Ir al contenido principal

Los penes son una construcción social y responsables del cambio climático.


De cómo el wokeness ("despertar") universitario destruyó la carrera de un académico. El profesor de filosofía Peter Boghossian ha tirado la toalla después de luchar contra la locura y el acoso.

Este año celebramos el 150 aniversario de la publicación de A través del espejo , la famosa novela de Lewis Carroll sobre las absurdas aventuras de Alicia en un mundo de lógica invertida.

Entre sus muchas conversaciones memorables se encuentra esta con la Reina Blanca:

"¡No puedo creer eso!" dijo Alice.

"¿No puedes?" Dijo la Reina en tono compasivo. "Vuelve a intentarlo: respira profundamente y cierra los ojos".

Alice rio. "No sirve de nada intentarlo", dijo, "uno no puede creer en cosas imposibles".

"Me atrevería a decir que no ha tenido mucha práctica", dijo la Reina. “Cuando tenía tu edad, siempre lo hacía media hora al día. Vaya, a veces he creído hasta en seis cosas imposibles antes del desayuno ".

En una novela, la falta de lógica es entretenida. En la vida real, como descubrió el profesor de filosofía estadounidense Peter Boghossian, es aterrador.

Después de una década de tumultuosa enseñanza, Boghossian acaba de dimitir de la Portland State University, una institución de nivel medio con unos 26.000 estudiantes. Explicó por qué esta semana en una carta abierta . La tranquila vida de la mente se había convertido, casi literalmente, en un doloroso deporte de contacto. “Cuanto más hablé en contra del antiliberalismo que se ha tragado a la Universidad Estatal de Portland, más represalias sufrí”, declara al rector de la universidad.

Boghossian es un filósofo y su pasión es cuestionar, interrogar, discutir, dudar, discutir. Sigue los pasos de Sócrates, el filósofo ateniense que puso todo en tela de juicio. Es el autor de Un manual para crear ateos  y Cómo tener conversaciones imposibles.

Y, por lo tanto, definitivamente no es una persona que sea bienvenida en Portland State.

¿Por qué? Porque fue uno de los primeros académicos en sondear los supuestos de la "cultura del despertar", en particular la teoría crítica de la razaSe queja en su carta de que la universidad...

ha transformado un bastión de la investigación libre en una fábrica de "justicia social" cuyos únicos elementos eran la raza, el género y la victimización y cuyos únicos resultados eran el agravio y la división.

A los estudiantes de Portland State no se les enseña a pensar. Más bien, están siendo entrenados para imitar la certeza moral de los ideólogos.

¿Por qué espacios seguros? ¿Por qué activar advertencias? ¿Por qué la conciencia racial? ¿Qué pasa con la apropiación cultural? Estas fueron algunas de las preguntas peligrosas que hizo a los estudiantes y al personal.

Su creencia en la libre investigación puso a los estudiantes en su contra. Fue calumniado, escupido, ridiculizado y acosado.

Boghossian respondió probando los límites del "pensamiento despierto". Con otro escritor, publicó, bajo seudónimo, un artículo en una revista revisada por pares, Cogent Social Sciences, "El pene conceptual como una construcción social". Su argumento intencionadamente falso era que los penes eran productos de la mente humana y responsables del cambio climático.


En 2018 siguió con una serie de artículos falsos escritos con Helen Pluckrose y James Lindsay (coautores de 
Cynical Theories ). Eran “absurdos o moralmente repugnantes”; pero, increíblemente, fueron revisados ​​por pares y aceptados para su publicación. En uno de ellos, mostraron que había una epidemia de violación de perros en los parques para perros y propusieron que ataran a los hombres de la misma manera que atamos a los perros.

Fue uno de los engaños más exitosos de la historia académica. “Nuestro propósito era mostrar que ciertos tipos de 'erudición' no se basan en encontrar la verdad sino en promover agravios sociales”, dice Boghossian. "Esta cosmovisión no es científica y no es rigurosa". Deberían haberle dado una medalla.

Pero Portland State no se escandalizó por la evidencia de la locura de Through the Looking-Glass en las revistas académicas. En cambio, lo declaró culpable de "mala conducta en la investigación".

Finalmente, la presión personal sobre Boghossian se volvió demasiado grande. Tuvo que dimitir. "Este no es el resultado que quería", escribe. “Pero me siento moralmente obligado a tomar esta decisión. Durante diez años, he enseñado a mis alumnos la importancia de vivir según sus principios. Uno de los míos es defender nuestro sistema de educación liberal de aquellos que buscan destruirlo. ¿Quién sería yo si no lo hiciera?

La experiencia de Boghossian sugiere que hay que ser muy valiente para ser un pensador independiente en algunas universidades estadounidenses. Esto es una vergüenza. ¿Por qué un Sócrates moderno tendría que soportar años de acoso y difamación por enseñar a los jóvenes estadounidenses a no creer seis cosas imposibles antes del desayuno?

----------------------------------------

Fuente del artículo y fotografía: How university wokeness destroyed an academic's career. Michael Cook. Septiembre 2021

Comentarios

Populares

San Pablo en Atenas

San Pablo en el Areópago Rafael Sanzio  (1515-1516 )   Londres, Victoria & Albert Museum He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas * y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo. Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer. Atenas era una ciudad en decadencia . Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York. En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día e

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh , la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha . Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo , a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: " La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto ". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de ag

Vanguardia n. 6 Informativo semanal de 5 de junio

El bien más preciado hoy en día es la atención. Cada uno de nosotros, individualmente y colectivamente, tenemos cierta cantidad de este tesoro, pero limitada. Este es nuestro poder y nuestra debilidad. Hay muchos que pretenden conseguir esta atención con diversos fines, comerciales, políticos, culturales, etc. Dice Montse Doval en Comunicación efímera , mi libro de cabecera sobre comunicación, que hay que recuperar la «ecología de la atención». Recoge Doval lo que escribió McLuhan en 1951 sobre la publicidad: «Nuestra era es la primera en la que miles de las mentes individuales mejor entrenadas han convertido en un negocio a tiempo completo entrar en la mente pública colectiva». Sesenta años después, Jeffrrey Hammerbacher , que puso en marcha la ingeniería de datos de Facebook, se fue de la empresa con estas palabras: «Las mejores mentes de mi generación están pensando en cómo conseguir que hagas clic en un anuncio. Y eso apesta». Es un sábado lluvioso y desapacible. Soy Alberto Tari