Ante la tiranía ideológica de EpC

#prayforthem

sábado, 24 de enero de 2015 · 0 comentarios

Se trata de una campaña para rezar por los cristianos perseguidos en el marco del octavario de la unidad de los cristianos. El día 25 de enero -que se termina el octavario- a las 21:00.

En realidad se trata de apoyar la iniciativa de iMision por los cristianos perseguidos en Irak y la de una vela y oración por La Paz.

Queremos unirnos al Papa Francisco y que sientan que les acompañamos con la oración. El domingo 25 de enero (día de la Conversión de San Pablo y día de la Unidad de los Cristianos) a las 21:00 reza por ellos.

Si puedes, envía este mail a tu parroquia, comunidad, amigos, vecinos, asociación, colegio, universidad, hospital, residencia, etc.

Aquí tienes una explicación de la iniciativa, vídeos e imágenes para compartir


El puñetazo del Papa. Jack Valero y Catholic Voices

jueves, 22 de enero de 2015 · 0 comentarios

El ejemplo del "puñetazo" que puso el Papa Francisco en su reciente viaje a Filipinas al hablar de la libertad de expresión, pone una vez más sobre el tapete la importancia de la comunicación para la Iglesia (como parta toda institución, por otra parte). A finales de noviembre pasado tuve la suerte de compartir unas horas de distendida conversación con Jack Valero, coordinador y cofundador de Catholic Voices, mientras visitábamos La Alhambra bajo la guía experta de Fernando Martínez, antiguo responsable de restauración del monumento y actual responsable de visita pública; pero, sobre todo, enamorado de la fortaleza, palacios y jardines nazaríes. Se da la curiosa circunstancias de que años antes pude acompañar al otro coordinador y cofundador, Austen Ivereigh, en la misma visita.

Jack había venido a Jaén invitado a intervenir en el VII Simposio San Josemaría; pero no quería regresar a Londres sin visitar Granada. Escuchando su conferencia, de tertulia en mi casa y durante la visita a la colina roja aprendí mucho de su iniciativa estrella: Catholic Voices. Se trata de un proyecto que comenzó en el Reino Unido para mejorar la presencia de la Iglesia católica en los medios, especialmente en los programas de noticias y de debate. Se inició en 2010 con la formación durante seis meses de 24 personas, laicos y algún sacerdote, para preparar la visita de Benedicto XVI al Reino Unido. Aparecieron en unos 100 programas en esa ocasión, lo que causó gran impacto entre los obispos y productores audiovisuales, por lo que se vieron en la tesitura de dar continuidad a la iniciativa.

En el siguiente vídeo (en inglés), explican con detalle en que consiste "Voces Católicas". Para una información más cercana, recomiendo visitar la página de catholicvoices España.




Occidente puede caer

lunes, 19 de enero de 2015 · 0 comentarios

No es que quiera ponerme trágico o distópico; pero nuestra civilización se tambalea. Es verdad que hace mucho que se tambalea; antes de que cayera el telón de acero y pareciera que llegaba el "fin de la Historia" ya se tambaleaba. En una de las primeras editoriales de Novadiagonal -revista universitaria que contribuí a crear, recuperando la antigua Diagonal-, por el año 86-87, se advertía que se tambaleaba "vacía de recursos morales".

Solo falta el empujón final, porque el gran enemigo, la gangrena interior, ya está instalada, y bien. El comunismo no fue suficiente, porque estaba vacío de Libertad y Verdad -y porque se conjuntaron tres personajes que aún tenían recursos morales que oponer a la mentira, sobre todo uno de ellos: Thatcher, Reagan y Juan Pablo II, pese a quien pese- y se derrumbó antes. Quizá el Islam sea, como los bárbaros del pasado, la espoleta que nos haga derrumbar: está por ver.

Pero podridos estamos, y mucho. Pienso que ya he tratado este enfoque antes: las cloacas rebosan. Siempre ha habido bajos fondos, sordidez; pero en las sociedades sanas, ese pus social de inmoralidad estaba confinado en sus contornos subterráneos, como los pozos ciegos. Hoy, el inframundo ha emergido, ha anegado todo como un tsunami y, lo que es peor, ha tomado carta de naturaleza, y no solo esto, se está imponiendo como paradigma de los valores de nuestra civilización.

Por ejemplo: lo más soez, burdo y chabacano está penetrando en las salas de estar de todos los hogares vía televisión. Las andanzas de los más inseguros y equívocos personajes copan gran parte de los medios de comunicación llamados serios, y los panfletos más injuriosos y desaprensivos son entronizados como baluartes de la libertad de expresión, libertad ésta convertida en el pilar que nos distingue y sostiene -siempre según quien la ejercite y con quien la ejercite, ojo-.

Parece que ya no hay nada sagrado, nada decente, nada probo. El compromiso, la fidelidad, la honradez, la convicción, la misma naturaleza son objeto de el más cruel escarnio: son el enemigo. En realidad esto no es cierto, lo que hay es una subversión de valores, y los nuevos dogmas ya no son los de la civilización occidental basada en Atenas, Roma y Jerusalén, que quizá ya ha muerto y solo pase que aún no está enterrada. Ahora todo parece que pasa por París, la de la libertad, fraternidad e igualdad -esas virtudes cristianas que se habrían vuelto locas, según Chesterton-, y la de Charlie Hebdo. Esta sería otra civilización, tarumba, decadente, una no-civilización. Pido a los musulmanes más energúmenos que tomen nota de quien les insulta y dejen en paz a los pobres cristianos minoritarios en sus países -como Níger, hoy, por ejemplo-, cuya fe les enseña a respetar, perdonar y amar al prójimo.

¿Hay solución? Sí la hay, siempre la hay y hoy también. Pasa porque los cristianos seamos cristianos y no Charlie Hebdo; por que nos libremos del papanatismo de los políticamente correcto y propongamos con alegría y desenvoltura lo que somos y creemos. Que es mucho mejor. El Papa lo está diciendo continuamente, aun a riesgo de perder ese aura de tipo campechanote y simpático que le ha otorgado la progresía condescendiente: "Ni la libertad de religión ni la libertad de expresión deben ser utilizadas para ofender a los demás".


Regreso a la pena de muerte vía eutanasia

jueves, 15 de enero de 2015 · 0 comentarios

foto atarifa
El caso Van den Bleeken (ese reo que ha pedido que le apliquen la eutanasia) me ha hecho reflexionar sobre cómo se cierran los círculos viciosos. Mi abuela materna, refranera impenitente, lo diría así de simple: quien mal anda, mal acaba.

Uno de los grandes logros de la civilización occidental, tras la erradicación de la esclavitud, es la proscripción de la pena de muerte: las sociedades avanzadas no necesitan eliminar a sus criminales para sobrevivir, con lo que se consigue respetar el máximo bien de la vida, al menos en circunstancias ordinarias, dotando a la fuerza legal y a la sociedad en general de una indiscutible superioridad moral sobre el crimen.

Sin embargo, cuando el respeto a la vida como valor absoluto se resquebraja, por ejemplo, con el aborto y la eutanasia; los logros más civilizados e indiscutibles se tambalean. Al quitar la pena de muerte, los reos de grandes delitos son abocados a penas largas de privación de libertad y se abandona el empeño por la reinserción del delincuente. Antiguamente, el criminal podía llegar a arrepentirse, a pedir perdón y a morir ejecutado en pago de su crimen; pero eran tiempos en que se creía en la trascendencia: no moría, pasaba a vivir eternamente. Hoy día todo se tiene que purgar en esta vida, y eso se hace, a veces, inaguantable.

Esta combinación de desesperación y legalización de la eutanasia trae como consecuencia estos lodos. La diferencia está en que en el caso de la eutanasia es el reo el que la pide, mientras que la pena de muerte viene fatalmente impuesta. Pero fijémonos en que el hecho material es el mismo: la fuerza legal ejecuta al criminal. La paradoja está también en que el método de ejecución puede ser el mismo (una inyección letal); pero ahora tiene que ser un médico quien mate, porque hemos prescindido de los verdugos. Se entiende que los médicos belgas se hayan opuesto a ejecutar a Van den Bleeken o a los otros reos que le han secundado (al menos de momento).

Quizá se podría instaurar la pena de muerte a petición, y olvidar la eutanasia, que sí es una preocupante sangría de humanidad.


El pufo de la "Fundación" Saramago

miércoles, 14 de enero de 2015 · 0 comentarios


Siento una profunda prevención hacia "lo público". No es por el prurito de ir contracorriente; es que me supera que traten a los ciudadanos como a menores de edad. Respetar a una ciudadanía madura debería significar, en mi opinión, aplicar el principio de subsidiariedad a rajatabla: no más Estado que el mínimo imprescindible.

Tengo un buen arsenal de razones para sustentar mi postura; pero hoy voy a fijarme en una, bastante poderosa: "lo privado" arriesga su dinero; "lo público" arriesga el mío, sin que yo pueda rechistar (Hacienda somos todos, nos guste o no).

Pero la sucesión de casos de corrupción en "lo público" amenaza en convertir la prevención en aversión cuando, además, se añaden las ínfulas culteranas. Veamos el caso de la sedicente "Fundación Saramago" (FS).

Resumiendo, para no cansar, algunos políticos pensaron aprovechar la vinculación del famoso escritor comunista portugués José Saramago con Castril -un precioso pueblo de la comarca de Huéscar, por lo demás-, para convertirla en un poderoso motor cultural con tres áreas complementarias de trabajo: la reflexión cultural, el arte y la literatura, la cooperación y los derechos humanos, mediante publicaciones, conferencias, exposiciones, y becas de estudio, basadas en la difusión y la conservación del legado ético de José Saramago.

La FS es iniciativa pública, que aprovecha cierto papanatismo privado para brillar con luz ajena. Como pasa siempre que "lo público" se apropia de "lo privado", el resultado ha sido un desastre, hasta el punto de que la familia del escritor lleva tiempo queriendo desvincularse (en Granada pueden verse los casos de los Lorca, los Guerrero...), Porque, quizá, sucede que un ayuntamiento de pueblo no está preparado para llevar una fundación.

Ha sucedido que la tal FS no ha cumplido nunca con los requisitos necesarios para ser una fundación y, por tanto, no podía recibir dinero "público" ninguno, por ley. Pues bien, ha recibido más de un millón de euros en unos pocos años, porque ninguna de las instituciones que ejercen como patronos de la misma pareció darse cuenta: ni Diputación de Granada, ni Universidad de Granada ni el propio Ayuntamiento de Castril. Pero no acaba aquí la cosa: resulta que tampoco están justificados la mayoría de los gastos, los justificados no coinciden con los datos de Hacienda, han desaparecido la dotación fundacional y el libro de cuentas, los dineros se confunden con los del ayuntamiento... Y, por supuesto, la táctica de los políticos -socialistas en este caso-, ha sido de exculparse y echar la culpa a los demás, hasta que lo burdo de sus denuncias ha puesto su cara dura al sol.

No entremos a analizar las magníficas actividades culturales del Centro Saramago (ahora ya no se refieren a él como fundación), no sea que la vergüenza nos apabulle. Supongo que ya conocen el siguiente corto de humor:

video

Más información del caso en eldiario.es, aunque es de octubre y ahora, en enero, acaba de comparecer el ex alcalde y gerente y ya no está tan gallito.


La toma de Quaragosh

martes, 13 de enero de 2015 · 3 comentarios

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

foto atarifa
Por supuesto que hay que rezar por los cristianos de Irak, en agosto pasado, ahora y siempre. Pero ojo con las cadenas de oración indiscriminadas, que pueden ser fakes (falsedades)  o casi -por anacrónicas, como en este caso-, y desprestigian un poco la causa que promueven y a los que la siguen.

Otra lección que he sacado del caso es que, con todas las salvedades, los profesionales siguen siendo la única garantía para no quedar como la chata. Si una noticia no tiene referencia en un medio profesional, cuidado. Pasa con los periodistas como con los médicos, de los que se dice que saben muy poco de Medicina; pero que todo lo que se sabe de Medicina lo saben los médicos.


Catalanes en Madrid

lunes, 12 de enero de 2015 · 0 comentarios

El jueves pasado hice un viaje relámpago a Madrid, ida y vuelta en el día. Durante el regreso en coche fui preguntándome por qué algunos catalanes tienen tanta tirria a Madrid, cuando resulta que la estamos conquistando.

foto atarifa
Verán. De Granada partimos tres, de madrugada, los tres catalanes. Uno acudía a una reunión de once personas de toda España, de los cuales cinco son catalanes, entre ellos el convocante local. El otro se entrevistó primero con el CEO de una empresa de asesoría y luego con un abogado, los dos de Barcelona.

Yo comí con mi hermano, ingeniero naval en AVEVA, del barrio de Sarriá, como yo; aunque lleva en la Villa y Corte desde que fue a estudiar la carrera. Por la tarde estuve con un empresario afincado en Madrid, también catalán. Este último me mostró los locales que acaba de comprar para su escuela de teatro; allí me presentó al diseñador, un tipo de Córdoba, que ahora está en la capital, pero que ha pasado casi toda su vida en Barcelona, cap i casal. También conocí al secretario general de la Federación de Enseñanza de USO, Antonio Amate, un tipo valiente que lleva tiempo en Madrid: no es catalán, es de Badajoz; pero toda su familia es de Granada, y eso une.

Al final, el único acento madrileño de verdad -un acento que me fascina- que oí en todo el día fue el del tipo de la gasolinera que hay delante mismo del Bernabéu. Lo dicho, Madrid es nuestra.


Yo no soy Charlie Hebdo

viernes, 9 de enero de 2015 · 2 comentarios

foto atarifa
Ni muchísimo menos un yihadista de esos, por supuesto. La violencia nunca, la fuerza legítima pocas veces, cuantas menos mejor. Estoy con los que están dispuestos a morir por sus ideas, no con los que que están dispuestos a matar por ellas.

Esto no quita que no acepte y defienda el derecho a la defensa propia ante el ataque injusto. Y es aquí donde occidente tiene un problema. He dejado pasar dos días para no escribir en caliente; pero el acto terrorista de París me ha dado para un par de reflexiones distintas de las que son arrasadoramente mayoritarias. No soy políticamente correcto, lo siento.

La primera reflexión es la de que la libertad de expresión, sobre todo la de según quién, se ha desbocado. Que se permita cualquier cosa a ciertos sesgos ideológicos, sin posibilidad de límite alguno, acaba dejando al que no quiera tragar y aguantarse una única salida, la más extrema. Si la libertad para el insulto, la ofensa, la blasfemia, es total, siempre acabarás encontrando a alguien que loco, fanático, indignado o simplemente harto responda con violencia. Por eso propongo tomarnos en serio los límites que el honor, salvaguarda de la dignidad, exigen a la libertad de expresión, de forma que esta sea verdaderamente instrumento de respeto, paz y libertad. Y si alguien no sabe hacer humor de otra manera, que se dedique a otra cosa.

La segunda tiene que ver con el periodismo. Antes de que Charlie Hebdo saque ese millón de ejemplares de su próximo número que dice, convendría que hiciera una detenida reflexión sobre qué quiere ser, no por miedo, sino por respeto al periodismo. En muchas civilizaciones se ha dado carta blanca al bufón, único al que se permitían todas las licencias, incluidas las mofas de su señor, frecuente diana de sus escarnios cortesanos. Pero, a parte de que un mal día podía dar con la cabeza del bufón en una pica, el bufón no era un periodista. ¿Son los medios satíricos periodismo? Si lo son, tendrían que sujetarse a las buenas prácticas del periodismo y dotar a sus sátiras de sutilezas, elipsis, sobreentendidos, es decir, de mayor inteligencia. Si quieren seguir teniendo vía libre para la burla soez, el insulto de sal gorda y la gracieta chabacana, no pueden llamarse periodismo. Esta es mi opinión.

Condeno absolutamente el atentado de París y todos los atentados; nunca más la violencia. Rezo con el Papa por las almas de los asesinados y por sus familias, y por las almas de los asesinos. Pero condeno también el insulto y la ofensa, más aún si viene de un sedicente medio de comunicación.

Je ne suis pas Charlie.


Adiós al contacto humano

miércoles, 7 de enero de 2015 · 0 comentarios

Estos días de regalos han puesto de moda el brazo telescópico para las autofotos -el selfi, así, castellanizado, sin la e final del inglés, la palabra del año para la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA)-. Ya no hace falta programar la cámara para dar tiempo al fotógrafo a posar deprisa y corriendo -mi hermano Carlos era un experto en esto-. El brazo telescópico, además, evita esas fotos en las que uno sale con cara de pez, por la proximidad del objetivo.

Pero comentando este artilugio con unos amigos, alguien señaló que ya no hacía falta tampoco pedirle a un tercero que nos fotografiara; aquello tan humano de solicitar a un desconocido que nos hiciera el favor de "echarnos" una foto, con las bromas que solían ser del caso. Recuerdo cierta ocasión en que unos compañeros ya veteranos de la mili quisimos hacernos una foto juntos y alguien sugirió que eligiéramos a una mujer con tacones, no fuera a ser que el fotógrafo improvisado saliera corriendo con su cámara...

No, ya no hace falta pedir ayuda a ningún ser humano, comentábamos. Ahora puedes hacerte tu propia foto; con el gps ya no tienes que preguntar a ningún indígena cómo se va a ninguna parte; con el Trip Advaisor o el Foursquare ya no hace falta acudir a un lugareño para averiguar el mejor sitio para comer bien y barato o para alojarse cómodamente. Antes, en Granada, ciudad eminentemente turística, de vez en cuando te paraba algún turista para preguntar por dónde se iba a La Alhambra, lo que me daba pie a practicar mis oxidados inglés o francés y, de propina, indicarles dónde tomar las mejores tapas. Ahora no: les ves con su Google Maps, tomando coordenadas; les miras por si quieren preguntarte algo y nada, ellos a su cacharro, adiós al contacto humano.

Concluimos que este turismo tan frío de tips, hoteles impersonales y tecnología tiene sus días contados, y que el negocio ya mismo está en dar a los turistas la experiencia del viaje con contacto humano, en el que la foto te la hace el camarero o el guarda jurado, en el que la información te la da el taxista o el veterano en barras y terrazas, en el que el vecino de toda la vida te acompaña a conocer ese rincón que ninguno de tus amigos de Manchester ha visto nunca.


ATLÉTICO DE MADRID 13/14. Documental Coraje y corazón

miércoles, 31 de diciembre de 2014 · 0 comentarios

Acaba de estrenarse. Una Liga para la Historia.


Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Loading...

BlogCatalog

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas