Ir al contenido principal

La Iglesia y los medios

La COPE, emisora de radio propiedad de la Conferencia Episcopal Española, está en el ojo del huracán por las recientes actuaciones de algunos de sus periodistas. Considero a la COPE uno de los pocos espacios verdaderamente independientes y libres de la corrección política reinante en España, por eso no sólo me he abstenido hasta ahora de criticarla, sino que la he defendido a capa y espada.
SIN EMBARGO, el artículo de hoy en el diario ABC (agriamente enfrentado a la COPE), dice exactamente lo que quiero decir, y muy bien dicho; por eso lo pongo, con el ánimo de que la emisora lime los aspectos más estridentes, PORQUE YO SIGO ESTANDO CON LA COPE.


S. Pablo a los Efesios. Capítulo 4
[11] Él constituyó a algunos como apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y doctores, [12] para que trabajen en perfeccionar a los santos cumpliendo con su ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, [13] hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la plenitud de Cristo. [14] De este modo ya no seamos niños que fluctúan y están zarandeados por toda corriente doctrinal, por el engaño de los hombres, por la astucia que lleva al error. [15] Por el contrario, viviendo la verdad con caridad, crezcamos en todo hacia aquél que es la cabeza, Cristo, [16] y de quien todo el cuerpo trabado y unido por todos los ligamentos que lo nutren, según la función correspondiente de cada miembro, va consiguiendo su crecimiento para su edificación en la caridad.

JUAN MANUEL DE PRADA
ABC, 8 de abril de 2006
«EL hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca» (Lc 6, 45). Jesús nos enseñó que la comunicación exige elecciones morales que se contagian a nuestro lenguaje; y un lenguaje que es destructivo, que se ensaña, que insulta, que arremete, que estimula el odio, está sacado de un «mal tesoro». Por supuesto, la alternativa a este lenguaje denigrante no es un lenguaje tibio y medroso sino, por el contrario, un lenguaje que se apoye en principios morales sólidos, que adopte si es preciso la ira y la indignación; pero siempre que esa ira y esa indignación sean fecundas, siempre que actúen como fermento social, y no como factor de enconamiento y división. La exacerbación de ciertas posturas ideológicas, utilizadas para provocar divisiones insalvables entre los españoles, debe ser considerada inmoral en términos cristianos. Así, el cainismo que se alienta y se practica desde el Gobierno es, en este sentido, altamente inmoral; lo mismo podría predicarse de un medio de comunicación de inspiración cristiana que tratase de combatir esta actitud taimada e irresponsable con actitudes igualmente exacerbadas.

Son muchos los caballos de batalla que se le presentan hoy a la Iglesia: el respeto incondicional a toda vida humana (desde su estado embrionario a sus postrimerías), la opción preferencial por los pobres, la defensa de la familia como ámbito privilegiado donde Dios se hace presente, la denuncia del relativismo rampante, el derecho a que nuestros hijos sean educados en la fe, etcétera. Un medio de comunicación de inspiración cristiana debe esforzarse por que todos sus contenidos informativos y de opinión estén galvanizados, impregnados por los valores del Evangelio. Y debe esforzarse también por combatir las calamidades de nuestra época con un lenguaje humanista, edificante y enaltecedor, como quería San Pablo (Ef 4, 29): «No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino palabras buenas y oportunas para edificar y favorecer a quienes os escuchan». Este objetivo primordial es, por supuesto, compatible con la crítica acérrima, con la denuncia de la injusticia y el mal moral; pero, para que esa crítica y esa denuncia sean válidas, no deben sustentarse en descalificaciones e insultos que atenten contra la propia dignidad humana. Como católico con voz en la prensa, siempre he procurado guiarme por aquel consejo que nos dio Jesús (Mt 10, 27): «Lo que yo os digo en la oscuridad decidlo vosotros a la luz; y lo que os digo al oído decidlo en los terrados». La valentía tiene que ser rasgo de un comunicador cristiano; valentía para proclamar la verdad, para combatir la depauperación moral, la indignidad política, etcétera. No debe haber tibieza en esta proclamación, máxime en unas circunstancias tan graves como las que atraviesa España; pero esta falta de tibieza no puede hacernos olvidar que nuestra misión es contribuir a la comunión entre las personas. Es evidente que Zapatero anhela la reclusión de los católicos en un gueto social; su deseo es presentarlos como seres anacrónicos y vociferantes, marginándolos y caricaturizándolos como una rémora que dificulta lo que el Gobierno nos presenta como «avances» y que, en el fondo, no son sino una labor perversa de ingeniería social. Combatir esos desafueros desde el radicalismo, lejos de desbloquear la estrategia gubernamental, contribuye a su afianzamiento.

Hoy, más que nunca, es preciso que la Iglesia, a través de sus medios de comunicación, actúe como fermento de la sociedad, imbuyéndole una fuerza positiva y dinamizadora que no es, desde luego, la fuerza aciaga del odio. Como católico con voz en la prensa, me enorgullezco de colaborar en un periódico que, aun en medio de las insidias y las calumnias, sigue defendiendo valores de inspiración cristiana.

Comentarios

Victor ha dicho que…
Esta vez NO estoy de acuerdo totalmente con de Prada. Aunque durante todo el artículo hila fino y claro, al final la caga:

- ¿Se atreverá [Prodi] a reconocer legalmente a las uniones civiles de parejas homosexuales? (11/04/2006) Y LO DICE EN PLAN "QUE GUAY QUE ES SER GAY", CUANDO PODRÍA HACERLO DESDE ES PUNTO DE VISTA CATÓLICO.

- Dos lesbianas, reconocidas progenitoras de una niña gestada por inseminación (9/04/2006) AUNQUE SUENE A BARBARIDAD, SÓLO SE MUESTRA EN ESTE ARTÍCULO EL PUNTO DE VISTA DE LAS DOS SEÑORAS. HUBIERA BASTADO CON MOSTRAR, ADEMÁS, EL PUNTO DE VISTA DE UN JURISTA CATÓLICO, O UN GENETISTA CATÓLICO, O DE CUALQUIER OTRO CATÓLICO CON SENTIDO COMÚN.

Esto ha sido sólo durante la semana pasada y acerca del tema de las uniones homosexuales (donde está claro el punto de vista CATÓLICO). No tengo tiempo para seguir buscando, pero supongo que cualquiera puede deducir que la última frase de JM de Prada "sigue defendiendo valores de inspiración cristiana" suena a impuesta por su editor. NO SÉ SI REIRME O LLORAR.
cambiaelmundo ha dicho que…
Te entiendo, Víctor, también a mí me disgustan muchas cosas de ABC; pero entre lo que hay... Pienso que de Prada se refiere a que sigue habiendo corresponsales, redactores y columnistas con puntos de vista cristianos, y hay bastantes. ¿Has leído lo que dedica al Papa el número de hoy (3ª, sociedad), sin ir más lejos? Compáralo con cualquiera de los demás periódicos de cierta tirada. O repasa el tono habitual de las cartas al director.
Por mi trabajo, hojeo todos los días varios periódicos, eso me hace indulgente con los excesos de algunos (si no gritan no se les oye); pero también me hace valorar las cosas buenas de otros, aunque sean tibios.
Enfin, lo que defiendo es que tenemos suficientes frentes como para abrir nuevos y malgastar fuerzas con los que, al menos en parte, están a nuestro lado.
Victor ha dicho que…
Estos de ABC... una vela a Dios y varias al Diablo... y todavía tenemos que dar gracias por que le ponen una a Dios. Ni pensarlo. Si quieren mi dinero, que cambien de redactores.

Lo de F.J. Losantos, es verdad que "grita", pero es su estilo de comentar la política, y creo que es genial. Lo que pasa es que FJL siempre piensa mal, mientras que otros siempre dicen "lo habrá hecho porque...", y al final siempre resulta ser lo que decía FJL: el GAL, Roldán, los 'suicidas', los 'minipisos', etc, etc, etc...
cambiaelmundo ha dicho que…
Vale, vale, que yo sigo con la COPE, oye...

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…