar la raya

Artículo de Paco Sánchez, en La Voz de Galicia, el 2 de enero de 2010

El cambio de año es como la raya de tiza que pintan los niños en el suelo para que no pases o para que lo hagas, pero con ciertas condiciones. Una raya de tiza que acaba con el juego o con la primera lluvia. Una raya que no es nada, salvo que uno quiera que sea algo. Esas marcas del tiempo, como explicaba Chesterton, apenas sirven más que para sorprendernos, para avisarnos de que hay una oportunidad disponible por delante en la que aún podemos cambiar y acercarnos a lo que queremos ser. Empecé esta columna de otra manera, recordando cómo éramos hace diez años, casi sin móviles, con faxes, cuando viajar en avión era todavía una actividad placentera y distinguida, cuando vivíamos en el recreo de una bonanza económica que parecía no tener fin. Éramos ingenuos y creídos y ahora nos hemos vuelto pesimistas y negativos. Los diez primeros años del siglo, me parece, se han caracterizado por la falta de líderes y de visión. Nos asustaron con peligros que no eran: el «efecto 2000», ¿recuerdan?, o la gripe A, pero no fuimos capaces de prever los dos grandes desastres globales: la aparición del terrorismo radical islamista y la tremenda crisis económica. Algunos, ni siquiera fueron capaces de reconocer estos fenómenos cuando llegaron. Y por supuesto, tampoco hemos sido capaces de resolverlos. El decenio en el que la ciencia y la técnica tanto avanzaron se caracteriza por la falta de coraje colectivo y por el marujeo: nunca antes habíamos charloteado tanto. Jamás el lenguaje bajo había ocupado con tanto éxito el espacio público. Nos creemos racionalistas y nuestro razonamiento es cada día más sentimental, menos riguroso. Por eso pasamos de la presunción cegadora al pesimismo paralizante.

Pero la raya de tiza permite soñar con un espacio-tiempo por construir, del que aun podemos ser protagonistas en vez de meros observadores que parlotean.

http://www.wikio.es

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
I wish not agree on it. I assume warm-hearted post. Particularly the designation attracted me to review the intact story.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Diálogo y convivencia

¡Que sembréis la paz y la alegría. Que no digáis ninguna palabra molesta para nadie. Que sepáis ir del brazo de los que no piensan como vosotros. Que no maltratéis jamás a nadie. Que seáis hermanos de todas las criaturas!

San Josemaría habló y escribió con mucha frecuencia sobre esta actitud del cristiano. Para con todos. La frase anterior está tomada de una de las tertulias entrañables que tuvieron lugar en Argentina, a mediados de los años 70. Entonces existía una gran tensión social en el país, por eso san Josemaría habló mucho de convivir, disculpar, perdonar, ir de la mano de los que no piensan como nosotros.


Hoy, la situación en muchos países, en nuestras sociedades, en las familias, está frecuentemente lejos de la convivencia pacífica, dialogante y constructiva. Por eso, el mensaje de san Josemaría sigue estando de plena actualidad y nos resulta tan necesario.

Así ha querido ponerlo de manifiesto el VIII Simposio san Josemaría (Jaén, 18 y 19 de noviembre de 2016), encuentro bien…