Ir al contenido principal

Farenheit 451

No comparto la sacralización del libro; me considero un enamorado de los libros, no sólo de su contenido, también de su continente, he nacido y vivido rodeado de libros, de bibliotecas bien surtidas, atractivas, misteriosas; he sido encargado de biblioteca en Colegios Mayores, Centros culturales, incluso en el cuartel durante mis prácticas como sargento de IMEC en el glorioso Regimiento de Cazadores de Montaña Arapiles 62. Pero me ponen nerviosos esos idólatras que consideran la quema de cualquier libro (sospecho que más bien de según qué libros) como un acto de lesa humanidad. Lo siento; opino que la basura debe ser, como mínimo, reciclada, y entre libros hay magnitudes inconmensurables de basura.

¿A qué viene este exabrupto? Lo tenía en mente desde hace tiempo; pero lo ha activado, como sucede tantas veces, una coincidencia. Leo en el Diario SUR de Málaga una entrevista a un tal Joaquín Zulategui, organizador del primer congreso 'El ser creativo', 3 días, 24 líderes de opinión y 21 minutos para que expongan las ideas que podrían cambiar el mundo. Es la premisa de un congreso que reúne, del 21 al 23 de octubre en Málaga, a los pensadores más vanguardistas. Entre ellos, el científico Eduard Punset, el Premio Nobel de Química Mario Molina, la autora de '¿Por qué no tener bebes?', Corinne Maier, o el gerontólogo Aubrey de Grey, que afirma que el ser humano podría alargar su vida hasta los mil años.

La carambola es con Eduard Punset, pues acabo de leer una divertida y, a la par, descorazonadora reseña de su último "libro", El viaje al poder de la mente, redactada por Juan Arana, catedrático de Filosofía de la Naturaleza de la Universidad de Sevilla, para ACEPRENSA. Como el artículo está reservado sólo para suscriptores, me limito a entresacar una pequeña pero significativa parte, que me inclina a pensar que sí, que hay libros que se ganan el reciclaje a pulso:

Encuentro, en primer lugar, que es un texto muy descuidado. Parece mentira que, disponiendo de toda una batería de documentalistas y revisores (mencionados en el apartado de agradecimientos), cometa tantos errores de bulto. Otorga 150 años de vida a la teoría del Big Bang, que empezó a esbozarse después de 1920 y sólo se consolidó en 1965 (p. 27); atribuye a Einstein el descubrimiento de formas de energía que repelen, cuando desde la más remota antigüedad se conocen las fuerzas de impenetrabilidad, magnética y eléctrica, que son total o parcialmente repulsivas (p. 30); atribuye pensamiento no ya a los animales, sino a los fósiles de ammonites (p. 38); dice que cuando el agua se evapora sus moléculas se disocian en átomos de hidrógeno y oxígeno (p. 46); confunde los conceptos de densidad y peso (p. 48); coloca los bosques de Turingia “en plena Selva Negra”, la cual está en otro estado de Alemania (p. 148); etc.

Si hay poco respeto a los hechos, tampoco encuentro deferencia alguna a las reglas de la lógica. Menciona en cierto lugar una insospechada “fuerza de atracción repulsiva” (p. 16) con la que tal vez quiera aludir a la “gravedad negativa” que han popularizado los modelos cosmológicos inflacionarios. No menos sorprendente es que en otro pasaje se pregunte cómo “evitar las crisis inevitables” (p. 165), o que pretenda que el primer organismo existente sobre la tierra era heterótrofo, lo que significa –aclara por si quedaba alguna duda– que “se alimenta de otros” (p. 288). Tengo serias dudas sobre qué pudo comer entonces, dado que estaba solo en el escenario de la vida. También resulta perturbador que, tras explicar con detalle cómo nació la vida en “los mares y lagos” (p. 293), termine con la aseveración: “Todo sucedió en la atmósfera. La vida llovió del cielo” (p. 294).


Pienso que no hace falta seguir...

Wikio

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…