Ir al contenido principal

La montaña parió un ratón

No sé cómo a Rafael Hernando, portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, no le da vergüenza salir a la palestra a anunciar la deposición de golondrino que es la frustrada reforma de la "ley del aborto". Quizá por eso le han nombrado para el cargo. Con esta desvergonzada propuesta, el Gobierno acaba de confirmar -por si quedaba alguna duda-, que no piensa tomar ninguna medida para combatir la lacra del aborto ni para favorecer que salgan adelante los embarazos en situación de riesgo, como señala Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia. La Mafia de las clínicas abortistas está de enhorabuena. Sigue sonando la marcha de los matarifes.

Por su parte, Carmen Montón, diputada socialista, tiene el mérito de haber dejado a los sofista griegos y al mismo Gran Hermano (el de Orwell) en meros aprendices, a cuenta de la birriosa "no reforma" de la "ley del aborto" que ha perpetrado -con nocturnidad y alevosía-, el cobarde, indecente y mentiroso gobierno del Partido Popular.

Pero vamos con Montón, que me caliento. Dice la diputada estar en contra de que una "mujer" de 16 a 18 años deba pedir a sus padres-tutores permiso para abortar.

Primero destaca que a una fémina de 16 años se la llame mujer para unas cosas y niña para otra, según convenga a los intereses de cada cual, en cada momento.

Y luego, que piense que la intervención de los padres aboque a las menores al "aborto clandestino inseguro", cuando la experiencia de los que trabajan a pie de calle con las jóvenes con embarazos de riesgo -por ejemplo Red Madre-,es que casi siempre ellas quieren seguir y son sus progenitores y el entorno los que presionan para que aborten.

Montón argumenta desde el pináculo de la ideología de género; pero no se mancha del barro de la terca realidad que fuerza a tantas jóvenes a la fornicación precoz y, como consecuencia, al aborto.

Por eso, de buena mañana he escrito la siguiente carta al director de mi diario de referencia:

En el editorial del jueves 19, "Asignatura popular", se destaca que "la reforma del aborto ha reavivado un problema que parecía superado en la sociedad y en las familias", y se concluye diciendo "demasiada energía y tiempo perdidos a cuenta de un problema ya superado".

En lo único que estoy de acuerdo es que se trata de un problema. Pero no está en absoluto superado. El aborto es un drama para la sociedad y para las familias; por esto mismo, no se puede ni debe enterrar con la cal de la indiferencia o de una supuesta "superación" o pacífica aceptación social. El aborto es una gangrena física y moral que carcome nuestra sociedad y que, además de un horrendo crimen en sí, afecta de mil modos a nuestra convivencia.

No es posible erradicar la violencia, el malestar, la corrupción, mientras aceptemos el aborto.Por eso somos muchos los que pensamos seguir batallando por que desaparezca, día en el que sí estará superado, porque habrá dejado de ser un problema.

Por todo lo anterior, confío en que seamos muchos los que representemos a la gran mayoría que siente que hay que hacer más por la vida, el próximo 14 de marzo en Madrid, en la manifestación "Cada Vida Importa".

En conclusión, ahora más que nunca, hay que volver a salir a la calle, a mantener el pulso de la vida más desprotegida y de la sociedad en la que vivimos. Pienso estar en Madrid el 14 de marzo, porque "Cada Vida Importa".


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…