Ir al contenido principal

Conferencias

El pasado mes de septiembre, en un foro internacional, conté una anécdota que incluía el dicho, habitual en mi ciudad de acogida, según el cual "si un día no estás presenciando una procesión, es que tú estás en la procesión". Al día siguiente, temiendo que se hubiera atribuido a la expresión cierto sentido peyorativo, en particular por parte de quienes desconocieran nuestros usos y costumbres meridionales, quise enmendar el yerro con otra anécdota, incoada esta vez por otro lugar común que asegura que "en Granada, si un jueves por la tarde no estás escuchando una conferencia, es que tú eres el conferenciante".

En esta segunda ocasión, fui tachado de exagerado; pero ya se sabe que los andaluces, -naturales o adoptivos- no exageramos, son los demás los que se quedan cortos, como recuerda aquel extraordinario anuncio de Cruz Campo. Y como prueba de la precedente aseveración, paso a relatar una semana cualquiera de mi vida en la ciudad de La Alhambra, la pasada, por ejemplo.

El lunes por la tarde acudí a la lección inaugural del III Ciclo de Conferencias "Temas de Actualidad" que organiza el Seminario de Estudios J.H. Newman en la Universidad de Granada, bajo la batuta de mi amigo Juan Quesada. La conferencia corría a cargo de otro buen amigo, el humorista Santi Rodríguez, más conocido como "el frutero de 7 Vidas", y no podía faltar. El martes repetí, porque tenía muchísimas ganas de escuchar, ni más ni menos, que a César Nombela, catedrático de Microbiología, que habló de la dignidad de la vida humana embrionaria y fetal.

El miércoles estaba convocado por San Telmo a la Jornada Empresarial "Innovación y talento"; aunque como era por la mañana, solo pude llegar a la mesa redonda sobre gestión del talento, con David Rodríguez, CEO de Kandor Graphics, José Antonio Lorente, director científico de GENYO y Aitor Vinós, director general de NorthgateArinso Granada (una mesa verdaderamente apasionante). Escuché las conclusiones de la jornada y, aún mejor, participé del almuerzo-cocktail, momento para el fructífero networking.Esa tarde me correspondió a mí impartir una sesión a los directivos y profesores de la Escuela Familiar El Soto. Lo que vino luego fue mi partido semanal de baloncesto; pero esto es otra historia.

El jueves tuve la oportunidad de comer en el Colegio Mayor Albayzín con Ángel Gómez Fuentes, ahora corresponsal de ABC en Roma; pero esa tarde (en la que él dicataba su conferencia) me fui a Benalmádena, para participar en el 39 Congreso Nacional de la Enseñanza Privada, y el trabajo no me dio tregua. En el Hotel Torrequebrada (sí, el del casino), pude asistir a la presentación del Informe McKinsey & Company sobre desempeño educativo y, ya el viernes por la mañana, a las conferencias sobre las evaluaciones internacionales de educación y la excelencia de los modelos educativos de los países nórdicos. Y más networking, lo más interesante dentro de lo muy interesante.

El mismo viernes por la tarde-noche llegué a la apertura de curso conjunta de Colegios Mayores en la el paraninfo de la facultad de Medicina de la Universidad de Granada; acto solemnísimo en el que destacaron la magnífica intervención del nuevo decano del Colegio Mayor Albayzín, Alberto Granados, y la excelente conferencia del profesor Antonio Campos sobre la historia y su propuesta de futuro de los colegios mayores, una verdadera lección magistral, dictada con la pasión que pone en las muchísimas cosas que hace.

Como se puede ver, no exagero nada; es más, me quedo corto, en Granada hay conferencias los jueves y todos los demás días de la semana, y casi siempre sobresalientes.

Mostrar a tus contactos de XING

Comentarios

Angel Henares ha dicho que…
Sin duda alguna, de todas, la más interesante, especialmente por los asistentes, fue la sesión con directivos y profesionales de la EFA. Ponentes y oyentes de lujo. Y como tu dices, no exagero.......
Un abrazo
cambiaelmundo ha dicho que…
Desde luego, el público era el más selecto de todos, y el contenido el de más enjundia. Y casi todos los ponentes fueron imponentes.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…