Ir al contenido principal

Cambiar el mundo

Me lo envía un amigo: ¿es una indirecta?

Cuando era joven y mi imaginación no tenía límites, soñaba con cambiar el mundo. Según fui haciéndome mayor, pensé que no había modo de cambiar el mundo, así que me propuse un objetivo más modesto e intenté cambiar solo mi país.

Pero con el tiempo me pareció también imposible.
Cuando llegué a la vejez, me conformé con intentar cambiar a mi familia, a los más cercanos a mí. Pero tampoco conseguí casi nada.

Ahora, en mi lecho de muerte, de repente he comprendido una cosa: Si hubiera empezado por intentar cambiarme a mí mismo, tal vez mi familia habría seguido mi ejemplo y habría cambiado, y con su inspiración y aliento quizá habría sido capaz de cambiar mi país y -quien sabe- tal vez incluso hubiera podido cambiar el mundo.

Encontrada en la lápida de un obispo anglicano en la Abadía de Westminster.

Comentarios

Xavier Gilabert ha dicho que…
Me encanta.

Una vez asistí a una conferencia titulada "cambiar el mundo".


La conferencia empezaba así:

¿Cómo cambiar el mundo?
A esta pregunta se puede responder de distintas maneras. Depende del que responda. Alguno diría que al mundo se le cambia con metralletas y campos de concentración.

Pero los cristianos tenemos otros métodos. Como dijo Pío XII, si queremos un mundo mejor, hagamos mejores a los hombres. No es posible tener un mundo mejor con hombres malvados. Mientras que el hombre sea egoísta, avaricioso, ambicioso, lujurioso, vicioso, el mundo tiene que ir mal. Necesariamente tiene que ir mal. Si queremos un mundo mejor, tenemos que hacer mejores a los corazones de los hombres,
No son las estructuras lo más importante para que el mundo sea mejor. Son los hombres que están en esas estructuras,
Pero es muy fácil que nos dejemos llevar de la tentación de señalar con el dedo los defectos de los demás. Ya dijo Jesucristo: «No mires la paja en el ojo ajeno; fíjate en la viga que tienes en tu propio ojo».
Pues más que atender a los defectos de los demás, vamos a pensar en nuestros propios defectos. Si cada uno de nosotros se propusiera ser mejor, no hay duda que el mundo sería mejor. Algo del mundo mejoraría si nosotros mejoramos.
Vamos a preocuparnos de ser nosotros mejores y así el mundo será un poco mejor.

El conferenciante era el Padre Loring S.I.
cambiaelmundo ha dicho que…
Se ve que hay una fuerte corriente de opinión en este sentido... Y yo la comparto, claro. Por tanto, con uno mismo empiezan las incoherencias, y las soluciones: fácil y difícil.

Un saludo grande, hoy Sant Jordi (esta noche tenemos una cena conmemorativa un puñado de catalanes del Reino de Granada).

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…