Ir al contenido principal

Mis libros de 2018

Foto atarifa CC
El 3 de diciembre de 2004 (hace, por tanto, 14 años) colgué mi primer post. Desde entonces han cambiado muchas cosas. Empecé copiando y pegando artículos que encontraba por ahí y que me gustaban; pero la irrupción de las redes sociales y otras consideraciones me ha ido obligando a elaborar los artículos y, como consecuencia, a espaciar las entradas.

Dentro de estos cambios, he intentado establecer algunas tradiciones, como la entrada de Navidad, la de aniversario del blog, etc. Costumbres que no mantengo sistemáticamente, como se ha podido comprobar este mismo año. Otra de estas tradiciones es dar un repaso a los libros leídos durante el año. Como lector indisciplinado y olvidadizo, el primer sorprendido del resultado soy yo.

Soy lector lento y sin tiempo para leer libros -otras cosas sí, me paso el día leyendo-, por eso llevo unos años sin alcanzar mi meta libro por mes. Este 2018 han sido 10, 3.181 páginas en total.

Uno de mis propósitos frecuentemente incumplidos consiste en leer cosas que se supone que un europeo culto debe leer. En esta línea se encuentran tres de las obras de este año: El Vizconde demediado, de Ítalo Calvino (ed. Buguera); La hija del capitán, de Pushkin (ed. Salvat) y Un mundo feliz, de Aldous Huxley (Plaza & Janés). Un italiano, un ruso y un británico, muy distintos entre sí, aunque los tres con su moraleja. Calvino me ha sorprendido, Pushkin me ha encantado y Huxley es tan actual que desconcierta.

El cinco inicial se completa con la segunda y tercera parte de la trilogía de Robert Harris sobre Cicerón, que dejé incoada el año anterior: Conspiración (Debolsillo) y Dictador (Grijalbo). Un Cicerón bastante distinto al que recuerdo después de leer La Columna de Hierro, y no se con cual quedarme.

La joya, el verdadero hallazgo del año ha sido Imperiofobia y leyenda negra. Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español, de María Elvira Roca Barea (Siruela). De hecho, a lo largo de su lectura he llegado a escribir dos entradas de blog. IMPRESCINDIBLE.

Otros dos son biografías leídas por mi trabajo de comunicador institucional: la muy periodística En la Tierra como en el Cielo. Historias con alma, corazón y vida de Javier Echevarría, del prometedor Álvaro Sánchez León (Rialp); y la más convencional ¿Te atreverías a ir a Chile? Semblanza de Alfonso Rodríguez, de Cristián Sahli (Rialp también).

Pentateuco y Libros históricos, de Francisco Varo (EUNSA) cubre el apartado de formación teológica continuada; mientras Amor y autoestima, de Michel Esparza (Rialp), el del cultivo del alma, que falta hace.

El cambio de año me pilla con 1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular, de los profesores Álvarez Tardío y Villa García (ESPASA), a medio leer; pero de este y -espero- otros más, hablaremos dentro de doce meses, si Dios quiere.

¡Felices lecturas 2019!


Comentarios

Clipping Path Service ha dicho que…
Thank you so much for the detailed article
clipping path

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …