Ir al contenido principal

De sidas, geles y otras hierbas

Mi admiración por Bill Gates es enorme, por Microsoft, en primer lugar, y por su generosidad filantrópica, por otro. Pero era de temer que se metiera en lo que no sabe, y la cagara.
Los encuentros mundiales esos del SIDA son el caldo de cultivo de mesianismos inmanentes, gentes convencidas de su capacidad para reinstaurar el paraíso terrenal, que tan genialmente describiera Stefan Zweig al hablar de Chalier, "un sacerdote escapado y antiguo comerciante para el que la Revolución [francesa] significó otra vez el cristianismo auténtico y verdadero, entregándose a ella con amor desinteresado y supersticioso. La elevación de la Humanidad a un nivel de razón e igualdad significó, para este lector apasionado de Juan Jacobo Rousseau, la realización en la tierra del reino milenario. Su filantropía ardiente y fanática ve en la conflagración general la aurora de una Humanidad nueva y eterna".
Al matrimonio Gates metido a redentor le parece que la Iglesia debe cambiar y aceptar el preservativo, porque el protocolo ABC (abstinencia-fidelidad-condón) no es solución.
¿No le dice nada a Bill y Melinda que la comunidad científica haya -por fin-, llegado al acuerdo de que ABC es lo mejor?, ¿no significa nada que esto haya sido admitido públicamente por la ONU?, ¿ignoran que donde se ha puesto en práctica -Uganda, por ejemplo- ha surtido los efectos de una vacuna?
No, claro, los filántropos no quieren ni oír hablar de dejar de fornicar, "goza y haz gozar" que diría el tontaina de Onfray. ¿Es tan difícil darse cuenta de que la abstinencia y la fidelidad es, además de lo mejor para no pillar el sida -ni otras enfermedades-, lo más adecuado a la dignidad humana? ¿Es tan difícil entender que la promiscuidad es la auténtica causa de la transmisión y extensión del sida?
Parece que sí, que a los ricos y poderosos, filantrópicos ardientes y fanáticos, les cuesta caer en la cuenta. No entienden al Hombre; por eso no entienden a la Iglesia; por eso son -otra vez Zweig- "seres puros, idealistas y creyentes, que suelen causar con su fe más mal y derramar más sangre con su idealismo, que los más brutales políticos y los más feroces tiranos."
Y esto por no hablar de su visión empresarial de la lucha contra el sida, a base de geles y no sé que más. Sí, claro, ya veo a las empresas que se forran con los preservativos mejorando sus cuentas a base de vender geles vaginales. Claro, a ellos ABC les hace perder cuota de mercado, como a las farmacéuticas que fabrican los tratamientos retrovirales.

Alguna información más:

*“El único método que ofrece la seguridad al 100% de no contraer el VIH durante un contacto sexual es la abstinencia. Para la mayor parte de los jóvenes, esto significa en la práctica retrasar la edad en que se tienen las primeras relaciones sexuales”. Así de terminante es Unicef en las recomendaciones que dirige, a través de su página web a la población joven para evitar el contagio de SIDA.

*La familia, lo mejor contra el sida.

*Otra prevención se abre paso: Propóntelo, propónseloPosted by Picasa

Comentarios

Gracias a Dios alguien lo dice tan claro como tu, es el mejor post al respecto que encontre en la web, felicitaciones y te seguire visitando en visperas de seguir leyendo escritos como este. Saludos y felicitaciones
cambiaelmundo ha dicho que…
Gracias, Osvaldo, por las felicitaciones. Lo mismo digo por tus blogs, aunque he de reconocer que la poesía no es mi fuerte...
Nos vemos en semifinales del mundial de baloncesto: que gane el mejor.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…