Ir al contenido principal

Que una mujer no pueda ser sacerdote es una cuestión puramente teológica

Es un tema recurrente del feminismo radical que campea hoy, por eso traigo a colación esta entrevista.
Que una mujer no pueda ser sacerdote es una cuestión puramente teológica

La eminente teóloga alemana, experta en temas feministas, aclara qué hay detrás de la absoluta negativa de la Iglesia Católica a ordenar mujeres sacerdotes.

El 29 de mayo, el Vaticano dio a conocer por medio de "L'Osservatore Romano" la rotunda negativa de la Iglesia Católica a ordenar como sacerdotes a mujeres, y decidió castigar con la excomunión a quienes quieran seguir ese camino. Además, el cardenal estadounidense William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, firmó un decreto en ese sentido que también afecta a las iglesias cristianas de rito oriental que reconocen la autoridad del Papa.

Para muchos, la situación no es clara y acusan que esto es un simple capricho del Vaticano; por eso, la teóloga alemana Jutta Burggraf, profesora de la Universidad de Navarra, especialista en temas feministas y reconocida por el Vaticano como la mujer que mejor conoce el tema del sacerdocio femenino, accedió a conversar acerca del espinoso asunto con "El Mercurio".

Lee la entrevista completa


—Hay quienes se molestan porque la mujer no puede ser sacerdote. Lo ven como una injusticia y discriminación. En realidad, tenemos que aceptar que no se trata de un asunto feminista -que pueda plantearse en el plano de los derechos naturales-, sino de una cuestión estrictamente teológica, sacramental, que debe considerarse a la luz del misterio de Cristo.

—En el trato con la mujer, Jesucristo actuó completamente libre, incluso contra las costumbres de Israel. Eligió a una mujer, a María, entre todos los hombres, pero no le confirió el sacerdocio ministerial a ella, sino sólo a varones. Los apóstoles siguieron su ejemplo, y la Iglesia debe conservar también hoy este modo de actuar. Esta postura no es una manifestación de anquilosamiento sino de fidelidad.

—El sacerdocio es un sacramento...

—En efecto, el orden sacerdotal es de naturaleza sacramental, y la Iglesia Católica tiene otro modo de entender los sacramentos que las iglesias evangélicas. No podemos cambiar lo específico de los sacramentos. En el ejercicio de su principal y específico ministerio -sobre todo en la celebración de la Eucaristía-, el sacerdote no actúa en persona propia, sino in persona Christi. En su condición de varón, representa a Cristo, esposo de la Iglesia, en cuanto autor de la gracia. La Santa Misa, para los católicos, no es simplemente un recuerdo de lo que sucedió, sino la actualización del sacrificio de Cristo. El sacerdote es signo e imagen de Cristo y, a nuestro entender, conviene que los signos sacramentales se parezcan a lo que significan. Es un hecho que un varón representa mejor a Cristo que una mujer cuando dice: "Esto es mi Cuerpo".

—¿Esto no supone minusvaloración de la mujer?

—No podemos plantearlo todo desde la perspectiva del prestigio y de la ofensa. Cada persona tiene su tarea, su camino original en el mundo. El hecho de que la mujer no pueda acceder al sacerdocio no significa que Dios quiera más al varón que a la mujer. Ni tampoco quiere decir que el papel de la mujer en la Iglesia sea secundario. El sacerdocio común que la mujer posee, en cuanto fiel, le capacita para desempeñar funciones vitales en la Iglesia, ofreciendo además la aportación específica de su condición femenina.

—La mujer ejerce su sacerdocio de modo especial en la maternidad. Como madre, también ella está llamada a ser "mediadora entre Dios y los hombres": es lugar de un acto creativo divino. Que la mujer en cuanto madre quede disminuida o en desventaja, sólo se puede afirmar a partir de una perspectiva muy superficial, que ha perdido la sensibilidad hacia lo esencial. En la visión cristiana es verdad exactamente lo contrario: la mujer, precisamente por su maternidad, posee una específica precedencia sobre el varón, como lo expresara con fina sensibilidad Juan Pablo II.

—¿Las mujeres podrían cumplir las tareas de un sacerdote?

—En épocas anteriores, algunos ilustres autores lo han negado. Afirmaron, por ejemplo, que las mujeres no podríamos guardar el sigilo de la confesión. Con mucha razón, su posición fue refutada porque, evidentemente, este no es un argumento válido ni aceptable. De otra forma, las mujeres no podríamos ser ni médicos, ni abogados, ni psicólogas, profesiones en las que también el secreto profesional es muy importante.

—En principio, las mujeres pueden realizar todas las funciones que competen a los sacerdotes: gobernar una parroquia, enseñar la doctrina cristiana, consolar, animar, corregir y alentar. Parece que la mujer tiene incluso un talento especial para estas tareas. Por esto, es comprensible que algunas mujeres, que no tienen la fe de la Iglesia Católica, se inclinen por el sacerdocio. Tenemos que tomar conciencia de que no se puede elogiar como "bueno" y "generoso" a un chico que quiere ser sacerdote, y denostar como "perversa" o "egoísta" a una chica que quiere lo mismo.

"La mujer ejerce su sacerdocio de modo especial en la maternidad. Como madre, también ella está llamada a ser 'mediadora entre Dios y los hombres'".

Igualdad

"Las mujeres pueden realizar todas las funciones que competen a los sacerdotes: gobernar una parroquia, enseñar la doctrina, consolar, animar, corregir y alentar. Parece que la mujer tiene un talento especial para estas tareas. Por esto, es comprensible que algunas mujeres, que no tienen la fe católica, se inclinen por el sacerdocio".

Comentarios

Gonover ha dicho que…
Lo que más me llama la atención de este tema es que los colectivos que están detrás de estas reivindicaciones no son, o no se consideran, afines a la Iglesia. No se consideran practicantes.

Es como si a mi me interesaran las cuestiones internas de los budistas.

Absurdo del todo.
Marta Salazar ha dicho que…
Hola hola Alberto!

el link correcto al Mercurio está en mi blog, por si lo quieres agregar:

¿Por qué las mujeres no pueden ser curas?

la entrevista es de un amigo mío!

gonover, pienso que hay mucha gente buena y generosa que no sabe, no conoce las razones de la Iglesia cat. para no aceptar el sacerdocio de las mujeres...

Como dice Jutta "Tenemos que tomar conciencia de que no se puede elogiar como "bueno" y "generoso" a un chico que quiere ser sacerdote, y denostar como "perversa" o "egoísta" a una chica que quiere lo mismo",

saludos!
cambiaelmundo ha dicho que…
La gente que no es afín a la Iglesia lo ve como una cosa meramente humana, y en eso entiendo que no lo entienda (no tanto que se empeñe en cambiarlo, eso es fundamentalismo).

Sin embargo, el problema mayor lo veo en la gente de la Iglesia que da periódicamente la matraca con el asunto, esa gente es, como mínimo, ignorante, y en realidad... un poco pesadita, por lo menos, tanto si son hombres como si son mujeres.

En fin, paciencia.

P.S.: Marta, gracias por el enlace de El Mercurio, ya lo he cambiado.
LUISA ha dicho que…
Hola Alberto. Me llamo Luisa y "tengo mi propia guerra desde mi blog" El caso es que necesito ayuda técnica y visto tu blog, me atrevo a preguntarte ciertas cosas.Te dejo mi correo porque soy tan torpe que no encontré tu dirección, ya que sale todo en inglés. Una pena.
Basicamente: ¿Qué hay que hacer para subirse esos videos que no están en youtube?
Cuando puedas.
Muchas gracias
mluigarcia@yahoo.es
LUISA ha dicho que…
Bueno ¡solo nos faltaría asumir el sacerdocio!
Pamplinas.Es puro sentido común, amén de otras muchas fundamentaciones teológicas y de tradición.
Luisa al Sur de España.
cambiaelmundo ha dicho que…
Hay cantidad de cosas que podemos-tenemos que hacer los que no somos sacerdotes, hombres o mujeres, así que, ¿por qué perder el tiempo con matracas?
cAlberto al Sur de España...

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…