Ir al contenido principal

VII Simposio San Josemaría: Nuevos escenarios de libertad

Jaén, 20 de noviembre de 2014

El magistrado del Supremo, José Luis Requero, pronuncia mañana la conferencia inaugural del VII Simposio San Josemaría

Se espera que participen unas 500 personas de nueve países entre mañana y pasado en el VII Simposio que en esta edición se presenta bajo el título “Nuevos escenarios de libertad: Cristianos en el siglo XXI”

El Centro de Convenciones del Recinto de la Institución Ferial de Jaén acoge desde mañana, 21 de noviembre, por la tarde y hasta el sábado, día 22, el VII Simposio San Josemaría. “Nuevos escenarios de libertad: Cristianos en el siglo XXI”, único de estas características en España.

Comenzará mañana a las 19,30 horas con la inauguración de la Exposición de Don Álvaro del Portillo, por parte del vicario de la Delegación del Opus Dei, D. Javier Palos. A continuación habrá un saludo de Antonio Guillén, presidente de la Fundación Catalina Mir, organizadora del encuentro en el que se espera que participen unas 500 personas de nueve países, además de España, México, Francia, Argentina, Chile, Holanda, Italia, Gran Bretaña, Bielorrusia, Kenia y Nigeria.

A las 20,15 horas será la conferencia inaugural que correrá a cargo del magistrado del Tribunal Supremo, José Luis Requero, bajo el título “Cristianismo y valores de la ciudadanía”. En ella hablará del ambiente de cambio en el que vivimos, “estamos en un debate en el que los cristianos tenemos que tener un papel protagonista”, asegura.

Tras la conferencia inaugural, el alcalde de la ciudad, José Enrique Fernández de Moya, saludará a los asistentes.

Al día siguiente la primera de las conferencias será a las 10,00 con la conferencia “Difusión de un mensaje de santidad en el mundo” de José Luis González Gullón, Doctor en Teología, investigador del Centro de Documentación y Estudio Josemaría Escrivá de Balaguer (Universidad de Navarra). A las 11,15 la mesa redonda Vida y moda en el siglo XXI, Monserrat Martorell, directora de Proyectos de la Fundación Pineda y Carmina García Valdés, ex directora general de la Fundación Red Madre.

A las 12,45 habrá otra mesa redonda “ Ocio y entretenimiento” con José María Villalón, médico del Atlético de Madrid y Jerónimo José Martín, crítico cinematográfico.

Tras el almuerzo habrá una mesa redonda, “Desafíos en primera persona” en la que participarán Joaquín de los Ríos, coordinador de May Feelings, Jack Valero, director de Catholic Voices, Ángel Tallón, promotor de iniciativas europeas en África y Pablo Moreno, director de cine.

Tras la emisión del documental “Don Ávaro en los altares:radiografía de una vida de servicio”, el vicario general del Obispado de Jaén, Francisco Juan Martínez Rojas, pronunciará la conferencia final “Santidad y vida cotidiana en el mensaje de San Josemaría”. La clausura correrá a cargo del obispo de Jaén Ramón del Hoyo.

Se trata de según explicó durante la presentación del Simposio, Antonio Sánchez Font, en representación de la Fundación Catalina Mir, de reflexionar entorno a la “aceleración con que se está desarrollando los cambios sociales, económicos y culturales en este comienzo del tercer milenio, que favorecen la aparición de escenarios nuevos en los que se desarrollará la vida en los próximos años”.

Asimismo, destacó que el mensaje de san Josemaría en estas nuevas circunstancias es el del gran bien de la libertad. Una libertad entendida como regalo de Dios, bien formada, que no sea arbitraria, que no busque siempre lo más fácil, ni esté movida por el egoísmo y la falta de solidaridad, que sepa actuar con conocimiento de causa, y que asuma la responsabilidad de las propias decisiones. “Una libertad que sepa exigir respeto pacíficamente y que respete la libertad legítima de los demás”.

Este es el séptimo simposio que se celebra desde 2002, de forma bienal, con una media de 400 personas cada uno.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…