Ir al contenido principal

La montaña parió un ratón

No sé cómo a Rafael Hernando, portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, no le da vergüenza salir a la palestra a anunciar la deposición de golondrino que es la frustrada reforma de la "ley del aborto". Quizá por eso le han nombrado para el cargo. Con esta desvergonzada propuesta, el Gobierno acaba de confirmar -por si quedaba alguna duda-, que no piensa tomar ninguna medida para combatir la lacra del aborto ni para favorecer que salgan adelante los embarazos en situación de riesgo, como señala Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia. La Mafia de las clínicas abortistas está de enhorabuena. Sigue sonando la marcha de los matarifes.

Por su parte, Carmen Montón, diputada socialista, tiene el mérito de haber dejado a los sofista griegos y al mismo Gran Hermano (el de Orwell) en meros aprendices, a cuenta de la birriosa "no reforma" de la "ley del aborto" que ha perpetrado -con nocturnidad y alevosía-, el cobarde, indecente y mentiroso gobierno del Partido Popular.

Pero vamos con Montón, que me caliento. Dice la diputada estar en contra de que una "mujer" de 16 a 18 años deba pedir a sus padres-tutores permiso para abortar.

Primero destaca que a una fémina de 16 años se la llame mujer para unas cosas y niña para otra, según convenga a los intereses de cada cual, en cada momento.

Y luego, que piense que la intervención de los padres aboque a las menores al "aborto clandestino inseguro", cuando la experiencia de los que trabajan a pie de calle con las jóvenes con embarazos de riesgo -por ejemplo Red Madre-,es que casi siempre ellas quieren seguir y son sus progenitores y el entorno los que presionan para que aborten.

Montón argumenta desde el pináculo de la ideología de género; pero no se mancha del barro de la terca realidad que fuerza a tantas jóvenes a la fornicación precoz y, como consecuencia, al aborto.

Por eso, de buena mañana he escrito la siguiente carta al director de mi diario de referencia:

En el editorial del jueves 19, "Asignatura popular", se destaca que "la reforma del aborto ha reavivado un problema que parecía superado en la sociedad y en las familias", y se concluye diciendo "demasiada energía y tiempo perdidos a cuenta de un problema ya superado".

En lo único que estoy de acuerdo es que se trata de un problema. Pero no está en absoluto superado. El aborto es un drama para la sociedad y para las familias; por esto mismo, no se puede ni debe enterrar con la cal de la indiferencia o de una supuesta "superación" o pacífica aceptación social. El aborto es una gangrena física y moral que carcome nuestra sociedad y que, además de un horrendo crimen en sí, afecta de mil modos a nuestra convivencia.

No es posible erradicar la violencia, el malestar, la corrupción, mientras aceptemos el aborto.Por eso somos muchos los que pensamos seguir batallando por que desaparezca, día en el que sí estará superado, porque habrá dejado de ser un problema.

Por todo lo anterior, confío en que seamos muchos los que representemos a la gran mayoría que siente que hay que hacer más por la vida, el próximo 14 de marzo en Madrid, en la manifestación "Cada Vida Importa".

En conclusión, ahora más que nunca, hay que volver a salir a la calle, a mantener el pulso de la vida más desprotegida y de la sociedad en la que vivimos. Pienso estar en Madrid el 14 de marzo, porque "Cada Vida Importa".


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Leyenda Negra

Conste que ya pensaba así antes de empezar a leer Imperiofobia; pero reconozco que su lectura -aún en los comienzos-, me ha llevado a ser más sensible a las manifestaciones de auto flagelación española. Están las grandes maniobras auto destructivas -como la fiebre amarilla que padece mi amada Cataluña-, y los pequeños sarcasmos que acaban por no dejarnos ver ninguna de nuestras virtudes, nuestros logros y aciertos, necesarios para tener una adecuada autoestima como nación.

Un ejemplo. Hace unos años construimos un submarino con nuestra propia tecnología. En lugar de sacar pecho, nos quedamos con que no flotaba. Ahora que ya flota, a base de hacerlo más grande, resulta que no cabe en el muelle. ¡La chapuza nacional! En lugar de enterarnos bien de las razones del asunto, echamos unas risas y unas copichuelas con los amigotes y meneamos la cabeza pensando para los adentros: "este país no tiene remedio". ¡Otra ronda!

Mi hermano es ingeniero naval, trabaja como ingeniero naval y …