Ir al contenido principal

Aplaudo la objeción de conciencia

Juan Velarde: “Aplaudo la objeción de conciencia” a EpC

El Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales define los currículos de esas materias como un “conjunto de estupideces y de abominaciones morales e intelectuales”.

REDACCIÓN HO.- La asociación Profesionales por la Ética está recabando la opinión de diversas personalidades sobre las asignaturas de Educación para la Ciudadanía y el derecho de los padres a objetar a las mismas. Hoy ha difundido, a través de un comunicado, las manifestaciones realizadas al respecto por Juan Velarde Fuertes, catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid, quien, además de haber sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales y el Premio Rey Juan Carlos de Economía, es académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y consejero del Tribunal de Cuentas.

PREGUNTA (P): ¿Qué juicio le merece, como intelectual y profesor, que se pretenda adoctrinar a los niños y jóvenes españoles mediante la impartición de Educación para la Ciudadanía?

RESPUESTA (R): La situación de la enseñanza en España es muy preocupante. Como participante en el Foro por la Calidad y la Libertad de la Enseñanza estoy asustado ante los últimos datos facilitados por la OCDE. El fracaso educativo (alumnos que no adquieren el título de ESO), ha aumentado en España del 29, 9 % en 2002 al 31 % en 2007. En cambio, en la UE-19 el fracaso escolar, en el mismo periodo, desciende del 17,1 % al 14′8 %. Esto muestra que debe mejorarse la calidad de la enseñanza, sin esto es inútil hablar de la competitividad industrial porque (con estos datos) toda la vida económica tendrá los pies de barro. El añadir las asignaturas de Ciudadanía no añade nada a la formación fundamental y obliga a dedicarle horas de la etapa escolar. Además, el contenido de Ciudadanía rompe los fundamentos básicos de la cultura occidental cristiana, sin la que es imposible encontrar bases adecuadas para la convivencia en nuestra nación. Además, las asignaturas de Ciudadanía invaden, de manera coactiva, el terreno sagrado de la libertad de los padres, reconocido, por ejemplo, en el artículo 27.3 de la Constitución (que garantiza a los padres el derecho a la formación de sus hijos según sus convicciones).

P: Como catedrático de Economía, ¿qué juicio le merecen los contenidos económicos de Ciudadanía?

R: Constituyen una amalgama de aberraciones y de basura económica incalificables. Va a aparecer próximamente una crítica durísima de estos contenidos en una publicación sobre bibliografía económica en una revista de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Su lectura abruma. Habrá que hacer publicidad de las auténticas atrocidades científicas en las que abundan estos textos.

P: ¿Qué juicio le merece la objeción de conciencia frente a Ciudadanía y los Reales Decretos de contenidos mínimos (los que desarrollan las asignaturas de Ciudadanía)?

R: Como abuelo, y como ciudadano español, naturalmente que aplaudo la objeción de conciencia sobre este conjunto de estupideces y de abominaciones morales e intelectuales; y esto, cuando, además, fracasa, el sistema escolar español. Los objetores a Ciudadanía están amparados por la Constitución; si los padres supieran el conjunto de barbaridades que se les enseña en Ciudadanía, ya se habrían echado a la calle. Respecto a los Reales Decretos que desarrollan Ciudadanía, deberían ser derogados con urgencia.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…