Ir al contenido principal

Presumir de Granada

Voy a presumir de Granada, y solo por lo que dan de sí dos medias tardes. El jueves me decidí, por fin, a visitar la la exposición "Maestros y Coetáneos de Mariano Bertuchi. Colección Casa Ajsaris", en la sala Zaida (Caja Rural de Granada), situada en el polémico Edificio Siza. Una colección de 40 obras de pintores a caballo de los siglos XIX y XX, que hicieron de Granada, a inicios de su carera, su fuente de inspiración, tema de sus creaciones y lugar de formación y trabajo: Muñoz Degrain, Gómez Mir, Gómez-Moreno, López Mezquita, Larrocha, Latorre... Una maravilla.

Casi tan interesantes como los cuadros son las biografías expuestas de los distintos autores, que trasmiten una sociedad granadina en plena efervescencia cultural y artística, muy impresionante, en la que tiene mucha presencia el llamado "orientalismo".

Me enamoro de dos cuadros de Bertuchi, "Los Mártires" y "Posada de Alhóndiga". Mientras estudio cómo llevármelos sin que me descubran, topo con Jorge de la Chica, periodistas de la COPE que todo lo sabe. ¡Bingo! Jorge está ahí para entrevistar a Juan Manuel Segura, responsable de la exposición y coleccionista de Casa Ajsaris, junto con Francisco Jiménez, coautores del precioso catálogo que se puede comprar allí mismo. Me presenta a Juan Manuel y le digo que me llevo ese par de cuadros; este me cuenta que los pintó Bertuchi con 12 y 14 años, que era un niño prodigio.

Pero Jorge y Juan Manuel me cuentan más cosas. Ahí está una décima parte de lo que tienen en el Carmen del 10 de la calle Zafra, un auténtico tesoro escondido que se puede visitar todos los sábados a las 11:00 de la mañana. Hoy no he podido; pero el próximo sábado no falto.

El viernes tenía cita con José Antonio Muñoz, periodista de Ideal, en el Granada Gourmet; pero me apiadé de él, que por trabajo iba a pasarse allí el sábado y el domingo, y di un golpe de timón. Me fui a la inauguración de la muestra dedicada al dibujante Juanjo Guarnido: "Backsad. Algún lugar entre las sombras", en el Centro Expositivo CajaGranada de la Acera del Casino. Llamar a Guarnido y a su compañero de trabajo, Díaz Canales, dibujante, no hace justicia a su trabajo: en sus obras hay, además de dibujo -muy, muy buen dibujo-, historia, documentación, guión, literatura, cine, animación. Arte en fin.

Con este acto concluía el primer día del Festival Andaluz dedicado al Género Negro, más de una semana de actividades multiformato sobre el crimen en el arte y el arte del crimen.

La exposición como tal iré a verla con calma otro día. Anoche había demasiada gente para apreciarla con tranquilidad. Ayer era el momento de conocer a Guarnido y Díaz Canales y de saludar a viejos y nuevos conocidos. Por supuesto, felicité a Jesús Lens -techo de mi peña de baloncesto- por haber sacado adelante la ya quinta edición de este festival, junto con Gustavo Gómez, CEO de Acento Comunicación, saludé a José Ramón Hernández, a José Lens -otro peñista del baloncesto, hermano de Jesús, nuestros "Gasol" del grupo-, a Francisco Sánchez-Montes, catedrático de Historia Moderna y América de nuestra gran universidad, a Pepe Olmedo, antiguo director de COPE, miembro de la Antigua Tuna del Distrito Universitario de Granada, cuya esposa resulta ser prima de Guarnido...

Me entretuve con el profesor y pintor Miguel Peña, que participa en el festival el próximo martes, en La Madraza, junto con Enrique Bonet y Ricardo Anguita, para poner cómic noir abierto en canal. Ya le dije que, con mucha pena, me lo perderé porque ese día acabaré tarde de trabajar. También me encontré con Daniel Hernández, otro tipo interesante, dedicado a la impresión de cosas en 3D; le sigo en Instagram (@danielhernandezmartin) y llevaba a cuestas una de sus últimas creaciones, un ukelele verdaderamente original, que él mismo dice que se parece a un jamón. Daniel es un artista genial que está buscando un comercial que le ayude a convertir el arte en algo de comer: esa vieja aspiración.

Tanto al ir como al regresar a casa, constaté que toda Granada estaba en la calle. El ambiente es festivo nivel top, pues mañana domingo sale la Patrona, la Virgen de las Angustias, de paseo por la ciudad, y las fachadas estaban acabando de engalanarse y no paraba de entrar y salir gente de saludarla en su basílica. En el Paseo de la Bomba, la Universidad de Granada ha desplegado como cincuenta carpas expositivas de ciencia e investigación, al grito de "sin Ciencia no hay futuro", orientadas sobre todo a familias y sus chaveas más jóvenes, que abarrotaban el espacio. En la Fuente de las Batallas, al ir, encontré a la muchachada de los viernes de la emergencia climática, clamando que los de mi generación les hemos robado el futuro. Tengo la sensación de que desde que la Iglesia católica ha dejado de amenazar con el infierno, ha caído sobre nosotros un Apocalipsis civil trufado de distopías y catastrofismos. Al volver ya no estaban, que hay que ponerse para salir y tal. Unos pasos más arriba muchas personas entraban en el Teatro Isabel La Católica.

A estas alturas del artículo me he cansado de la lista El Top 50 Global de Spotify (a partir de bad guy ya no distingo) y me paso a la mía de Bandas sonoras.

Ya termino. En Granada, si quieres encontrarte con alguien, pasea un viernes por la tarde entre fuentes, de la de las Granadas a la de las Batallas. Ahí me crucé con Manolo Martínez, presidente de la Fundación de las Escuelas del Ave María de Málaga, con José María Serrano, abogado, y su familia, con Jesús Faílde, otro abogado, y su esposa... Atravesé Las Titas sin mirar a los lados, o no paso de allí en toda la noche, y quería llegar a cenar a casa, que tenía prometido poner una película. Debíamos de ser los únicos granadinos que a las diez de la noche estábamos en casa.




Comentarios

Populares

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …