Ir al contenido principal

Hablemos de Networking

Red, contactos... El networking es la clave.

El vídeo del final resume en imágenes la pasada 19 Jornada de Comunicación Siglo XXI. Se ven momentos de las ponencias; pero, sobre todo, se ven esos momentos especialmente indicados para establecer contacto con ponentes, organizadores y otros asistentes: los momentos para el networking.

Cuando se asiste a un congreso, simposio, jornada, evento cualquiera por motivos profesionales, hay que preparar muy bien los entreactos. Cierto, aprenderás mucho de las exposiciones de los expertos, de los coloquios abiertos (si hay); pero no puedes ir sin pensar antes en a quién te vas a encontrar.

Muchas veces acudo a actos profesionales por las personas que espero encontrarme: ponentes, organizadores, asistentes. La mayor parte de las veces. Pienso: quiero coincidir con esta o estas personas y hablarles de esto. Fijar mi objetivo, punto primero.

Lo segundo no lo cumplo casi nunca; pero es fundamental también: ¿qué personas puede que encuentre allí? Porque luego surgen oportunidades de segundo rango y, ya que estamos, aprovechamos. Pero siempre después de cumplir nuestro objetivo inicial. Es clave llamar a las personas por su nombre, situarlas en su contexto antes de llegar a la distancia de un apretón de manos o unas palmaditas (o un abrazo, si se sabe abrazar). No veas cómo sufrimos los desmemoriados que nos dedicamos a esto (¡suspiramos por la asistente personal de Miranda Priestly!).

Ya en el lugar, observar bien el panorama; porque igual hay que fijar un nuevo objetivo: nuestro nº 1 no está; hay otro aún más relevante... Cintura. Un consejo; si quieres saludar a organizadores y ponentes, procura ir con tiempo antes del comienzo, y si eso, se queda para el primer entreacto.

En los momentos de networking, no te vayas con tus amiguitos, no dejes que te secuestre el pesado de turno, no vayas detrás del canapé (ve comido a estas cosas) o al lavabo (ve aliviado de casa), no te escondas detrás del móvil: VE DIRECTAMENTE AL OBJETIVO. Y no lo dejes para el final: puedes necesitar el "vino español" "copa" "coctel" o lo que haya al acabar, para rematar.

Importantísimo: tarjeta de presentación. En papel; pero más aún esa frase que te identifica como alguien significativo en una presentación rápida: "Hola, soy Alberto Tarifa, CEO de CocaCola, y estoy interesado en lo que haces", o algo que atraiga la atención (y que sea cierto, claro). En mi caso, el Colegio Mayor Albayzín sirve para que mi interlocutor se sitúe rápidamente y se interese en lo que pueda decirle; pero por mi multitarea, escojo en cada caso la que me ha llevado allí.

¿Objetivo cumplido?, ve a por los objetivos secundarios. ¿Te quedas sin objetivos? -señal de que no te has preparado bien o de que te has equivocado de sitio-, disfruta con los conocidos, aprovecha para estrechar brazos... Pero ¡NO TE VAYAS!

NUNCA TE VAYAS antes de exprimir el networking que seas capaz de extraer de la cáscara de cualquier evento. Vale, no sabes qué más hacer ahí; tranquilo, mira a las personas a los ojos, aguarda, puede que te conviertas en el objetivo de otro, que alguien te reconozca. Establece un encuentro casual: puede salir regular, bien o la oportunidad de tu vida. Nunca sale mal.

No inviertas tiempo únicamente en largas intervenciones de otros; aunque aprendas mucho unas pocas veces. Casi siempre será posible obtener el mayor beneficio de ese tiempo con una parte pequeña del total: el networking.

Y ahora, el vídeo:




Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…