Ir al contenido principal

Enfermedades del periodismo

Soy lector empedernido de prensa escrita desde mi adolescencia. Con los años he aprendido a valorar el trabajo de los periodistas; pero también a tener espíritu crítico hacia su labor. A medida que por trato personal y por dedicación a la comunicación he ido conociendo este mundo con detalle, me ha ido asaltando el desaliento por lo que llamo "enfermedades" del periodismo. Estoy hablando de prensa escrita seria, la que se hace en España y tiene un generalizado prestigio, que no merece del todo, y dentro de ella del periodismo de información.

foto atarifa
Sin ánimo de ser exhaustivo, éstas son algunas enfermedades del periodismo (en mi opinión):
  1. El periodismo declarativo, que no informa de hechos sino de declaraciones, las más de las veces de políticos, destinadas únicamente a estar en el candelero.
  2. El periodismo profético, que informa de promesas como si fueran hechos acabados. Otra vez los políticos, cuando dicen, por ejemplo, "vamos a bajar los impuestos"; la prensa titula: "bajan los impuestos"; y lo que pasa en realidad es que suben los impuestos.
  3. El periodismo aproximativo. Cada vez estoy más convencido de que el periodismo te informa de lo que pasa; pero no puedes confiar en que sepas cómo pasa. Hagan la prueba con la información de algo que hayan vivido personalmente.
  4. El periodismo cabezón, cuyos titulares tienen poco o nada que ver con las informaciones que encabezan. ¡Cuántas veces un titular produce una impresión que desmiente el cuerpo de la noticia!
  5. El periodismo de autobombo, cuando un medio se convierte en una central de eventos. ¿No han visto esas "ferias del vino", "encuentros de emprendimiento", etc., que organiza la propia empresa editorial y copa las mejores páginas de sus diarios? Hay una versión pérfida de este mal, que lleva a todo organizador que quiera salir con su evento en el periódico a invitar al director a que modere, entregue el premio, participe, etc.
  6. El periodismo institucional, también llamado de cuota, que solo informa del sector público. Estoy convencido de que nos iría mucho mejor solo con que políticos y administradores de lo público salieran en los papeles únicamente cuando hubieran hecho algo relevante.
  7. El periodismo de cartera, que llena el espacio con informaciones y suplementos pagados. Pagados con nuestro dinero, como esos cuadernillos institucionales en los que aparece el presidente de turno en dos fotografías de cada tres, o doce representantes de diversas instancias administrativas inaugurando un columpio.
  8. El periodismo mutilado, que solo informa de parte de una realidad; normalmente por falta de tiempo para completar la noticia, o de paciencia para esperar que se cumpla.
  9. El periodismo sin referencia, que presenta datos sin valorar y, por tanto, muchas veces inútiles. Por ejemplo: "Granada es la cuarta provincia de Andalucía en tal y cual": estupendo, son ocho provincias, ¿qué significa ser la cuarta? ¿Qué estamos en la mitad? ¿Y? O: "Se han creado 2.000 empresas en los últimos años"; vale, ¿son muchas o pocas? ¿cuántas se han destruido?
  10. El periodismo confuso, que confunde información con opinión.Este mal es casi el peor de todos, y daría para otra entrada.
Se podría seguir; pero ya está bien por hoy. Agradeceré sugerencias para esta lista.

Que conste mi aprecio y admiración por todos los periodistas (Charlie Hebdo no es periodismo); pero podemos trabajar mejor.



Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…