Ir al contenido principal

El exorcismo de Emily Rose

Hace un año hablé de esta película, provocando un pequeño debate; entonces aseguré que no pensaba verla -no he visto, por ejemplo, El Exorcista-, pero al fin la he visto, anoche, y tengo que decir que me ha gustado mucho.

Además de que me parece excelentemente hecha, pienso que es radicalmente provocadora, al plantear de forma extremada las preguntas sobre las realidades sobrenaturales, Dios y el demonio; esto sí es cine políticamente incorrecto y rompedor.

Me gustan las buenas películas de terror, una de mis cintas favoritas es Alien, el Octavo Pasajero, pero nunca me había ido a la cama con tanta inquietud, pues una cosa es que te asusten con monstruos que sabes que no vas a encontrarte por el pasillo, y otra el demonio, si crees que existe. Debo decir que me desperté muchas veces a lo largo de la noche -cosa habitual-, pero ninguna miré la hora, algo que sí suelo hacer, por miedo a que fueran las tres en punto de la madrugada.
Desde luego, ha aumentado mi devoción a San Miguel Arcángel y valoro ahora más ese pequeño y simpático sacramental del agua bendita.

Recomiendo en particular ver el extra en el que director, productor y guionista explican la confección de la historia: como mínimo, sugerente, cuando no pertubador.

Me quedo con la actuación de Carpenter -a pesar de lo que spanien11m dice de ella-, con el sorprendente y provocador giro final y con lo que declara el chico amigo de Emily, algo así como: "No sabía hasta qué punto estaba muerto hasta que la he conocido".

Ojo, da miedo.

Comentarios

kikorb (Kiko Ruiz) ha dicho que…
Yo la vi hace poco también. No estaba solo mientras la veía, y recomiendo vivamente a quien la vea que haga lo mismo.

Lo cierto es que aviamos visto un mes antes una película de miedo y ya se sabe... siendo muchos y tal, todo eran bromas, sustillos entre nosotros...

Esta vez no ocurrió nada de eso, sino que todos estuvimos en silencio durante toda la película y al final vimos todos los créditos... vimos sin ver claro, porque era una reflexión interna que cada uno hacía.

Muy buena, muy bien hecha, animo a que la vea la gente porque es cine que se sale del patrón, pero esta vez para bien.

kikorb
La página de Kiko Ruiz

Por cierto: tu blog crece mucho y trata temas muy interesantes. Sigue así.
frid ha dicho que…
Alguna vez ese tipo de películas me da miedo, porque creo que realmente existe el diablo y es poderoso. y, a veces, siento cómo mueve sus hilos: un ejemplo: el alboroto mediático porque el Papa denuncie la violencia.
cambiaelmundo ha dicho que…
Gracias Kiko por la alabanza; ya sabes que soy un aficionado, y que esto funciona en parte gracias a tu ayuda.
Desde luego es una peli que hace pensar, e infunde respeto por esas realidades que se nos escapan... Como dice frid, no hay que quedarse en la infrecuenta acción directa del demonio, es más corriente y destructiva esa otra, indirecta, escondida, que realiza en combinación con la libertad humana.
Victor ha dicho que…
Respecto a lo que decías y a lo que añadía Kiko, yo, la primera vez que la vi (de noche, con mi mujer) casi no pude dormir, y cada vez que tenía que ir a ponerle el chupete a mi hijo cuando lloraba por la noche, me cagaba de miedo.

Hace unas semanas la volví a ver, de día, yo solo y en versión original. Me volvió a encantar y la disfruté más, la saboreé.

Súper-recomendada!!!
Rafa Cabrera ha dicho que…
Como te gusta estar bien informado y me consta que tus lectores buscan información veraz en este blog te adjunto una breve biografía de Anneliese Michel, la joven alemana en la que se ha inspirado el director de El exhorcismo de Emily Rose:

Anneliese Michel fue una chica alemana nacida el 21 de septiembre de 1952, que a partir de 1968 comenzó a sufrir una serie de convulsiones que los médicos de la época diagnosticaron como epilepsia. Tiempo después de la irrupción de los ataques, Anneliese empezó a ver rostros diabólicos mientras oraba, y a escuchar unas inexplicables voces que le aseguraban que tarde o temprano terminaría hirviéndose en el infierno. Tras un período de tratamiento médico, Anneliese concluyó que la ciencia no podía hacer nada por ella y que estaba poseída. Así, junto a sus padres buscó ayuda en la Iglesia Católica que, en un principio, rechazó la petición y más bien se dedicó a observar su conducta a fin de precisar si de verdad era necesario un procedimiento tan drástico como el exorcismo. En esta observación se comprobó que durante los años 1974 y 1975, la conducta de Anneliese fue absolutamente bizarra. En su casa en Klingenberg, Anneliese insultaba, golpeaba e incluso mordía a otros miembros de su familia; no comía "alimentos normales" aseverando que los demonios se lo impedían; dormía en el piso de piedra y no en la cama; devoraba arañas, insectos y carbón; bebía su propia orina; durante horas y horas sin fin aullaba por toda la casa mientras rompía crucifijos, destruía cuadros de Jesús y hacía pedazos los rosarios. Ante tales signos y otros adicionales que no mencionamos pero que supuestamente llevaban a pensar en una posesión, en septiembre de 1975, el obispo de Wurzburgo, Josef Stangl, asignó al padre Arnold Renz y al pastor Ernst Arlt para el exorcismo. En el desarrollo del mismo se estableció que Anneliese se hallaba en poder de varios demonios que respondían a los nombres de Lucifer, Judas Iscariote, Nerón, Caín, Hitler y Fleischmann. Desde septiembre del 75 hasta julio del 76, se efectuaron una o dos sesiones semanales de exorcismos con los habituales eventos extraños que son concomitantes a sucesos de esta clase (hablar lenguas desconocidas para la poseída, ataques fortísimos de la misma durante los cuales era necesaria la ayuda de varios hombres para controlarla, a veces tener que atarla, etc). En esta misma época Anneliese rechazaba la comida y de allí que el último día que se llevó a cabo el rito de exorcismo (30 de Junio de 1976), aparte de sufrir neumonía y fiebre altísima, Anneliese estaba prácticamente en los huesos. "Les ruego la absolución" fue la última frase que ella dirigió a los exorcistas. La madre de Anneliese informó de la muerte de su hija el primero de julio de 1976, y ese mismo día las autoridades civiles fueron notificadas del deceso. Tras un par de años que los fiscales se tomaron para preparar el caso, la justicia alemana llevó a juicio tanto a los padres como a los exorcistas acusándolos de homicidio por negligencia. Terminado el proceso, durante el cual los jurados se acogieron a la tesis de los psiquiatras de que Annneliese había muerto por desnutrición y por el descuido de padres y exorcistas que no consideraron que ella "sólo" sufría de epilepsia que había degenerado en psicosis, los acusados fueron hallados culpables de homicidio involuntario y sentenciados a 6 meses de cárcel y libertad condicional. Más tarde, la Conferencia Episcopal Alemana dictaminó también que Anneliese Michel no estuvo poseída (apreciación que hoy es objeto de controversia). En la actualidad, la tumba de Anneliese es un lugar de peregrinación religiosa para miles de creyentes de todo el mundo que siguen viendo a esta jovencita como alguien que valientemente combatió al demonio hasta su muerte.
cambiaelmundo ha dicho que…
Muchas gracias, lo que cuentas es aún más fuerte que lo que relata la película.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…