Ir al contenido principal

La Toma

Esta mañana he sacado a pasear mi ciudadanía granadina y mi paraguas y me he encaminado a la Plaza del Carmen, para participar como uno más en el acto conmemorativo de la reconquista de Granada por los Reyes Católicos (2 de enero de 1492), conocido como La Toma. En todas partes hay conmemoraciones de hechos históricos más o menos ancestrales y trascendentales -incluso algunos celebran derrotas- y, por lo general, no pasa nada. Aquí no, aquí cuando nos entra la memez buenista nos crecen los tontos del haba a puñados.

Como nos ha agarrado un fervor de converso a esto de la alianza de civilizaciones, ahora todas estas fiestas surgidas a raíz de la Reconquista -hecho extraordinariamente trascendental para la incorporación de España a Occidente-, con más de medio siglo de tradición a sus espaldas, se han convertido para algunos en sospechosas de todos los males posmodernos.

He estado ahí esta mañana y he visto ciudadanos normales y corrientes disfrutando pese a la lluvia y participando -se trata de un acto participativo- en una fiesta sencilla, breve, colorista y con un poso histórico fundamental que explica lo que somos, aunque a muchos se les escape tanta relevancia. También he visto al consabido grupo de "ultraizquierda", tratando de fastidiar el acto e incordiando al personal, además de ofendiendo los símbolos comunes con sus abucheos. A juzgar por sus banderas, se juntan comunistas de hoz y martillo, republicanos nostálgicos, independentistas andaluces y anti sistema: una retrospectiva imagen del comunismo y sus compañeros de viaje de mediados del siglo pasado.

En la otra esquina del cuadrilátero, los de extrema derecha, tan pocos que no se les hubiera visto si no es por sus banderas. Entonces he caído en la cuenta de que no es La Toma la que produce un "peligroso efecto llamada" que congrega a la "ultraderecha" un día como hoy en Granada. La Toma produce un "peligroso efecto llamada" sobre la extrema izquierda, y es ésta la que, con poco éxito, al menos hoy, puede que atraiga a sus antagonistas.

En resumen, como los extremos se tocan, opino que si los extremo izquierdos dejan de acudir como tales al acto, tampoco lo harán los de la otra punta, y los de a pié y los turistas tendremos la fiesta en paz.

Y el atribulado Chamizo podrá dormir tranquilo. Esto no tiene nada que ver con los inmigrantes.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…