Ir al contenido principal

Unión Europea hasta en la sopa

Ayer tuve una doble amarga experiencia de lo que podríamos llamar hiperregulitis aguda. Un mal que se extiende y consiste en estrangular los órganos vitales de la sociedad hasta hacerla inhabitable, con el bondadoso deseo de que no nos pase nada malo en cuestiones accesorias e intrascendentes.

Podemos pensar que eso de la Unión Europea (UE en adelante), vulgo Bruselas, tiene que ver con la prima de riesgo, el Banco Central Europeo y demás monstruos de siete cabezas de la economía globalizada, y es cierto; pero no sólo: también tiene que ver con cualquier nadería que uno puede imaginar, incluso con la más nimia intrascendencia de, por ejemplo, sus vacaciones, o las mías. Ayer me di de bruces, dos veces, con Bruselas.

Por la mañana visité las cavas Codorníu, en Sant Sadurní D’Anoia -capital del cava-, aprovechando que estoy a dos salidas de autopista. La visita merece la pena en cualquier caso; pero si vas con alguien de la familia Raventós –no es difícil, son muchos-, mejor: puedes acabar el día saboreando un Pinot Noir, o varios, si estás entrenado. Pero a lo que vamos; para llegar al museo y las cavas desde la entrada –soberbio edificio de Puig i Cadafalch-, hay que rodear un estanque que antes se atravesaba por unas piedras, planas y grandes, hábiles para el más torpe de los visitantes. Ahora no, porque ahora, para poder ir por las piedras, habría que poner unas barandillas, que estropearían el conjunto; pero que para las normas de la UE son imprescindibles a fin de evitar el peligrosísimo resbalón que pudiera llegar a mojar el pié de cualquier incauto en el palmo de agua que hay.

Vale, das la vuelta al estanque y te olvidas del capullo que regula en algún aburrido rincón de la capital de las coles estas chorradas…, hasta que te lo vuelves a encontrar.

Y es que por la noche, con unos amigos, me acerqué a El Vendrell a disfrutar con su tradicional correfoc. Nos metimos en la Plaça Vella, adonde van a parar y reventar todos los diables, los bailes, los fuegos, los tambores y los petardos. Tras la lluvia de chispas y ruido, llega el momento de los fuegos artificiales del campanario, famosos en toda la provincia: llega, pero no llega. Pasan los minutos mientras el público silba, pita, se sienta en el suelo y canta aquello de “no nos moverán”. Pregunto a uno de los diablos qué pasa, el joven se saca el silbato de la boca, escupe pólvora y me cuenta que una normativa europea recién aprobada prohíbe lanzar los cohetes si no se desaloja la plaza, y ellos no se van a mover, porque siempre se han visto los fuegos artificiales desde la plaza. Después de bailar bajo el fuego durante horas, resulta que no puedes tirar cohetes si el público está a menos de x metros del mechero del maestre artificiero.

Como se hacía tarde y el pulso entre la tradición y Bruselas tenía pinta de ir para largo, mis amigos y yo nos quedamos sin ver los dichosos fuegos artificiales: una pena, porque son espectaculares.

Puede usted estar seguro de que se va a encontrar con la diarrea legislativa de la UE en la sopa de esta noche: en Bruselas hay mucho funcionario aburrido.


Mostrar a tus contactos de XING

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…