Ir al contenido principal

Los padres, !que se callen!

Carta publicada en varios diarios de una madre (Pilar Pérez Rodríguez)

A veces, una tiene la sensación de que es eso lo que nos piden los políticos a las familias con hijos: que nos callemos. Cuando decimos que tener hijos no es como sembrar hongos, que crecen solo con un poco de humedad; cuando les hacemos caer en la cuenta de que somos ciudadanos responsables y que por eso les ayudamos a crecer y les damos de comer y los educamos y cuidamos de ellos, nos piden que nos callemos, que esos son asuntos privados.

Cuando exigimos poder educarlos en la lengua materna, en el colegio que nos parezca mejor, en los mismos valores que en nuestra casa promovemos,... nos amenazan con excluirnos de los presupuestos.

¿No se dan cuenta de que nunca vamos a ceder porque en ello nos va la vida? No tenemos hijos para cambiar las tasas de natalidad, ni para que alguien en el futuro trabaje y pueda seguir manteniendo el sistema de pensiones: tenemos hijos porque libremente así lo hemos decidido y vamos a seguir haciéndolo porque es el don más preciado que hemos recibido de Dios.

En Navarra, ahora están amenazando a los padres con no concertar determinados colegios y algunos se olvidan de que estos padres son tan ciudadanos como los demás y por tanto tienen los mismos derechos que los demás porque sus hijos no son hijos públicos, no son hijos concertados, no son hijos diferenciados, no son hijos estatales, no son hijos privados... y por eso no van a poder ser discriminados.

Esa dinámica de que el dinero público es para unos pocos, administrado arbitrariamente por el político de turno, tiene que acabarse. Esa asfixia continua hacia las familias, con amenazas de zonificaciones, baremos y planificaciones, no esconde lo que hay en el fondo: callar a los padres.

Y a mí eso me resulta "misión imposible" porque considero, como todas las madres, que es parte de nuestra felicidad luchar para encontrar lo que es mejor para nuestros hijos: que puedan ser también libres.

Comentarios

JJ ha dicho que…
Buena carta. Contundente.
Si supieran todas las madres del mundo la fuerza que tienen... si perdieran el miedo a levantar la voz frente a la injusticia de muchos politiquillos de pacotilla que viven instalados en el cómodo sillón del poder, custodiados por los perros del miedo... en fin, que a algunos que yo conozco les entraría el miedo en el cuerpo... Un saludo desde el Café de Redacción!
cambiaelmundo ha dicho que…
Hola, JJ, me alegro de verte por aquí, tuve un cataclismo en mi ordenador (murió el disco duro) y he perdido mis favoritos (aunque no sólo por eso casi no voy de "blogsita").
Tienes razón con lo que dices, los políticos de la cosa educativa se llenan la boca con lo de la participación de los padres en la escuela; pero cuando participan, no les gusta si no es para aplaudirles.
Panda de mendaces.
Anónimo ha dicho que…
Soy la autora de la carta, gracias JJ, me alegro que la definas como contundente esa era la idea: los padres protagonistas.
Un saludo
cambiaelmundo ha dicho que…
Felicidades, Pilar, por la carta, y gracias por pasar por aquí.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…