Ir al contenido principal

El divorcio es contagioso

Por Ángel López-Sidro López, 31 de octubre de 2005

El divorcio, como el suicidio, es contagioso y crea su propia cultura

Es sabido que la institución matrimonial –que es lo mismo que decir el amor de pareja y familia, que es lo mismo también que decir el ser humano– no atraviesa por uno de sus mejores momentos.

He sostenido en múltiples ocasiones que el problema no es del matrimonio en sí, sino de esta sociedad para con él, de la percepción que tenemos del mismo y de la actitud con que lo afrontamos. Curiosamente, parece que todavía andamos lejos de buscar soluciones de verdad a este problema, y una gran parte del mundo continúa achacándole al matrimonio la naturaleza de sus conflictos conyugales, y otra buena parte sigue haciendo chistes de esta realidad tan seria y trascendente.

Pocos parecen advertir –y si lo hacen y lo manifiestan públicamente son tachados de reaccionarios– que los divorcios son una tragedia que conlleva daños no sólo para los hijos –esto es tan evidente que ni los más progres se atreven a negarlo, aunque en una pirueta fantástica he oído a alguno afirmar que un divorcio que da paso a nuevas uniones favorece a los niños al multiplicar los progenitores oficiantes–.

Los miembros de la pareja también padecen de muchas formas, desde la sentimental a la económica, las consecuencias de la ruptura, que, para quien haya contraído su matrimonio convencido de que inauguraba una nueva vida constituida por dos personas, no podrá parecerle menos que la consumación de un suicido de esa existencia compartida, con el resultado de sentirse un fantasma que pese haber traspasado el umbral del más allá arrastra cadenas por lo que dejó.

Esto se podría calificar como ceguera, pues la crisis familiar comienza a convertirse en pandemia. Pero no todos los problemas se fraguan en la inconsciencia. Hay muchos a los que al menos se les podría acusar de imprudencia temeraria, o incluso de inducción al suicido conyugal. Cada vez con menor escándalo se informa de fracasos matrimoniales, pasados o futuros, como si no se tratase de una enfermedad que se contagia de oído.

Lee el artículo completo


A la vuelta del verano hemos asistido con pasmo a la noticia de que la mayor parte de las rupturas en las parejas acontecen al regresar de las vacaciones, debido, por lo visto, a que la convivencia de días completos se hace insufrible para muchos acostumbrados a quererse sólo fuera de la jornada laboral. Siendo esto lamentable, de ser cierto, no es peor que la forma en que el presunto periodista informaba del fenómeno: «miles de parejas se romperán después de las vacaciones». Esto fue dicho, puedo asegurarlo, sin el menor dramatismo, como quien afirma que «miles de personas acudirán a las rebajas» o que «miles de personas van a asistir a tal concierto».

Para el que haya tenido que soportar algún enfado o desengaño de más, este anuncio de normalidad rupturista puede suponer una llamada de mal pastor a despeñarse.

Inducción al suicidio, y no exagero. ¿O no saben bien los psiquiatras que cuando alguien se tira por un puente, enseguida otros se sienten impulsados a emularlo, sabiendo cualquiera que nunca hay razones suficientemente graves como para quitarse la vida?

Por tal motivo existe una cierta prudencia periodística que silencia los acontecimientos de esa índole, porque, al fin y al cabo, si un suicida con éxito puede hacer que otros se animen, y si la vida humana todavía es algo protegible, lo más sabio parece que es correr un tupido sudario sobre el desgraciado fallecido, no demos malas ideas a quienes no tienen ánimo para pensar.

¿Y es que el matrimonio o la familia no son bienes valiosos y protegibles? Al menos, dado el nivel de escepticismo de hoy ante los valores, no se podrán negar los males que arrastran los divorcios. Si esto se sabe, no cabe admitir comportamientos tan censurables –sí, censurables– como el de ese periodista que, hablando de la cantidad de divorcios por los que han pasado los hijos de una famosa aristócrata, se atrevía a añadir «porque no son diferentes a la mayoría de las personas».

Gracias a Dios, todavía no es la mayoría de las personas la que se divorcia. Pero las cifras continúan creciendo, y con la ayuda de irresponsables o enemigos de la normalidad familiar, pronto se desbordará el embalse de las desgracias que la sociedad es capaz de soportar sin resquebrajarse. Un poco de cabeza, por favor, o al final a todos se nos van a atragantar los chistecitos sobre el matrimonio.

Comentarios

Emmanuel ha dicho que…
El matrimonio es sólo una de muchas formas en que los hombres y mujeres del mundo deciden convivir y procrear. El matrimonio como tú lo entiendes es un constructo que sirvió en su momento. Eso no quiere decir que sea el mejor camino ahora, o en todas partes del mundo. La poligamia existe en muchas regiones, y funciona.

Yo soy hijo de una familia rota, y conozco de primera mano el dolor de un divorcio. También sé que es sólo una forma de vida, como muchas otras, y definitivamente no es para todos. La única manera en que puede verse como una pandemia es verlo a través de los ojos católicos. Sí, en esa visión, el matrimonio está claudicando. Y ésta es, creo, la razón: los valores católicos no tienen nada que ver con la vida moderna. No toman en cuenta al individuo, sólo a los cánones. Cuando logren comprender que la raza humana no es católica, sino simplemente humana, se darán cuenta que todo cambia, y las creencias de hace 2000 años no son las mismas ahora. Asúmanlo y vean toda la riqueza que hay en el mundo contemporáneo.
cambiaelmundo ha dicho que…
Hola Emmanuel. Muy interesante tu aportación, y comprendo que tu experiencia cause esa cierta desesperanza sobre la capacidad del ser humano para aspirar a lo mejor.

Sin embargo, pienso que el cristianismo no ve al hombre como católico, sino como hombre, creado, redimido, hecho a imagen y semejanza del Creador. Por eso, no ignora ni su debilidad ni su grandeza, ni sus límites ni su capacidad para sobreponerse, siempre en uso de su libertad.

Por eso el cristiano valora toda realización humana; pero en esa valoración incluye un juicio de valor sobre lo que es más o menos adecuado a la naturaleza humana, elemento común y básico a todos los hombres de todas las épocas. Y eso es lo que propone: una luz para quien quiera caminar menos a tientas.
Saludos,
Emmanuel ha dicho que…
Bueno, pues tú lo has dicho: naturaleza humana. ¿Sabes qué elementos de nuestra especie son naturales y cuales culturales?

La religión no es natural, por cierto. El matrimonio, MUCHO MENOS.
cambiaelmundo ha dicho que…
Como comprenderás, no estoy de acuerdo: la religión es TAN natural que ha existido siempre y ha configurado todas las culturas, desde el principio de los tiempos hasta nuestros días, y este es un dato empírico.

Lo mismo pasa con el matrimonio, rodeado de ritos y con una trascendencia sobre la Historia fundamental en todas las culturas.

No me explico cómo dices que no, basta con tener ojos en la cara para darse cuenta.
Emmanuel ha dicho que…
La religión no ha existido siempre: es un fenómeno cultural mas no natural. Los animalitos no veneran a un Dios, ¿o sí? Me gustaría que explicaras eso... ¿Había religiones en el periodo Mezosoico?

No todas las culturas tienen matrimonios como tu los comprendes. Hay culturas poligámicas que no tienen tal cosa y otras cuyos rituales son completamente seculares.

Una vez más, piensas que todo gira alrededor de TU cultura sin tomar en cuenta a muchas otras.
Emmanuel ha dicho que…
permíteme agregar: las primeras culturas humanas no tenían religiones. Tenían ritos dirigidos a fuerzas menores, o espíritus. El aire, la lluvia, el fuego, cada animal... en fin, no podían llamarse religiones porque no tenían un culto sistematizado como una religión, con un dios.

¿incluyes a las religiones politeístas en tu definición? ¡Porque vaya que tenían visiones distintas del mundo!
cambiaelmundo ha dicho que…
Desde el principio el hombre ha tenido sentido trascendente, de algo que le supera, previo a él. Dios ha ido revelándose en el tiempo progresivamente, por eso las religiones han ido afinando poco a poco, de los fenómenos naturales a los espirituales, del politeísmo al monoteísmo, hasta la manifestación definitiva de Dios en Cristo. Naturalmente, sigue cabiendo el error, porque somos libres e imperfectos; pero este sentido trascendente está en nuestra naturaleza, es natural, puesto por el Creador.

Con el matrimonio pasa un poco lo mismo. No sé si conoces el pasaje en el que los apóstoles protestan porque Jesús ha explicado la monogamia y la indisolubilidad, y argumentan que Moisés les permitió el repudio -divorcio-; Jesús les responde que lo hizo así por la dureza de corazón de los hombres, pero que al principio no fue así, en el plan original del Creador está el matrimonio de uno con una para siempre.

Por último, toda la Creación da gloria a Dios y manifiesta a su Creador, cada elemento según su naturaleza, mineral, vegetal y animal, indefectiblemente, porque no son libres, como el hombre.

Un saludo.
Emmanuel ha dicho que…
Qué buen punto: hemos ido dejando atrás dioses, afinando nuestras ideas.

El fenómeno ocurre conforme vamos descubriendo elementos naturales que ya no necesitan una explicación de cuentos de hadas.

La conclusión lógica: sólo nos falta quitarnos a un Dios más de encima. Y no lo dudes, ya está ocurriendo. Estos son los últimos bastiones de la religión monoteísta.
cambiaelmundo ha dicho que…
Puedo apostar a que vamos a quedarnos con un solo Dios, y que, de ir muy mal las cosas, antes volvemos a varios dioses que a ninguno, porque ninguno no puede ser.

A lo que traerá el día de mañana me remito.

saludos.
Hogar y Familia ha dicho que…
Soy de aquellas personas que aun creen en el matrimonio y teniendo la certeza que no es facil ya que hay varias etapas como por ejemplo adaptación, ademas que hay que considerar que se debe ceder bastante de ambos lados para que funsione y por ultimo lo que mas cuesta mas perdura.
http://www.hogaryfamilia.com
cambiaelmundo ha dicho que…
En efecto, no es fácil, todo lo que vale cuesta; pero compensa superar las dificultades, es la manera de fortalecer la relación. Además, la solución "fácil" en seguida se convierte en un infirno.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…