Ir al contenido principal

Aznar y occidente

Aznar acusa a las élites intelectuales europeas de ser “condescendientes con los terroristas

El resumen está sacado de El País, viernes, 19 de enero de 2007, que no puede decirse que se alinée mucho con Aznar ni con sus posiciones, precisamente.

El ex presidente del Gobierno José Maria Aznar pronunció ayer una lección magistral al ser investido doctor Honoris causa por la Universidad Católica del Sacro Cuore, de Milán, un galardón que recibió al mismo tiempo Romano Prodi, el jefe del Gobierno italiano. Aznar hizo un análisis sobre la pérdida de valores y el “relativismo moral” que en su opinión triunfa en Europa y defendió la raíz cristiana de la UE. Éstas son algunas de sus reflexiones:

Valores occidentales. “Europa tiene miedo. Si decidimos que no queremos ser lo que somos, si caemos en la dictadura del relativismo moral, alimentaremos la desconfianza, el miedo al futuro y al cambio. Promoveremos el apaciguamiento con quienes quieren destruirnos, un error fatal que ya cometió Europa hace años. Las autoproclamadas élites intelectuales y académicas de Occidente parecen fascinadas por todo lo que sea antioccidental, aunque eso suponga ser condescendiente con terroristas o con dictadores execrables”.

Raíces cristianas. “Europa es sencillamente inexplicable sin sus raíces cristianas. Creo que negar esa herencia cristiana es uno de los elementos que más contribuye a alimentar la confusión moral de nuestro tiempo”.

Destrucción de la familia. “Un relativismo moral radical lleva a redefinir instituciones básicas en nuestra cultura, como la de la familia o la del matrimonio. Las sociedades fuertes son las que se basan en instituciones sólidas y respetadas, entre ellas, sin duda, la familia. Y de acuerdo con nuestra tradición occidental, matrimonio es la unión de un hombre y una mujer”.

Europeos sin hijos. “El relativismo moral es una de las causas de la profunda crisis demográfica de Europa. Si no creemos en casi nada y la satisfacción inmediata y sin complicaciones es el tema centro de nuestras vidas, ¿para qué tener hijos? Una Europa que no crece económicamente, que no quiere tener hijos y que no está dispuesta a defender sus valores, ¿dónde va?”.

Límites a la ampliación de la UE. “Hay que trazar un límite geográfico, porque el proyecto no puede consistir en la expansión perpetua. Europa debe ser viable y gobernable. Y convertir el eje de Europa en su ampliación sin limites es una forma de hacerlo inviable y de intentar esconder la falta de proyecto sugestivo”.

Inmigrantes con valores europeos. “Es urgente que cada nuevo inmigrante que llegue a Europa sea para compartir nuestros valores, de raigambre judeocristiana, pero abiertos a todos”.

Fin del modelo social. ‘Mientras debatimos sobre un supuesto modelo social europeo que ha creado millones de parados, el mundo sigue girando. Si queremos generar confianza para crecer, la solución no es el intervencionismo ni el proteccionismo”.

Comentarios

carlos g. ha dicho que…
Aunque en España actualmente es políticamente incorrecto decirlo, pero hay que reconocer que Aznar tiene mucha razón en este artículo "Aznar y Occidente".
carlos g. ha dicho que…
perdón, se me ha ido la mano al darle al ratón
cambiaelmundo ha dicho que…
Menuda faena me has hecho, he echado un vistazo a tu blog y es tan rematadamente interesante que no sé cómo podré soportar la falta de tiempo para leerlo y comentarlo.
En efecto, cualquier coincidencia con Aznar es considerada hoy en España casi como filofascismo; pero ya se cumplirá aquello de que "otro vendrá que bueno me hará", como ahora nos pasa con González.
Aunque me aterra sólo pensar que pueda llegar alguien que haga bueno a Rz. Zapatero...

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…