Ir al contenido principal

Cultura de la vida

Por Miguel Aranguren

Algún día seremos conscientes de lo que la sociedad debe a personas como Benigno Blanco, Jesús Poveda, Ignacio Arsuaga, Esperanza Puente y tantísimos otros ciudadanos que han salido de su anonimato -¡con lo cómodo que es vivir sin que te conozcan!- para luchar por el derecho de los derechos frente al gigante Estado.

Ellos han dejado fama, hacienda y tiempo a favor de una causa por la que mucha gente de bien había claudicado, como si la sociedad no pudiera cambiar. Sin pedir cuentas a nadie, ejercen de conciencia de un país deshumanizado que va a convertir el aborto en un derecho después de permitir a las jóvenes que se emborrachen de abortos del día después gracias a un pildorazo hormonal que dejaría desequilibrado a un elefante. Benigno Blanco advirtió, días antes de la histórica manifestación de Madrid, que todos debemos repasar cómo estamos actuando ante la penetración de los dedos helados de la cultura de la muerte. Acudir en masa a testimoniar que uno está en contra de una ley injusta tiene su mérito, pero es un mérito ligero. Necesitamos rizar el rizo en nuestro compromiso de defender toda vida, por comprometido que pueda resultarnos.

Por tanto, si la mujer que nos ayuda en casa se queda embarazada, deberíamos asegurarle nuestra protección no solo para que no se vea empujada a abortar sino para que pueda criar a su hijo con dignidad.

Lee el artículo completo


Me cuentan de una madre de familia numerosa a la que no le sobran, precisamente, los cuartos y que, sin embargo, costea la guardería del recién nacido de su chica de servicio, dinero que tiene que rascar de las necesidades familiares. Eso es cultura de la vida. Como la de aquellos padres que después del dolor por la noticia del embarazo de su hija adolescente, le ayudan a ser madre y a descubrir un futuro un poco más difícil pero mucho más esperanzador. O la de aquel muchacho que reconoce su responsabilidad en el embarazo inoportuno y tira por el retrete la píldora que le ofrece su madre para que su novia “solucione” el problema.

O la de aquel otro que no tiene pelos en la lengua y habla de las ventajas de vivir en castidad, una práctica que no debe ser una quimera. O la de aquel jubilado que cada mes aparta de su pensión un puñado de euros para el Foro de la Familia. O la de aquel farmacéutico que se niega a los regalos del laboratorio que pretende engatusarle para que dispense la pastilla abortiva. O la del médico y la enfermera que defienden su objeción frente a los sanitarios que han vendido su conciencia. Después de la manifestación, estos son algunos ejemplos de lo que se espera de ti y de mí

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…