Ir al contenido principal

Objeción de Conciencia

Por Juan Manuel de Prada, en ABC , el 14 de julio de 2007


Aseguraba Manuel de Castro, secretario de la FERE, en una excelente entrevista concedida a Milagros Asenjo que la disciplina llamada Educación para la Ciudadanía será impartida en la escuela católica a la luz de los principios de la antropología cristiana. No creo que existan razones para dudar de su afirmación. Sin embargo, no creo que esta certeza baste para concluir que «la objeción de conciencia en los centros católicos carece de sentido». La objeción nace como un mecanismo de defensa frente a la intromisión del poder en el ámbito de la conciencia; pero, siendo un instrumento de defensa individual, posee una proyección social: a quien objeta no lo mueve tan sólo el interés personal; quien objeta anhela también que ese instrumento pueda servir a otros que se hallen en idéntica circunstancia. En cierto modo, puede afirmarse que el objetor se expone por otros, actúa como ariete frente a una imposición que considera injusta para que otros en el futuro puedan beneficiarse de su actitud pionera. Calificar de «innecesaria» la objeción de conciencia en los centros católicos podría malinterpretarse como un acto de egoísmo. Si algo define la postura del cristiano en la sociedad es el amor a la justicia, un amor generoso que anhela el bien ajeno, antes que el propio, aunque la búsqueda de ese bien ajeno le granjee animadversiones y aborrecimientos. Convendría que releyésemos la Epístola a Diogneto, para entender cuál es la misión dolorosa y sacrificada del cristiano en la sociedad.

Lee el artículo completo


En la mencionada entrevista Manuel de Castro alertaba también sobre el peligro de que la objeción de conciencia contra la asignatura llamada Educación para la Ciudadanía se volviese contra las escuelas católicas, de tal modo que algunos padres la ejercitasen contra la asignatura de Religión, o incluso contra el propio ideario del centro. No creo que sea lo mismo objetar contra una disciplina obligatoria que invade la libertad de conciencia que contra una disciplina optativa, fruto del derecho de los padres a elegir la educación moral y religiosa que desean para sus hijos. A nadie se le fuerza a matricularse en un centro de ideario cristiano; y no creo que sea posible «aceptar sólo en parte» el ideario de un centro cristiano, puesto que dicho ideario lo integra una sola idea indivisible: la idea de realizar el Evangelio de Jesús a través de la enseñanza. Ya existe al alcance de cualquier padre un modo de objetar contra el ideario de la escuela católica: consiste en matricular a sus hijos en un centro que no sustente su labor educativa sobre la esencialidad del Evangelio.
En otro pasaje de la mencionada entrevista Manuel de Castro augura «un porvenir bastante incierto» a la objeción contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía y un «éxito jurídico muy limitado». Desde luego, si son cuatro gatos quienes objetan, puede anticiparse que tal instrumento se revelará inútil; no tengo tan claro que si son decenas o cientos de miles las personas que objetan pueda concluirse que la objeción sea un fiasco. La criminalización del objetor será mayor cuanto más solitaria sea su causa; y las llamadas al derrotismo contribuirán, sin duda, a esa criminalización. Quizá existan instrumentos jurídicos más eficaces que la objeción contra la imposición de una asignatura que invade el ámbito de la libertad de conciencia; en este caso, la mejor contribución que puede hacer la escuela católica a la sociedad consistiría en informar a los padres sobre tales instrumentos alternativos, no en formular proclamas disuasorias.
Como católico, me apena profundamente que los titulares de la escuela católica y la CONCAPA muestren descarnadamente sus disensiones, que no son sino la expresión tristísima de una traición a la encomienda evangélica: un solo rebaño, un solo pastor. Unos y otros deberían meditar aquellas palabras de San Pablo a los corintios: «Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos habléis igualmente y no haya entre vosotros cisma, sino que seáis concordes en el mismo pensar y en el mismo sentir. He sabido que hay entre vosotros discordias, y que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo?».

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…