Ir al contenido principal

Violencia de género

Los dogmas políticamente correctos de la Nueva Tiranía tienen, además, como es lógico, su magisterio propio, único autorizado para interpretar este nuevo depósito de la fe laicista. Las liturgias religiosas son tan a propósito de la condición humana, que las religiones civiles acaban remedándolas inevitablemente, adaptándolas al nuevo credo.

Uno de estos principales dogmas es el de la ideología de género, con su pecado capital: la violencia de género. Pero no cualquiera puede pontificar sobre él, porque proliferarían los herejes. Uno de estos herejes es el ministro de Justicia español, Alberto Ruiz Gallardón, que ha osado defender su tímida reforma de la ley del aborto actualmente vigente, entre otros argumentos, afirmando que "en muchas ocasiones se genera la violencia de género estructural contra la mujer por el mero hecho del embarazo".

Dejando aparte lo confuso de la frase y el abuso de la generación, lo que viene a decir el ministro, según lo entiendo, es que la mujer embarazada encuentra con frecuencia una presión violenta que la induce a abortar, en lugar de a dar a luz o, por lo menos, a plantearse esta segunda opción con libertad.

En este sentido, la frase de Gallardón me parece no solo acertada sino magnífica, porque pone el dedo en la llaga en una realidad miserable: la sociedad tal como está montada, los valores personales y sociales predominantes, conforman una estructura de violencia sobre la mujer (de género) que la fuerzan a abortar. En este caso hay una confluencia perversa de machismo y feminismo que provoca, como siempre, el sufrimiento y la muerte del más débil: la mujer embarazada y el no nacido.

Pero claro, el ministro ha cometido una doble heterodoxia: ha profanado el sentido ortodoxo de la violencia de género, al aplicarlo a un supuesto excluido por el Laico Oficio, y ha cometido el crimen de usarlo para la defensa de la libertad de la mujer, en lugar de para su presunta "liberación".

El señor ministro y yo ya no solo somos tocayos, sino que compartimos herejía.

Mostrar a tus contactos de XING

Comentarios

sunsi ha dicho que…
Pues muchas gracias, Alberto. Estaba con la mosca tras la oreja porque me ha parecido excesivamente farragosa la expresión "violencia de género estructural". Explicación "Cum Laude" y no es jabón.

Saludos desde Tarraco.
Es lo que creo que significa, al menos lo que me gustaría que significase. Si conseguimos que la influencia administrativa (sanitaria, educativa, asistencial) y social estén a favor de una verdadera prevención y, llegado el caso, del parto, habremos hecho más de la mitad del camino sin haber tenido que prohibir nada. Que habrá que hacerlo.

Y gracias por la nota: no he obtenido muchas de estas en mi vida.

Un saludo desde Elvira.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…