Ir al contenido principal

Entradas

Disfruta de tu nuevo SEAT

El proceso de compra de un coche nuevo empieza a dar para una buena historia, así que vamos adelante.

Tengo un IBIZA de 2002 (16 años cuando escribo, responde al apodo Halcón Milenario), tres puertas, muy baqueteado por dentro y por fuera. Incómodo para viajar tres o cuatro personas. Muy bien de motor, solo 150.000 kms., en buenas condiciones mecánicas porque se ha cuidado bien. Para la compra del nuevo, el concesionario lo tasa en 300 €. Vale. Supongo que aún debo dar gracias por no tener que pagar para que se lo queden.

Todo iba muy bien hasta que tengo que cambiar por sorpresa las condiciones de financiación. Salgo perdiendo algunos incentivos. Vale, venga, si lo llego a saber antes... Sigamos.

El coche nuevo va a estar en dos semanas. Bueno, dos semanas pasan pronto. O tres... ¿Tres? Consíguelo en dos, por favor.

Han pasado más de tres semanas y el concesionario no tiene ni idea de cuándo entregará el vehículo, perfectamente identificado desde hace quince días cuando escribo.

Pa…
Entradas recientes

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo IX y último. Monte Sión. Vía Dolorosa y regreso a casa

Sábado 5 de mayo de 2018. Último día de la peregrinación. Amanece fresco como anocheció. Solo Carlos y yo vamos en manga corta y nos miramos como diciéndonos si no habríamos apostado mal. El día nos dio la razón y anduvimos con las manos libres; pero descendimos del autobús frente a la Puerta de Sión, que abre la Ciudad Vieja al Monte Sión cristiano, con cara de frío.

Monte Sión, fuera de las murallas desde los Cruzados. Primera etapa, Basílica de la Dormición. Ya había recordado saludar primero al Señor de la casa en el Sagrario. A la entrada nos esperaban los insistentes vendedores ambulantes. Debe ser tarea difícil para los guías evitar que atosiguen a su grupo y, por otro lado, tener contentos a los que viven del turismo y las peregrinaciones. Si no entendí mal, Ramzis confesó que estos equilibrios le habían costado algún disgusto con alguna de las "sociedades" que controlan este negocio.

La Dormición es el lugar de la Asunción, más conocido así en este lado del Mediterr…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VIII. Jerusalén

Muchos antes y después del viaje a Israel me han preguntado por la seguridad con más o menos recelo. La verdad es que no tuve ninguna sensación de peligro, quizá porque no tenía ningún recelo ya de partida. La única preocupación fueron los carteristas, y más por las continuas advertencias del guía que por otra cosa. Salvo los y las soldados que se veían en los autobuses o las paradas ir y venir de permiso por las carreteras, y una columna militar con la que nos cruzamos, que parecía venir de los Altos del Golán, hasta Jerusalén no percibí esa situación de guerra de baja intensidad en que vive este país. Como he contado en el capítulo VII, si te fijabas, la policía formaba parte del paisaje, y su equipación y armamento proporcionaban cierto aspecto amenazador. Por ejemplo, la Puerta de Damasco está flanqueada por dos grandes garitas de vigilancia, como dos kioskos de parque, el paso al Muro de las Lamentaciones está guardado por un control, si te fijas hay vallas y cámaras por todas p…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VI. Lago de Genesaret. Río Jordán

Camino del lago, hacia el nordeste. Pero antes una reflexión sobre los hoteles. Cuatro en seis días dan para una generalización de los hoteles de ****. Están descuidados, sobre todo los aledaños y los exteriores. Demasiada moqueta. Los bufés son todos iguales, están bien; pero acabas un poco cansado de comer siempre lo mismo. El personal del comedor es casi exclusivamente masculino, también en los restaurantes. Las habitaciones están bien sin más, limpias, como las zonas comunes; aunque de vez en cuando se escapa una especie de escarabajo local. Sigo sin poder estrenar la temporada de piscina. Se comprueba que el sistema hotelero y hostelero español es de los mejores del mundo. Aquí aún tienen que mejorar.

Si en algo ganan es en la variedad y el colorido de su clientela: partos, medas, elamitas..., indios, filipinos, ortodoxos rumanos, andaluces... Un crisol de pueblos, culturas y religiones.

Jueves 3 de mayo. Temprano. Bien desayunados -las tartas son peligrosamente buenas-, nos enc…

No congeléis embriones

Ayer estuve con un grupo de profesionales liberales -arquitectos, abogados, ingenieros y gente así-, en el despacho de uno de ellos, para hablar de Iglesia y comunicación, en concreto de la técnica de la reformulación. Para ilustrar la idea de  la ampliación de la perspectiva, me acordé del caso de los embriones congelados.

Hace años, al llegar el Partido Popular (PP) al poder en España, se propuso limitar el número de embriones en las técnicas de reproducción asistida in vitro. Entre otras polémicas, surgió la de los embriones sobrantes durante la aplicación de la ley aprobada por el Partido Socialista (PSOE), que preveía su congelación, sin más aclaraciones.

Este problema existía -y existe- en otros países europeos, como Italia y estaba dando lugar a toda clase de propuestas: destruirlos, mantenerlos congelados, descongelarlos y dejar que muriesen, darlos en adopción.

Interesado, busqué la opinión de la Iglesia católica al respecto, estudié la cuestión y concluí que su propuesta er…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo V. Monte de los Olivos. Caná. Nazareth

Nunca me había parado a pensar en la cantidad de cosas que sucedieron en el Monte de los Olivos. Por supuesto, ahí está el Huerto de Getsemaní, el lugar de la oración agónica de Jesús la víspera de su muerte. Pero también donde lloró por la ceguera, estupidez, superficialidad o como se quiera llamar del género humano, de cada uno, representado por la ciudad de Jerusalén; donde enseñó a los discípulos, que no sabían, a rezar: "Padre nuestro que estás en los Cielos...". Tierra Santa se puede resumir en una palabra: "hic", "aquí": aquí nació, aquí lloró, aquí vivió, aquí rezó, aquí comió, aquí enseñó, aquí murió, aquí ya no está: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, sino que ha resucitado”, recoge Lucas que dijo el ángel a las dos Marías y a Salomé. Tengo delante la foto-plano de la Quassem Company -lo primero que te venden al llegar a Israel y cuya compra recomiendo-, que es como estar de nuevo en el mirador del Monte de los …

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo IV. Jericó

Jericó. Pero antes algo sobre peregrinar en grupo. Tres patas tiene una peregrinación así. Los peregrinos, la experiencia religiosa y la experiencia viajera. El grupo con el que viajas es definitivo: puede ser agradable, desagradable o maravilloso. El mío era (es)... maravilloso.

No voy a hablar de mis con-peregrinos, porque eso queda para nuestro grupo de Whatsapp y ya tenemos quien lo está haciendo estupendamente. Solo diré que iban dos sacerdotes y uno de ellos cumplía el lunes 30 un número redondo de años. Un grupo como este, con unos organizadores como los nuestros, no podía dejar pasar la ocasión: tarjetón firmado por todos, regalo, pastel con velas, pacharán, felicitaciones... No fue más que el comienzo, en poco menos de una semana celebramos por todo lo alto dos cumpleaños, un aniversario de boda, la renovación de compromisos matrimoniales, bautismales y sacerdotales... y un sorteo. Hasta los hubo que se quedaron a ver el partido de champions del Real Madrid: hace falta afici…

Lo que he aprendido en un Colegio Mayor

Ahora que muchos futuros universitarios andan buscando alojamiento para el curso que viene y que se repite el ciclo de hablar de las novatadas, voy a contar algunas de las cosas que aprendí en un Colegio Mayor.

Circunstancias que no son del caso me condujeron a trasladarme a vivir en un Colegio Mayor adscrito a la Universidad de Barcelona (UB), a pocas manzanas de mi casa. Nunca un traslado tan corto tuvo tantas repercusiones. Fue una decisión acertadísima que marcó mi vida; aunque entonces no era consciente, que agradezco cada día más.

Lo que sigue son fundamentalmente hechos; dejo las otras valoraciones, más personales, los intangibles de la convivencia y las responsabilidades, cosas así, y las vicisitudes de cada uno de estos hechos, para una conversación con quien quiera invitarme a unas cervezas.

Cuando llegué me encargaron, junto con un veterano, de los colegiales adscritos, estudiantes que vivían en pisos alquilados por sus propietarias y que podían participar en todo como si re…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo III. Belén

Belén. Cuando has fantaseado con pasear por Belén -"Pero tú, Belén Efrata, aunque tan pequeña entre los clanes de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser dominador en Israel; sus orígenes son muy antiguos, de días remotos." (Miqueas, 5, 1)- a la luz de la luna llena, como aquellos pastores de hace dos mil años, bajo el son de sus campanas, llegar a eso de las cuatro de la tarde e ir directamente a una cooperativa católica de souvenirs, te plancha todo el misterio.

Dos experiencias previas me fueron preparando para lo prosaica que puede llegar a ser la realidad, si se empeña. El primer encuentro con el autoservicio de un hotel árabe preparado para grupos como bandadas de paso. Íbamos muy prevenidos sobre el agua y la carne, así que nos dedicamos a las ensaladas. Muy variadas, muy sabrosas, muy coloridas, algunas muy picantes -hubo que aprender rápido a distinguirlas-. Hice un curso de bufés con los siguientes aprendizajes:

1. Echa un vistazo antes a todo o cuando llegues a lo …