Ir al contenido principal

Libros leídos en 2015

Lo prometido es deuda (sobre todo si hay ganas de pagar esa deuda). Apuntar los libros que se leen permite sacar conclusiones, probablemente inútiles; pero curiosas; especialmente a lectores caóticos, como yo: en 2015 he leído:

12 libros (1 al mes -fácil sacar la media-)
3.661 páginas
Novelas: 5
Biografías: 2
Ensayos: 5

Juan Martín el Empecinado, Benito Pérez Galdós (Espasa, edición a cargo de JA Vaca de Osma). Con este he aprendido mucho sobre los guerrilleros de la Guerra de la Independencia.

Antonio Fontán. Un héroe de la libertad, Agustín López Kindler (Rialp). Un personaje tan grande que acompleja un poco, o un mucho; pero que estimula en muchas facetas que, humildemente, mantengo en común con él. La bibliografía de un Maestro para quien esté aún abierto a aprender cosas bellas y grandes.

Dios te salve, Reina y Madre, Scott Hahn (Rialp). Una delicia, como todos sus libros; rigor y amenidad en perfecta simbiosis.

Los caminos de la literatura, Luis Alberto de Cuenca (Rialp). ¡Ah! ¿Por qué no me dedicaría yo a las Letras desde el principio? Envidia me da mi medio tocayo.

Réquiem por Nagasaki, Paul Glynn (¿?) La vida del Dr. Takashi Nagai. Sencillamente impresionante. Una lectura imprescindible sobre el holocausto nuclear de Nagasaki y las altas cotas de santidad -sí, santidad- que puede alcanzar una persona corriente.

El Círculo, Dave Eggers (Random House). Quizá la mejor lectura del año, si le quitamos unas estúpidas e inútiles escenitas. Distopía de verdad. Imagínense que Google lo controla todo, todo, todo, con el deseo buenista de hacernos felices y, por consiguiente, logrando hacernos desgraciado -y encima será culpa nuestra-.

Mi planta de Naranja-lima, José Mauro de Vasconcelos (El Ateneo). ¿Cómo he tardado tanto en leerlo? Pura poesía de arrabal. Belleza impactante. Bondad y miseria con la fuerza de la palabra insobornable.

Los escenarios de la Nueva Evangelización, VVAA (Rialp, edición de Álvaro Granados). Manual de cabecera para cualquiera que pretenda -como yo- cambiar el Mundo y organizarlo más conforme con la radical dignidad del Hombre, creado a imagen y semejanza de Dios.

Prim. El asesinato de la calle del Turco, Nacho Faerna (Espasa). Otra deliciosa lectura, otra lección de una época histórica que se me confunde en brumas decimonónicas. La Historia Madre y Maestra. Una crisis y un asesinato que, de aquellos polvos, trajeron estos lodos. Rabiosamente actual.

Vida cotidiana y santidad en la enseñanza de san Josemaría, tomo I, Ernst Burkhart y Javier López (Rialp). Una revolución silenciosa y profunda del mundo católico, explicada con profundidad de manual. La misión de los laicos en la Iglesia y la sociedad. Está pasando. Está fecundando la Tierra. No ha hecho más que comenzar.

La Guerra de los Cien Años, Philippe Contamine (Rialp). Cuando los Estados eran Coronas, las disputas podían llegar a durar cien años o más. Pero causaban muchos menos muertos que cuando las Coronas han pasado a ser Estados. ¡Cuidado!

Morir bajo tu cielo, Juan Manuel de Prada (Espasa). Podría haber llegado a ser un "novelón" fundacional de la Historia patria; pero se queda en una excusa -de un montón de página- para desarrollar unas cuantas tesis del autor y un ejercicio de estilo, no siempre logrado. Personajes y situaciones inverosímiles, repetición cansina de hallazgos semánticos. Los mejores momentos corresponden a los más truculentos ¿Por qué?



Comentarios

Sophia ha dicho que…
I think this is a wonderful story!Spanish Tarifa is private tuition language learning.spanish tarifa

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…