La casilla de la Iglesia

sábado, 29 de abril de 2006 · 2 comentarios

Por JUAN MANUEL DE PRADA
ABC, 29 de abril de 2006

IMAGINO que a alguna de las tres o cuatro lectoras que todavía me soportan, enfrentada a su formulario de declaración de la renta, le asaltará el dilema de si debe colaborar en el sostenimiento de la Iglesia. Quizá esa lectora hipotética a la que me dirijo no sea una católica practicante, quizá la incomoden algunos pronunciamientos de las jerarquías eclesiásticas, quizá la fe que exaltó su infancia se haya agostado; sin embargo, le desagrada ese laicismo belicoso que se respira en el ambiente, se siente a disgusto cada vez que la Iglesia es escarnecida desde tribunas mediáticas y acosada por quienes desean resucitar ese clima de anticlericalismo aciago que infama los peores pasajes de nuestra Historia. A esas personas que, sin comulgar plenamente con sus postulados, valoran beneficiosamente el acervo moral que la Iglesia nos ha transmitido; a esas personas que, desde la distancia con la fe y la práctica católicas, consideran beneficiosa la aportación de la Iglesia al debate de las ideas y su defensa coherente de unos principios humanistas en medio de una sociedad que galopa desbocadamente hacia la deshumanización van dirigidas estas líneas.

¿Se han detenido a considerar cómo sería nuestra sociedad sin la aportación de la Iglesia? Thomas Mann nos recordaba que el cristianismo constituía un enriquecimiento sin parangón de lo «específicamente humano», un poder moralizador del que el hombre occidental nunca debería desprenderse, salvo que ansiara su destrucción. Pero, además de este infinito caudal de conquistas morales y culturales que el cristianismo nos ha legado (un caudal que sólo los muy resentidos o los muy obtusos se atreverán a negar), conviene destacar la ímproba misión que la Iglesia ha asumido en una época como la nuestra, en que los viejos errores (los errores que conducen al hombre a su autodestrucción) se presentan como modas novedosas y atractivas. Justo ahora, en una época de incertidumbres, en que los fundamentos éticos de nuestra convivencia se han reducido a escombros, la Iglesia ofrece a nuestra sociedad un valioso baluarte de coherencia, de incómoda coherencia si se quiere; pero el mero hecho de defender posturas incómodas cuando lo más sencillo sería dejarse arrastrar por la marea del relativismo rampante demuestra el valor primordial e insustituible de la Iglesia. Sumemos a esta condición de baluarte inexpugnable la ayuda espiritual que brinda a millones de personas, sumemos su ingente labor asistencial, caritativa, educadora, humanizadora en definitiva; y llegaremos a la conclusión de que la Iglesia es un precioso bien común que debemos preservar.

Una forma de reconocer esta aportación ingente de la Iglesia a lo «específicamente humano» es colaborar en su sostenimiento económico. Al marcar la casilla de la Iglesia en nuestra declaración de la renta, estamos favoreciendo que esa voz a veces enojosa, a menudo discrepante de las modas, siempre leal a unos principios que se cifran en el mensaje eternamente novedoso del Galileo siga escuchándose. Decía Chesterton que la Iglesia ofrece a los hombres una muralla de apariencia disuasoria, erizada de abnegaciones y sacrificios; pero una vez salvada esa muralla, el hombre se topa con un prado de libertad en el que pude retozar feliz como un niño. Los enemigos de la Iglesia, en cambio, nos ofrecen una alternativa de apariencia más golosa y encantadora; pero en su meollo se retuercen las serpientes de la angustia. Al marcar la casilla de la Iglesia en nuestra declaración de la renta, no hacemos sino reconocer de dónde venimos y hacia dónde vamos; no hacemos sino cultivar ese prado donde aún podemos retozar en libertad. Quienes prefieren que sigamos extraviados y confusos, contemplarían con regocijo que no marcáramos esa casilla.

Las cuentas de los partidos y de la Iglesia en España

· 0 comentarios

Firmante: Ignacio Aréchaga
ACEPRENSA 047/06, 26-04-2006

Los partidos políticos y la Iglesia católica en España tienen en común una asignatura pendiente: su financiación, que no se asegura solo con recursos propios. Ambos prestan un servicio a la colectividad: la Iglesia ofrece unos servicios que facilitan el ejercicio del derecho de libertad religiosa, amén de otros servicios asistenciales; los partidos son una pieza importante en el engranaje de la vida política, como instrumentos para agregar intereses e ideas de una parte de la sociedad, seleccionar a políticos y servir de enlace entre el público y el proceso de decisión política. Hay motivos, pues, para que en la financiación de Iglesia y partidos concurran los fondos públicos, además de los privados, aunque lo ideal sería la autofinanciación.


En este ideal la Iglesia está mucho más adelantada... Actualmente, el presupuesto de la Conferencia Episcopal y de las diócesis se cubre en un 70% con el dinero de los fieles (el 63% con donativos y el 7% con ingresos por servicios y rentas del patrimonio). En comparación, según datos del Tribunal de Cuentas en 2002, las cuotas de los afiliados cubren una mínima parte del presupuesto de los partidos, desde un 5,7% en el caso del PNV hasta un máximo del 44% en Convergència, mientras que en la mayoría de los casos está en torno al 15%.

Los donativos a los partidos son también poco significativos, excepto en los casos de los nacionalistas (23% de la financiación del PNV; 23% de Convergència; 51% de UDC).

Se diría que la Iglesia es más capaz que los partidos para obtener de los suyos esa identificación que pasa por la cartera. En el caso de los partidos, en general casi todos los consideran necesarios, pero casi todos esperan que otros paguen para mantenerlos. Así que cabe englobarles dentro de la categoría de bienes públicos, que deben financiarse al menos en parte con fondos públicos.

Y así se les está financiando fundamentalmente, con subvenciones públicas en función de los escaños obtenidos en las elecciones y del número de votos. La subvención pública es en casi todos los casos el principal factor de financiación, que alcanza proporciones decisivas en los dos grandes partidos: un 79% en el PP y un 62% en el PSOE (y casi el 80% en los socialistas catalanes).

En comparación, el porcentaje de financiación pública de la Iglesia católica es mucho más reducido (si no se suman indebidamente fondos públicos que no financian a la Iglesia, como los destinados a los colegios católicos concertados que a quien benefician es a las familias que llevan allí a sus hijos, cfr. Aceprensa 145/05). La asignación tributaria (el destino del 0,5% de sus impuestos que hacen parte de los ciudadanos al "votar" por la Iglesia en la Declaración de la Renta) más un complemento del Estado, suponen un 14,1% de sus ingresos; y si se le suman las subvenciones públicas que, como otras asociaciones, pueden recibir las entidades eclesiásticas para fines asistenciales, culturales,... el total de la financiación pública sube al 30%.

Ciertamente, todavía es necesario que los católicos españoles se sientan más comprometidos en la financiación de la Iglesia, como quien saca adelante algo propio. Pero me parece que sería más fácil alcanzar el ideal de la autofinanciación de la Iglesia, con alguna modificación técnica en los Acuerdos Económicos con la Santa Sede, que lograr una financiación de los partidos que no dé lugar a fraudes ni a gastos desmesurados en las campañas.

Figurémonos qué se habría dicho si los obispos obligasen a los profesores de religión a destinar un porcentaje de su sueldo a la financiación de la Iglesia, siguiendo los métodos de los dirigentes de Esquerra Republicana. O si la utilización de fondos públicos por parte de la Iglesia recibiera los varapalos que recibe la de los partidos cada vez que el Tribunal de Cuentas revisa los documentos justificantes. O si la Iglesia recurriera a las oscuras condonaciones de créditos, con las que algunos partidos han descubierto un "paraíso bancario", donde no rigen las estrictas leyes que los bancos aplican a los morosos.

El Congreso se enfrenta ahora a la reforma de la Ley de Financiación de Partidos, intacta desde 1987 a pesar de los escándalos que desde entonces se han producido. Esperemos que se logre encontrar una fórmula para financiar a los partidos sin favorecer la corrupción. Es fácil decir que "la democracia es cara" y hay que pagarla. Pero cuando la decisión sobre la cuantía de los fondos corre a cargo de los beneficiarios hay que estar atentos para que no la transformen en un bien de lujo.

Provida en la cima

martes, 25 de abril de 2006 · 0 comentarios

Mensaje recibido de Provida Valencia:



La imagen que acompaña este correo es todo un símbolo de la batalla más importante que se está desarrollando en estos momentos en la guerra cultural con la que hemos empezado el Siglo XXI. En la batalla están en juego las personas y los territorios que los defensores de la vida considerábamos más seguros: los pueblos hispanos de América. La ofensiva mundial contra la vida se está haciendo especialmente virulenta en Colombia, en Brasil, en Argentina y en Perú. Por otro lado los provida estamos intentando ganar terreno en Estados Unidos. En estas batallas se juega gran parte del futuro del mundo: son muchas vidas, más que las que ahora se pierden en Europa.
Por eso estos provida han subido a la cima de América a decirle al mundo: resistiremos. Y nosotros, todos, al tiempo que defendemos el terreno que pisamos, les decimos: os apoyaremos; lo hacemos ya con nuestras plegarias y oraciones, pero también con nuestro dinero, con nuestra presencia en los organismos internacionales, con nuestros ánimos. Gracias por la foto. Por la vida.

Cheque escolar

miércoles, 19 de abril de 2006 · 5 comentarios

En estos momentos en que la libertad en el ámbito educativo está sufriendo el mayor ataque que se recuerda en nuestro país, Hazteoir.org ha lanzado la campaña a favor del cheque escolar "Por una educación de calidad en libertad".


La idea del cheque escolar fue propuesta por Milton Friedman (Premio Nobel de Economía) hace más de 50 años, y ya se ha implantado con éxito en Suecia, Dinamarca, algunas zonas de Estados Unidos, Italia, Chile, Nueva Zelanda, España (Valencia)... aumentando en todos los casos la libertad de los ciudadanos, la competitividad del sistema educativo, y por tanto, la calidad de la enseñanza.

El cheque consiste en devolver a los padres parte de sus impuestos para que lo destinen a la educación de sus hijos. De esta forma los padres podrán elegir libremente el colegio de sus hijos, y serán ellos y no el Estado quienes definan el mapa escolar.

La implantación de este sistema, junto con el respeto a la libertad de creación de centros educativos reconocida en el artículo 27 de nuestra Constitución, supondría, de hecho, que los padres puedan cumplir libre y responsablemente con el deber de educar a sus hijos.

Los promotores de esta iniciativa son conscientes de que es audaz y exigente. Sin
embargo, creen firmemente que un grupo pequeño de ciudadanos reflexivos y comprometidos puede cambiar el mundo. Para lograr ese cambio quieren contar contigo y por eso te invitan a conocer la página del cheque escolar, a adherirte a su plataforma dejando tu firma y difundirla.

Trece entre mil

martes, 18 de abril de 2006 · 0 comentarios

Sale a la venta el DVD del documental 'Trece entre mil' de Iñaki Arteta .

El día 19 de abril sale a la venta el DVD del documental dirigido por Iñaki Arteta, que recupera la memoria y los testimonios de los que sufrieron el asesinato de sus familiares por parte de ETA, la mayoría de ellos en atentados de los años ochenta.

Según señala el Foro Ermua en un comunicado, "el documental trata de la historia paralela, la que se va dejando atrás con los nuevos hitos de historia terrorista de la banda, las negociaciones o los golpes policiales y en definitiva una película que refleja los testimonios que rara vez se encuentran en los libros de Historia". Nominado a los Goya en la sección al mejor documental del 2005 y 2º Premio en la sección Tiempo de Historia en la Seminci 2005, el documental se podrá encontrar en grandes superficies, FNAC, El Corte Inglés, etc y en los lugares habituales de venta de películas. También se puede adquirir en LEIZE producciones:
LEIZE producciones
tel. 94 437 18 95
leize@teleline.es
Aptdo. De Correos 73
48900-Barakaldo

Para más información:
treceentremil.com
testimoniosvictimasterrorismo.com

Cuidado con caricaturizar

lunes, 17 de abril de 2006 · 6 comentarios

La publicación en la revista italiana Studi Cattolici de una viñeta alusiva a la mención que hace de Mahoma Dante en su Divina comedia ha provocado otra pequeña polvareda de "escándalo farisaico", ante la cual la Oficina de Información del Opus Dei en Roma se ha visto obligada a emitir una declaración.
Resulta que en la viñeta de marras ni siquiera aparece dibujado Mahoma; pero como no me atrevo a reproducirla, el que quiera comprobarlo puede verla, por ejemplo
AQUÍ.
Debo agradecer a Marta Salazar la pista de este asunto, que expone en un
excelente artículo, con interesantes enlaces. Esta es la reseña de Zenit del otro comunicado de la misma oficina que recoge:

El Opus Dei califica de «lamentable» una viñeta ofensiva para musulmanes en «Studi Cattolici»
ROMA, domingo, 16 abril 2006 (ZENIT.org ).- La prelatura del Opus Dei ha calificado de «lamentable» una viñeta satírica ofensiva para los musulmanes publicada por una revista que en su cabecera lleva el adjetivo de católica.
La viñeta, basada en la Divina Comedia de Dante Alighieri, ha aparecido en el último número de «Studi Cattolici» («Estudios Católicos»), revista de la editorial «Ares» cuyo director, Cesare Cavalleri, es miembro de la prelatura.
Marc Carroggio, encargado de la Oficina de Información del Opus Dei en Roma ha publicado un comunicado para explica que «En los últimos meses, los católicos de muchos países, y en diversas ocasiones también esta Oficina, hemos repetido que no necesitamos más caricaturas de ninguna religión. Siempre, pero especialmente en las circunstancias actuales, tendríamos que trabajar todos a favor de la concordia, de la tolerancia, de la comprensión».
«Esta viñeta en una revista que lleva en su título el nombre de católica nos parece un acto lamentable, que manifiesta falta de sensibilidad humana y de caridad cristiana», añade.
Carroggio aclara que «aunque el Opus Dei no tenga ninguna responsabilidad sobre esa revista, y cada persona sea responsable de sus acciones, queremos pedir perdón por la ofensa infringida».
El comunicado concluye afirmando que «es necesario que las religiones y sus símbolos sean respetados, y que los creyentes no sean objeto de burlas que hieran sus sentimientos religiosos». «Ése es el único camino que lleva a la paz y a la fraternidad. Y el respeto no es algo teórico sino que se puede favorecer o ahogar con gestos concretos», concluye.

El Gobierno subvenciona una fiesta gay junto a la Catedral de Valencia días antes de la visita del Papa

sábado, 15 de abril de 2006 · 0 comentarios

LUZ DERQUI, 12 de junio de 2006
El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales subvencionará un congreso sobre diversidad familiar organizado por grupos homosexuales en Valencia, coincidiendo prácticamente con la llegada de Benedicto XVI a la ciudad para clausurar el V Encuentro Mundial de las Familias. Este hecho ha sido visto como una «provocación ofensiva» por el Arzobispado de la ciudad del Turia, máxime cuando el programa incluye una manifestación de orgullo gay a las mismas puertas de la Catedral y a escasos metros del Palacio Arzobispal.
El congreso, organizado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgt) y la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) está financiado por el Gobierno y cuenta con la colaboración de la Universidad de Valencia, cuya Facultad de Psicología acogerá todos los actos.
17.000 euros del Ministerio
La implicación del Gobierno no se limita a los 17.000 euros que han dado de subvención, sino que será la directora general de las Familias y la Infancia, Amparo Marzal Martínez, la encargada de inaugurar el congreso. A las jornadas también acudirá el subdirector general de las Familias, Félix Barajas Villaluenga, quien participará en una mesa redonda sobre «Políticas de protección y apoyo de la diversidad familiar».
Los propios organizadores reconocen que se celebra en «un momento muy especial, dada la proximidad del Encuentro Mundial de las de las Familias que organiza la Iglesia católica». En este sentido, asociaciones de la Felgt han iniciado un campaña contra la visita del Papa que, bajo el lema «Jo no t´espere» (Yo no te espero), critica los recursos destinados al evento e incita a la sociedad a mostrar su rechazo a la presencia del Papa en Valencia.
Para hacer aún más explícita y notoria la presencia de estos colectivos, el congreso incluye una manifestación del orgullo lésbico, gay, transexual y bisexual que tendrá lugar en la plaza de la Reina de Valencia, a las puertas de la catedral, y situada en las inmediaciones del Palacio Arzobispal y de la Basílica de la Virgen de los Desamparados, donde el próximo 8 de julio Benedicto XVI presidirá diferentes actos con motivo de su primera visita a España.
El congreso incluye además una «fiesta del Orgullo» nocturna en la plaza Viriato, también a poco metros del Arzobispado, aunque para ninguno de estos dos actos se ha solicitado aún permiso a la Delegación del Gobierno.
La postura del Ministerio de apoyar y subvencionar estas jornadas ha sido recibida con sorpresa e indignación por la organización del V Encuentro Mundial de las Familias y el propio Arzobispado. Fuentes cercanas a la prelatura calificaron ayer de «provocación ofensiva» esta iniciativa, especialmente para los valencianos, «que con tanta ilusión trabajan desde hace meses para que la visita del Papa sea un éxito».
De la misma forma, incidieron que se trata de una «provocación apoyada por ideologías que ya han sido bautizadas como nacional-laicismo, corriente que como se demuestra en esta ocasión, está sustentada, incluso económicamente, por el Gobierno».
Esta «agresión» contra la mayoría católica se une, según fuentes arzobispales, a la campaña instigada y protagonizada por elementos radicales, que «se ha traducido en amenazas contra algunos sacerdotes valencianos y contra el propio Papa en pasquines, pancartas y pintadas difundidas por toda la ciudad». De la misma forma, sorprende el apoyo del Ministerio a estas jornadas, muy relacionadas con activos opositores, no
sólo a la visita del Papa, sino a la Iglesia como realidad. En este sentido, entre las iniciativas llevadas a cabo por la Felgt destaca la que, bajo el lema «ni un céntimo para quien te discrimina», incita a los contribuyentes a que no destinen dinero a la Iglesia en su declaración de la renta.
Polémica por la retransmisión
Este nuevo capítulo contra la visita del Papa se une a otras fricciones surgidas respecto a la organización del Encuentro de las Familias. Estamisma semana, el arzobispo de Valencia denunció el afán del Ejecutivo de controlar la visita papal, con un «empeño continuo y persistente» por que TVE tuviera la señal institucional para transmitir las imágenes en perjuicio de la televisión autonómica valenciana.
Esta actitud, que ha provocado ya varios enfrentamientos entre representantes de Moncloa y los de la Generalitat y el Arzobispado, contrasta, según palabras del propio prelado, Agustín García Gasco, con la política del ente estatal que «a la misma hora abría sus informativos autonómicos haciéndose eco de las acciones de grupúsculos radicales de carácter violento que amenazan al Pontífice y piden boicot a su vista, incitando a la violencia y despreciando la libertad religiosa de los ciudadanos».

Días de Pasión

miércoles, 12 de abril de 2006 · 2 comentarios

Estos días de Semana Santa son lo que son, un grito silencioso de la fe milenaria de un pueblo, que sale a la calle sin rebozo, al margen de toda cruzada laicista, racionalista y sesuda. Estas son las verdades que creemos, y para glosarlas rescato dos artículos que tenía guardados del año pasado, nada envejecidos, como nuestras sencillas , claras y bellas convicciones.

Días de Pasión
POR JUAN MANUEL DE PRADA/ ABC 25.III.2005
El rastro de cera tardará en borrarse de los adoquines, como de la memoria de miles de españoles las procesiones de Semana Santa. Hoy, Viernes Santo, se vivirá el capítulo más impactante mientras la cruzada laicista sigue en busca de un aposento.La ciudad de mi infancia huele en estos días como una gran colmena derretida. La cera de los hachones deja su rastro de lágrimas gordas sobre los adoquines de las callejuelas escoltadas de iglesias románicas, acantilados de piedra que guardan el rescoldo de una fe milenaria. Un ejército de cofrades desfila a la luz esmerilada de las farolas; vistos desde lejos, sus capirotes semejan un bosque de lanzas vivas, empenachando la noche con el vaho de sus respiraciones, que ascienden al cielo como una plegaria unánime y silenciosa. Aún tendrán que pasar muchas semanas antes de que el rastro de cera que los cofrades dejan a su paso se borre de los adoquines; pero el rastro de esa plegaria espontánea que el pueblo eleva al cielo no se borrará jamás, por mucho que se empeñen los corifeos de la cruzada laicista. La ciudad de mi infancia, como tantas otras ciudades de España, se llena en estos días de una multitud que coloniza las aceras y abarrota los soportales de las plazas, para contemplar el paso de las procesiones que se anuncian desde lejos, con el redoble lento de los tambores y el tañido de la campana que hace sonar el llamado "barandales", un tañido que tiene algo de esquila fúnebre, de tan escueto y campesino. A la vibración de ese tañido, la gente acude como requerida por la llamada ancestral de la sangre: en las escenas de la Pasión se cifra nuestra genealogía espiritual; y en la imagen de Cristo colgado de un madero se condensa el dolor del mundo.El carillón del Ayuntamiento señala la hora inverosímil de la muerte de Dios con un acorde que se queda temblando en el aire, gemebundo y herrumbroso. El Crucificado desfila por las calles convertidas en plegaria viva, balanceándose sobre los hombros de los porteadores, con la mirada estrangulada de sangre y el pecho abierto por el hierro; el imaginero que lo talló cuidó mucho la arquitectura tensa de las costillas, que tienen un no sé qué de arpa rota, estremecida de estertores, y el escorzo de los brazos, que se abren en un último paroxismo de amor, ansiosos de abarcar el mundo. La multitud contempla a Dios cara a cara, como antaño debieron contemplarlo quienes acompañaron su ascenso al Gólgota; a las gargantas de la multitud trepa un coágulo de rabia, un amasijo de lágrimas que se quedan pegadas -saladas como la herrumbre-- al velo del paladar. Son tan sólo unos minutos, apenas lo que dura el paso de Cristo a hombros de los porteadores, pero en ese lapso mínimo de tiempo cabe el vertiginoso universo. Embalsamado por el olor de colmena derretida que embriaga la ciudad de mi infancia, revivo el misterio de la Pasión.Una imagen basta para desvelarnos la belleza incalculable de ese misterio: el arte alcanza así su misión primordial -la misión que los mercaderes le han usurpado-, que no es otra que hacer inteligible, mediante un golpe de emoción, lo trascendente. El Crucificado se pierde ya al final de la calle, bajo la noche ciega de astronomías. Cuando claree y descubramos la tumba vacía, podremos proclamar exultantes: «¿Dónde está, muerte, tu victoria?». Y entonces nos reiremos a mandíbula batiente de los corifeos de la cruzada laicista.

ECHAR A DIOS DE LA CIUDAD
Por Ignacio RUIZ QUINTANO/ ABC 23 de marzo de 2005
A lo mejor todo viene del 10 de noviembre de 1619, cuando Descartes, que había tenido un sueño extraño en medio de extraños signos y alegorías, decidió que había descubierto una filosofía destinada a cambiar el mundo: el racionalismo, hijo de un sueño raro, consecuencia, a su vez, de una mala cena. ¿Qué cenó Descartes la noche del 10 de noviembre de 1619? El racionalismo odia a la imaginación. El hombre antiguo todo lo reducía a símbolos. El hombre moderno todo lo reduce a razones. «En realidad, ¿qué perseguía usted?», le pregunta Ruano a Marinus, el pirómano del Reichstag, en una sesión del juicio. «El mundo nuevo va a llegar... Pero menos deprisa que debiera... Necesitamos ayudarlo...», contesta. «¿Quiénes, los comunistas?» «Los vagabundos. Los que vemos llegar el mundo nuevo. Hay que empujar al mundo viejo.» «¿Y por qué empujar al mundo desde Alemania?» «Der hertz von Europa ist! (¡Es el corazón de Europa!)» «¿Se arrepiente usted siquiera un poco?» «La cúpula... no salió bien del todo... Debió derrumbarse... Una cúpula es un símbolo.» El protestantismo, como era racional, «dejó escueta, entre salmos, a la Cruz desnuda». Por eso, dirá Pemán, no hay nada más católico que la Semana Santa de Sevilla, donde todos los sentidos, como mandan los místicos católicos, toman parte en el éxtasis. «El paganismo... , la idolatría, el politeísmo, bautizados, se llaman la Semana Santa de Sevilla.» Pemán ve todo el problema de las religiones -y el motivo de su variedad- en la exacta relación del Cuerpo y el Alma. Alma sin Cuerpo: budismos y nihilismos orientales, protestantismos y jansenismos espiritados, fríos, iconoclastas y desnudos. Cuerpo sin Alma: paganismo, culto a la pura naturaleza física. Equilibrio Alma y Cuerpo: catolicismo, con su dogma de la Encarnación, con su dogma de la resurrección de la carne, con sus imágenes, con su liturgia. El «Dios en la ciudad» de Romero Murube es en su plenitud el dogma de la Encarnación. OCURRE, sin embargo, que los ojos, como dijo Borges desde la profundidad de su ceguera, sólo ven lo que están habituados a ver: «Tácito no percibió la Crucifixión, aunque la registra su libro.» Y Steiner, que sigue queriendo saber cuál es la nueva metáfora de la esperanza, se queja de que las vulgares suficiencias de nuestra psicología y nuestra sociología no van al centro de la cuestión: si la existencia de Dios es hoy un problema vivo. ¿Arde todavía la Zarza o es sólo objeto de la curiosidad del psicólogo y el historiador?TODO viene, como decíamos, del 10 de noviembre de 1619. Con el racionalismo, las personas que para echárselas de cultas iban de razonables dejaron de creer en Dios. La fe en Dios fue sustituida por la fe en las nacionalidades. Nietzsche levantó acta: «Dios ha muerto.» Y puesto que no se puede creer en ningún código moral sin creer en un Dios que te señale con el dedo, predijo para nuestro flamante siglo, con voz de Bonnie Tyler, el eclipse de todos los valores: «Total eclipse of the Heart».Dicen que este gobierno de progreso -el gobierno que presume de haber vuelto al «corazón de Europa» para ver llegar el mundo nuevo- prepara un Código Laico destinado a reprimir las manifestaciones religiosas en las calles, es decir, a echar a Dios de la ciudad. Es el mismo gobierno que el otro día, después de unas copas a la salud del Pasmo de Paracuellos, derribó una estatua de Franco, muerto hace treinta años. Declararon que ésa no era estatua de «consenso» -palabra católica, cosa que no saben-, y el derribo fue llevado a cabo «sin novedad», en palabras del hijo de Pepe, el de la tienda, que ahora deberá proceder a retirarlo del escalafón militar.

Teología y secularización en España

martes, 11 de abril de 2006 · 2 comentarios

La LXXXVI ASAMBLEA PLENARIA de la Conferencia Episcopal Española emanó la Instrucción Pastoral "Teología y secularización en España. A los cuarenta años de la clausura del Concilio Vaticano II" (Madrid, 30 de marzo de 2006), presentada ayer por su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino.

Se trata de un documento de escasas 36 páginas que considero muy importante por lo que tiene de esclarecedor en medio de tanta confusión interesada. Seguro que picará, pero el que se pica, ajos come, y va siendo necesario dejar las cosas claras: esto es lo que hay y lo demás son desvaríos.

Los párrafos siguientes son un aperitivo para abrir boca; recomiendo la lectura completa del texto.

"Conscientes de haber recibido por la imposición de manos la misión de conservar íntegro el depósito de la fe (cf. 1 Tm 6, 20) y atentos a la voz de tantos fieles que se sienten zarandeados por cualquier viento de doctrina (Ef 4, 14), hablando con una sola voz en comunión con el Sucesor de Pedro, como testigos de la Verdad divina y católica[4], queremos ofrecer una palabra de orientación y discernimiento ante determinados planteamientos doctrinales, extendidos dentro de la Iglesia, y que han encontrado una difundida acogida también en España, perturbando la vida eclesial y la fe de los sencillos".

"En el origen de la secularización está la pérdida de la fe y de su inteligencia, en la que juegan, sin duda, un papel importante algunas propuestas teológicas deficientes relacionadas con la confesión de fe cristológica. Se trata de interpretaciones reduccionistas que no acogen el Misterio revelado en su integridad. Los aspectos de la crisis pueden resumirse en cuatro: concepción racionalista de la fe y de la Revelación[9]; humanismo inmanentista aplicado a Jesucristo; interpretación meramente sociológica de la Iglesia, y subjetivismo-relativismo secular en la moral católica. Lo que une a todos estos planteamientos deficientes es el abandono y el no reconocimiento de lo específicamente cristiano, en especial, del valor definitivo y universal de Cristo en su Revelación, su condición de Hijo de Dios vivo, su presencia real en la Iglesia y su vida ofrecida y prometida como configuradora de la conducta moral".

"Suscitar dudas y desconfianzas acerca del Magisterio de la Iglesia; anteponer la autoridad de ciertos autores a la del Magisterio; o contemplar las indicaciones y los documentos magisteriales simplemente como un “límite” que detiene el progreso de la teología, y que se debe “respetar” por motivos externos a la misma teología, es algo opuesto a la dinámica de la fe cristiana".

"A la luz de estos principios sobre la sexualidad se entiende el motivo por el que la Iglesia también considera «pecados gravemente contrarios a la castidad... la masturbación, la fornicación, las actividades pornográficas y las prácticas homosexuales»".

"Quienes reivindican su condición de cristianos actuando en el orden político y social con propuestas que contradicen expresamente la enseñanza evangélica, custodiada y transmitida por la Iglesia, son causa grave de escándalo y se sitúan fuera de la comunión eclesial".

"Los fieles deben defender y apoyar aquellas formaciones o actuaciones políticas que promuevan la dignidad de la persona humana y de la familia. En el caso de que no se pueda eliminar una ley negativa sobre estas materias, el fiel católico debe trabajar por minimizar los males que ocasione".


Algunas reseñas periodísticas en ABC, LA RAZÓN e IDEAL.

Lo Políticamente Correcto y su trasfondo filosófico e ideológico

lunes, 10 de abril de 2006 · 0 comentarios

Cómo el neo-marxismo creó desde EEUU una revolución del lenguaje y las costumbres, sin necesidad de proletarios.

ForumLibertas publica íntegra la conferencia de uno de los ponentes internacionales al Congreso de Católicos y Vida Pública de Barcelona 2006, el catedrático de Filosofía de la Cultura de la Universidad Católica de Lublin (Polonia), Piotr Jaroszynski. Esta universidad, en la que Karol Woytila impartió clases de ética, tiene ahora el nombre de "Universidad Juan Pablo II". Jaroszynski analiza el origen y el poder de lo políticamente correcto como arma ideológica... y cómo combatirlo.

La conferencia es un poco larga; pero es súmamente interesante e instructiva, y es fácil de leer.

La Iglesia y los medios

sábado, 8 de abril de 2006 · 4 comentarios

La COPE, emisora de radio propiedad de la Conferencia Episcopal Española, está en el ojo del huracán por las recientes actuaciones de algunos de sus periodistas. Considero a la COPE uno de los pocos espacios verdaderamente independientes y libres de la corrección política reinante en España, por eso no sólo me he abstenido hasta ahora de criticarla, sino que la he defendido a capa y espada.
SIN EMBARGO, el artículo de hoy en el diario ABC (agriamente enfrentado a la COPE), dice exactamente lo que quiero decir, y muy bien dicho; por eso lo pongo, con el ánimo de que la emisora lime los aspectos más estridentes, PORQUE YO SIGO ESTANDO CON LA COPE.


S. Pablo a los Efesios. Capítulo 4
[11] Él constituyó a algunos como apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y doctores, [12] para que trabajen en perfeccionar a los santos cumpliendo con su ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, [13] hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la plenitud de Cristo. [14] De este modo ya no seamos niños que fluctúan y están zarandeados por toda corriente doctrinal, por el engaño de los hombres, por la astucia que lleva al error. [15] Por el contrario, viviendo la verdad con caridad, crezcamos en todo hacia aquél que es la cabeza, Cristo, [16] y de quien todo el cuerpo trabado y unido por todos los ligamentos que lo nutren, según la función correspondiente de cada miembro, va consiguiendo su crecimiento para su edificación en la caridad.

JUAN MANUEL DE PRADA
ABC, 8 de abril de 2006
«EL hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca» (Lc 6, 45). Jesús nos enseñó que la comunicación exige elecciones morales que se contagian a nuestro lenguaje; y un lenguaje que es destructivo, que se ensaña, que insulta, que arremete, que estimula el odio, está sacado de un «mal tesoro». Por supuesto, la alternativa a este lenguaje denigrante no es un lenguaje tibio y medroso sino, por el contrario, un lenguaje que se apoye en principios morales sólidos, que adopte si es preciso la ira y la indignación; pero siempre que esa ira y esa indignación sean fecundas, siempre que actúen como fermento social, y no como factor de enconamiento y división. La exacerbación de ciertas posturas ideológicas, utilizadas para provocar divisiones insalvables entre los españoles, debe ser considerada inmoral en términos cristianos. Así, el cainismo que se alienta y se practica desde el Gobierno es, en este sentido, altamente inmoral; lo mismo podría predicarse de un medio de comunicación de inspiración cristiana que tratase de combatir esta actitud taimada e irresponsable con actitudes igualmente exacerbadas.

Son muchos los caballos de batalla que se le presentan hoy a la Iglesia: el respeto incondicional a toda vida humana (desde su estado embrionario a sus postrimerías), la opción preferencial por los pobres, la defensa de la familia como ámbito privilegiado donde Dios se hace presente, la denuncia del relativismo rampante, el derecho a que nuestros hijos sean educados en la fe, etcétera. Un medio de comunicación de inspiración cristiana debe esforzarse por que todos sus contenidos informativos y de opinión estén galvanizados, impregnados por los valores del Evangelio. Y debe esforzarse también por combatir las calamidades de nuestra época con un lenguaje humanista, edificante y enaltecedor, como quería San Pablo (Ef 4, 29): «No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino palabras buenas y oportunas para edificar y favorecer a quienes os escuchan». Este objetivo primordial es, por supuesto, compatible con la crítica acérrima, con la denuncia de la injusticia y el mal moral; pero, para que esa crítica y esa denuncia sean válidas, no deben sustentarse en descalificaciones e insultos que atenten contra la propia dignidad humana. Como católico con voz en la prensa, siempre he procurado guiarme por aquel consejo que nos dio Jesús (Mt 10, 27): «Lo que yo os digo en la oscuridad decidlo vosotros a la luz; y lo que os digo al oído decidlo en los terrados». La valentía tiene que ser rasgo de un comunicador cristiano; valentía para proclamar la verdad, para combatir la depauperación moral, la indignidad política, etcétera. No debe haber tibieza en esta proclamación, máxime en unas circunstancias tan graves como las que atraviesa España; pero esta falta de tibieza no puede hacernos olvidar que nuestra misión es contribuir a la comunión entre las personas. Es evidente que Zapatero anhela la reclusión de los católicos en un gueto social; su deseo es presentarlos como seres anacrónicos y vociferantes, marginándolos y caricaturizándolos como una rémora que dificulta lo que el Gobierno nos presenta como «avances» y que, en el fondo, no son sino una labor perversa de ingeniería social. Combatir esos desafueros desde el radicalismo, lejos de desbloquear la estrategia gubernamental, contribuye a su afianzamiento.

Hoy, más que nunca, es preciso que la Iglesia, a través de sus medios de comunicación, actúe como fermento de la sociedad, imbuyéndole una fuerza positiva y dinamizadora que no es, desde luego, la fuerza aciaga del odio. Como católico con voz en la prensa, me enorgullezco de colaborar en un periódico que, aun en medio de las insidias y las calumnias, sigue defendiendo valores de inspiración cristiana.

El «Evangelio de Judas»

viernes, 7 de abril de 2006 · 0 comentarios

Con la presentación en público del "Evangelio de Judas", texto donde el apóstol figura como un discípulo privilegiado y no como un traidor que vendió a Jesucristo por unas monedas de oro, se ha organizado el consiguiente revuelo tipo "Dan Brown". La entrevista al padre Thomas D. Williams L.C., decano de la Facultad de Teología de la Universidad «Regina Apostolorum» de Roma me ha parecido sencilla y esclarecedora.
Lo siento por los partidarios del complot.


ROMA, jueves, 6 abril 2006 (ZENIT).- «National Geographic» ha anunciado su intención de publicar una traducción en varios idiomas de un antiguo texto llamado «El Evangelio de Judas» a finales de este mes. El manuscrito de 31 páginas, escrito en copto, hallado en Ginebra en 1983, no aparece hasta ahora traducido en las lenguas modernas.

--¿Qué es el Evangelio de Judas?

--Padre Williams: Aunque el manuscrito todavía debe ser autentificado, probablemente es un texto del IV o V siglo, una copia de un documento anterior, redactado por la secta gnóstica de los Cainitas. El documento presenta a Judas Iscariote de manera positiva y le describe obedeciendo a la orden divina de entregar a Jesús a las autoridades para la salvación del mundo. Puede ser una copia del «Evangelio de Judas» citado por san Ireneo de Lyón en su obra «Contra las herejías», escrita en torno al año 180.

--Si es auténtico, ¿supone algún desafío a la fe de la Iglesia católica? ¿Sacudirá los cimientos del cristianismo, como sugieren algunas notas de prensa?

--Padre Williams: Ciertamente no. Los evangelios gnósticos, hay muchos más, no son documentos cristianos en sí, ya que proceden de una secta sincretista que incorporó elementos de diferentes religiones, incluyendo el cristianismo. Desde el momento de su aparición, la comunidad cristiana rechazó estos documentos por su incompatibilidad con la fe cristiana. El «Evangelio de Judas» sería un documento de este tipo, que tendría gran valor histórico, ya que contribuye a nuestro conocimiento del movimiento gnóstico, pero no supone ningún desafío para el cristianismo.

--¿Es verdad que la Iglesia ha tratado de encubrir este texto y otros documentos apócrifos?

--Padre Williams: Estos son inventos hechos circular por Dan Brown, el autor de «El Código Da Vinci» y otros autores que apoyan la teoría de la conspiración. Usted puede ir a cualquier librería católica y obtener una copia de los evangelios gnósticos. Los cristianos no creen que sean verdaderos pero no hay ningún intento de esconderlos.

--Pero, ¿no cree que un documento así pone en tela de juicio la fuentes cristianas, en particular los cuatro evangelios canónicos?

--Padre Williams: Recuerde que el gnosticismo surgió a mediados del siglo II, y el «Evangelio de Judas», si es auténtico, probablemente se remonta a finales del siglo II. Sería como si yo me pusiera a escribir ahora un texto sobre la Guerra Civil de los Estados Unidos y los presentara como una fuente histórica primaria de esa Guerra. El texto podría no haber sido escrito por un testigo presencial, como en cambio lo son al menos dos de los evangelios canónicos.

--¿Por qué estaban tan interesados en Judas los militantes en el movimiento gnóstico?

--Padre Williams: Una de las mayores diferencias entre las creencias gnósticas y el cristianismo se refiere a los orígenes del mal en el universo. Los cristianos creen que un Dios bueno creó un mundo bueno, y que por el abuso del libre albedrío, el pecado y la corrupción entraron en el mundo y produjeron desorden y sufrimiento. Los gnósticos atribuyen a Dios el mal en el mundo y afirman que creó el mundo de un modo desordenado. Por esto, son partidarios de la rehabilitación de figuras del Antiguo Testamento como Caín, que mató a su hermano Abel, y Esaú, el hermano mayor de Jacob, que vendió sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas. Judas entra perfectamente en la visión gnóstica que muestra que Dios quiere el mal del mundo.

--Pero ¿no cree que la traición de Judas fue un elemento necesario del plan de Dios, como sugiere el texto, para que Cristo diera su vida por los hombres?

--Padre Williams: Siendo ominisciente, Dios conoce perfectamente nuestras elecciones tiene en cuenta incluso nuestras decisiones equivocadas en su plan providencial para el mundo. En su último libro «Memoria e identidad», Juan Pablo II reflexionaba elocuentemente sobre cómo Dios sigue obteniendo bien incluso del peor mal que el hombre pueda producir. Esto no significa, sin embargo, que Dios desee que hagamos el mal, o que buscaba que Judas traicionara a Jesús. Si no hubiera sido Judas, hubiera sido otro cualquiera. Las autoridades habían decidido que Jesús debía morir y era ya sólo cuestión de tiempo.

--¿Cuál es la posición de la Iglesia respecto a Judas? ¿Es posible «rehabilitarlo»?

--Padre Williams: Si bien la Iglesia católica cuenta con un proceso de canonización por el que declara que algunas personas están en el cielo, como los santos, no prevé un proceso de este tipo para declarar que una persona está condenada. Históricamente, muchos pensaron que Judas está probablemente en el infierno, debido al severo juicio de Jesús: «Hubiera sido mejor para ese hombre no haber nacido», se puede leer en el Evangelio de Mateo (26, 24). Pero incluso estas palabras no son una evidencia concluyente respecto a su suerte. En su libro de 1994, «Cruzando el umbral de la esperanza», Juan Pablo II escribió que estas palabras de Jesús «no aluden a la certeza de la condena eterna».

--Pero si hay alguien que merece el infierno, ¿no sería Judas?

--Padre Williams: Seguramente mucha gente merece el infierno, pero debemos recordar que la gracia de Dios es infinitamente más grande que nuestra debilidad. Pedro y Judas cometieron faltas parecidas: Pedro negó a Jesús tres veces, y Judas lo entregó. Y ahora Pedro es recordado como un santo y Judas simplemente como el traidor. La principal diferencia entre los dos no es la naturaleza o gravedad de su pecado sino más bien la voluntad de aceptar la gracia de Dios. Pedro lloró sus pecados, volvió con Jesús, y fue perdonado. El Evangelio describe a Judas ahorcándose desesperado.

--¿Por qué está despertando tanto interés el «Evangelio de Judas»?

--Padre Williams: Estas teorías sobre Judas no son ciertamente nuevas. Baste recordar la ópera rock de 1973, «Jesucristo Superstar», en la que Judas canta «Realmente no he venido aquí por mi propia voluntad», o la novela de Taylor Caldwell, de 1977, «Yo, Judas». El enorme éxito económico de «El Código da Vinci» ha abierto sin duda la caja de Pandora y ha dado incentivos monetarios a teorías de este tipo. Michael Baigent, autor de «Sangre Santa, Santo Grial», ahora ha escrito el libro «The Jesus Papers» (Los documentos de Jesús) en el que recicla la vieja historia de que Jesús sobrevivió a la crucifixión. Y un nuevo estudio «científico» recién publicado afirma que las condiciones meteorológicas podrían haber hecho que Jesús caminara sobre un pedazo de hielo flotante en el Mar de Galilea, cuando el Evangelio dice que caminaba sobre el agua. Básicamente, para quienes rechazan tajantemente la posibilidad de los milagros, cualquier teoría, por extraña que pueda ser, es mejor que las afirmaciones cristianas.


PARA SABER MÁS SOBRE EL GNOSTICISMO

Crea tu propia novela de Dan Brown

miércoles, 5 de abril de 2006 · 0 comentarios

La Crisis Cromwell
de Dan Brown

Chloe Presley, un investigador, es encontrado ahorcado en Praga y John Brown, formidable abogado, es buscado por los bomberos de Estambul, para declarar como experto. Pronto, John se encuentra con un gran doctor llamado Sirius James, mezclado desde hace años en Dublín con el ultra secreto grupo de La Secta de los Rojicruces, y allí sucede un dramático ajuste de cuentas con La Secta Satánica de los Patricios, después de una persecución en los montes de Toledo. Mientras el equipo Ferrari de Fórmula-1 está en peligro, los malvados líderes de La Secta de los Rojicruces no permitirán que las cosas se tuerzan. ¿Podrá John detenerles a tiempo?

Escribir Best-sellers como churros y forrarse está chupado, enlaza y crea tu propia novela de Dan Brown, es fácil y divertido.
Cada vez obtendrás una impresionante idea para tu novela. Millones de dólares te están esperando.
Estas novelas son generadas automáticamente por ordenador.

Y recuerda, si quieres pasar un buen rato (y aprender), DESCUBRE El secreto de "El código Da Vinci".

No te amargues, ¡diviértete!

Principios No Negociables

· 2 comentarios

Benedicto XVI expone los principios que no son negociables para la Iglesia en la vida pública.
CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 29 marzo 2006 (ZENIT.org).- Publicamos el discurso que dirigió este jueves Benedicto XVI al recibir en audiencia a los participantes en un congreso promovido por el Partido Popular Europeo sobre el viejo continente.

Honorables parlamentarios, distinguidas señoras y señores:

Con alegría os doy la bienvenida con motivo de las Jornadas de Estudio sobre Europa, organizadas por vuestro grupo parlamentario. Los romanos pontífices siempre han dedicado una atención particular a este continente. La audiencia de hoy es un ejemplo elocuente y se enmarca en la larga serie de reuniones entre mis precursores y los movimientos políticos de inspiración cristiana.
Doy las gracias al honorable señor Pöttering por las palabras que me ha dirigido en vuestro nombre, y le hago llegar a él y a todos vosotros mi más cordial saludo.

En estos momentos, Europa tiene que afrontar complejas cuestiones de gran importancia, como la ampliación y desarrollo del proceso de integración europea, la definición cada vez más exacta de política de vecindad dentro de la Unión y el debate sobre su modelo social. Para alcanzar estos objetivos, será muy importante inspirarse con fidelidad creativa en la herencia cristiana que ha dado una aportación decisiva a la hora de forjar la identidad de este continente.

Si valora sus raíces cristianas, Europa será capaz de dar un rumbo seguro a las opciones de sus ciudadanos y de sus pueblos, reforzará su conciencia de pertenecer a una civilización común y alimentará el compromiso de afrontar los retos del presente para lograr un futuro mejor. Por ello, aprecio el que vuestro grupo haya reconocido la herencia cristiana de Europa, que ofrece valiosas orientaciones éticas para la búsqueda de un modelo social que responda adecuadamente a las exigencias de una economía globalizada y de los cambios demográficos, asegurando el crecimiento y el empleo, la protección de la familia, igualdad de oportunidades para la educación de los jóvenes y la atención por los pobres.

Además,... vuestro apoyo al patrimonio cristiano puede contribuir decisivamente a la derrota de una cultura que ahora se ha difundido claramente en Europa y que relega a la esfera privada y subjetiva la manifestación de las propias convicciones religiosas. Las políticas cimentadas en este fundamento no sólo implican el repudio del papel público del cristianismo, sino que más en general excluyen el compromiso con la tradición religiosa de Europa, sumamente clara a pesar de sus variaciones confesionales, convirtiéndose en una amenaza para la misma democracia, cuya fuerza depende de los valores que promueve (Cf. «Evangelium Vitae», 70).

Dado que esta tradición, precisamente en su así llamada unidad polifónica, transmite valores que son fundamentales para el bien de la sociedad, la Unión Europea sólo podrá verse enriquecida en su compromiso con ella. Sería un signo de inmadurez, o incluso de debilidad, oponerse a ella o ignorarla, en vez de dialogar con ella. En este contexto, hay que reconocer la existencia de una cierta intransigencia laicista que es enemiga de la tolerancia y de una sana concepción laica del estado y de la sociedad.

Por eso, me complace el que el tratado constitucional de la Unión Europea prevea una relación estructurada y continua con las comunidades religiosas, reconociendo su identidad y su contribución específica. Confío en que la efectiva y correcta aplicación de esta relación comience ahora con la cooperación de todos los movimientos políticos independientemente de las posiciones de partido.

No hay que olvidar que, cuando las Iglesias o las comunidades eclesiales intervienen en el debate público, expresando reservas o recordando principios, no están manifestando formas de intolerancia o interferencia, pues estas intervenciones buscan únicamente iluminar las conciencias, para que las personas puedan actuar libremente y con responsabilidad, según las auténticas exigencias de la justicia, aunque esto pueda entrar en conflicto con situaciones de poder y de interés personal.

En la medida en que afecta a la Iglesia católica, el interés principal de sus intervenciones en la vida pública se centra en la protección y la promoción de la dignidad de la persona y por ello presta particular atención a los principios que no son negociables.

Entre éstos, hoy emergen claramente los siguientes:

--protección de la vida en todas sus fases, desde el primer momento de su concepción hasta su muerte natural;

--reconocimiento y promoción de la estructura natural de la familia, como una unión entre un hombre y una mujer basada en el matrimonio, y su defensa ante los intentos de hacer que sea jurídicamente equivalente a formas radicalmente diferentes de unión que en realidad la dañan y contribuyen a su desestabilización, oscureciendo su carácter particular y su papel social insustituible;

--la protección del derecho de los padres a educar a sus hijos.

Estos principios no son verdades de fe, aunque queden iluminados y confirmados por fe; están inscritos en la naturaleza humana, y por lo tanto son comunes a toda la humanidad. La acción de la Iglesia en su promoción no es por lo tanto de carácter confesional, sino que se dirige a todas las personas, independientemente de su afiliación religiosa.

Por el contrario, esta acción es aún más necesaria en la medida en que estos principios son negados o malentendidos, pues de este modo se comete una ofensa a la verdad de la persona humana, una grave herida provocada a la justicia misma.

Queridos amigos, exhortándoos a ser testigos creíbles y consecuentes de estas verdades fundamentales con vuestra actividad política, y de forma aún más fundamental con vuestro compromiso de vida auténtica y coherente, invoco sobre vosotros y vuestro trabajo la continua asistencia de Dios, en prenda de la cual os imparto a vosotros y a quienes os acompañan mi bendición.

[Traducción del original en inglés realizada por Zenit © Copyright 2006 - Libreria Editrice Vaticana]
ZS06033002

¡Olalá Paris!

martes, 4 de abril de 2006 · 0 comentarios

Entra en este URL, espera que termine de cargar la foto y usa luego la barra de desplazamiento horizontal, la que está en la parte inferior de la imagen, para recorrer París.

Tiene sonido.

Es muy bonito.

Blogosfera y periodismo ciudadano (y 3)

· 0 comentarios

Ya pasó la X JORNADA DE COMUNICACIÓN SIGLO XXI, el SÁBADO 1 DE ABRIL, en GRANADA, sobre la BLOGOSFERA y el PERIODISMO CIUDADANO.

Espero en que pronto tengamos anotadas cosas sobre su desarrollo.

Por ahora, esta es la breve reseña aparecida en la blogosfera del Colegio Mayor Albayzín.


Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas