Ir al contenido principal

Embarazo inesperado y detección prenatal

Unos ayudan a vivir y otros asesinan, así es nuestro mundo; los primeros contracorriente, sin medios y con heroísmo, los segundos a favor del hedonismo ambiental, como negocio y reconocidos: así es nuestro mundo. Red de Madres y ¿Embarazo Inesperado? son algunas de las iniciativas que pelean contra viento y marea en favor de la vida, mientras en los hospitales -¡qué cruel paradoja!- se alimenta la muerte, como denuncia el siguiente artículo:


La detección prenatal "permite" que en un 71% de los casos de síndrome de Down se interrumpa el embarazo
Por Luis Losada Pescador

Esta vez le he robado el titular a Marta Ricart que el pasado 25 de mayo publicaba una interesante información en La Vanguardia sobre el análisis prenatal. Lo que llama la atención no es la profusión de datos, sino la mentalidad abortista que subyace. Afirmar que "La detección prenatal permite que en un 71% de los casos de síndrome de Down se interrumpa el embarazo" es tanto como afirmar que gracias a la detección prenatal evitamos un problema. Porque acto seguido, Ricart 'informa' que el "cribaje" de esta anomalía cromosómica ha disparado el número de pruebas, que alcanza ya al 30,6% de las gestantes, aumentando sobre todo en las mayores de 35 años.

Ya saben, la maternidad no es un don, es un derecho. Y como es un derecho, exigimos calidad del producto. Y si no nos gusta, sencillamente lo matamos. Y La Vanguardia parece sugerir que deberíamos ir más allá en esto de las pruebas prenatales. Porque -alerta- las anomalías congénitas afectan cada año al 2% de los bebés. "La mayoría de las anomalías se detecta durante la gestación por la que en un 27% de los casos hay una interrupción voluntaria del embarazo", apunta la 'información' que posteriormente lamenta que en el 65% de los casos, el bebé 'anómalo' "sobreviva, comportando limitaciones importantes". Vamos, que Ud. lo que tiene que hacer es 'quitarse el paquete de encima' si llega defectuoso. Eugenésico.

Más. Ricart lamenta que se hagan más ecografías de las necesarias, pero aplaude que se hagan entre la semana 14 y 22. "Esta prueba es la que permite detectar más anomalías (55%) y dentro del plazo legal para abortar", concluye. O sea, menos mal que la gente es responsable y se hace la ecografía cuando debe; de esta forma, si el niño llega mal, siempre se puede prescindir de él. ¡Que se mueran los feos! Lo curioso es que la Federación de Síndrome de Down no hayan dicho nada todavía cuando la federación internacional lamentó que las pruebas prenatales fueran utilizadas como instrumento eugenésico. Tenemos la misma dignidad que los sanos, venían a afirmar con razón. ¿Dónde están ahora? Nunca es tarde si la dicha es buena.

Comentarios

Hispanicus ha dicho que…
yo tengo un hijo y estamos esperando el segundo, tanto en el primero como ahora en el segundo no hemos querido hacer la prueba para detectar el sindrome de down, pues no vamos a abortar de ninguna manera, así que esa prueba no vale para nada a nuestro entender.

Solo Dios puede disponer de nuestras vidas, no voy a ser yo quien le enmiende la plana a Dios. Que venga lo que El quieram nosotros lo querremos igual que al primero, con toda nuestra alma.
cambiaelmundo ha dicho que…
Ya otra vez me olvidé de darte la enhorabuena por el segundo chaval (aunque tarde, también por el primero, ya puestos). Tu actitud -es de suponer que se trata de "vuestra actitud", es ciertamente generosa y valiente, y sin embargo, es la única que garantiza una auténtica felicidad; el egoísmo entristece un montón. Es curioso que sean los países más ricos los que tienen la tasa de suicidios más alta; en África se mueren de hambre, pero nadie se suicida.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…